Edad AntiguaEn PortadaHistoria

¿Quiénes fueron los Vándalos?

Vándalos, suevos, godos y alanos fueron algunos de los pueblos que pasaron por lo que hoy es España

A lo largo de su existencia, el pueblo vándalo, estuvo afincado desde el centro de Polonia hasta el norte de África, pasando por Hispania o la frontera del Este del Imperio Romano con Persia, los vándalos siguen siendo uno de los pueblos más misteriosos ubicado dentro del conocido “Período de las grandes migraciones” (o invasiones bárbaras), debido al reducido número de fuentes históricas que registran sus hechos.

A pesar de que a mediados del siglo V sus flotas controlaban la cuenca occidental del Mediterráneo, la derrota que sufrieron en el 534 ante los ejércitos del emperador Justiniano los hizo desaparecer prácticamente de la historia. Incluso hoy, entre el público en general, su memoria se conserva casi exclusivamente a través de la existencia y el uso de la palabra “vandalismo”.

La primera mención de pueblos vándalos

La primera mención confirmada de este pueblo, aparece en el contexto de las guerras marcomanas en las que el emperador Marco Aurelio logró defender la frontera danubiana del imperio de los grandes movimientos de población de la zona.

sarcofago vandalos
Batalla entre romanos y germanos en el Sarcófago de Portonaccio recogiendo imágenes de las campañas de 172-175. (wikimedia)

Así, en el tumulto al norte del Danubio en 171 se registran las tribus vándalas de los silingos, los lacringos y los victovales, estos últimos gobernados por el linaje de los asdingos (astingos o hasdingos), cuyo nombre evocaba su larga cabellera, encabezada por los reyes Raus y Raptus, que se acercaron al territorio de la Dacia y entablaron negociaciones con el gobernador romano de la zona.

Los romanos, por medio de Sextus Cornelius Clemens, gobernador de la provincia de la Dacia, se las arreglan para convencer a los asdingos de atacar a los costoboci (una de las tribus más importantes de los dacios libres), que en ese momento representaban un gran peligro para el imperio.

Aunque los asdingos destruyen los poblados de los costoboci, que en ese momento se encontraban en una expedición de presa al imperio, ellos mismos son atacados por los lacringi, probablemente otra tribu vándala, y se ven obligados a retirarse asentándose, como pueblo foederati romano, recibiendo estipendios y tierras en el curso superior del río Tisza (un afluente del Danubio), a cambio de la obligación de luchar contra los enemigos de Roma (Dion Casio 72.12).

¿De dónde surge el pueblo vándalo?

No se sabe exactamente dónde se originó esta tribu, pero muchos investigadores creen que se separó de una confederación germánica más grande ubicada en las llanuras de la actual Polonia.

Desde allí, los asdingos se habrían desplazado hasta el norte de Dacia, y luego, siguiendo los hechos antes mencionados, para asentarse entre el curso superior del Tisza y el curso medio del Danubio, en la margen opuesta a la importante colonia de Aquincum (hoy Budapest).

Durante mucho tiempo, los vándalos permanecieron en esta zona, cumpliendo con la obligación establecida por el tratado con los romanos, aunque esporádicamente también realizaban incursiones en las provincias fronterizas del imperio.

Representan sólo una de las muchas poblaciones bárbaras que vivían a lo largo del Danubio. El único evento verdaderamente notable de este período es su cristianización, pero adoptaron la forma arriana del cristianismo, considerada una herejía contra el Credo ortodoxo de Nicea, establecido por el Concilio Ecuménico en el 325.

407. Los vándalos son desplazados por los hunos

El surgimiento de las cacerías de los hunos en las estepas pónticas del norte desde 375 y su efecto dominó entre los bárbaros de las fronteras del imperio del Danubio obligó a los vándalos, ya no tan fuertes, a desplazarse gradualmente hacia el oeste.

Según la tradición, en la noche entre 406 y 407, vándalos, junto con otros pueblos germánicos, cruzaron el Rin entre Mainz y Worms, aprovechando que muchas tropas romanas en esa frontera habían sido retiradas al norte de Italia para la lucha contra los godos. Hasta el año 409, saquearon el norte de la Galia sin obstáculos, mientras una feroz guerra civil se libraba en el imperio entre el emperador Honorio, hijo de Teodosio el Grande, y el usurpador Constantino III.

honorio emperador niño
El Emperador Honorio, Jean-Paul Laurens (1880). Honorio se convirtió en emperador de Occidente el 23 de enero de 393, a la edad de 9 años.

Con la derrota de Constantino por las tropas leales a Honorio, el camino de los invasores se abre hacia el sur y vándalos, alanos y suevos asolan el centro de Galia y Aquitania. La devastación causada por los bárbaros quedó profundamente impresa en la memoria de los habitantes, señaló el poeta Orientus:

Toda la Galia se cubrió con el humo de un gran fuego funerario.

409. La alianza Vándalo-Alano-Suevos entra en Hispania

Al llegar a los Pirineos, los invasores vuelven a ser favorecidos por el azar: las tropas bárbaras que salieron para custodiar a los transeúntes se unen a la alianza Vándalo-Alano-Suevos, por lo que desde el otoño del 409 penetran en Hispania saqueando todo a su paso durante un período de casi dos años.

Finalmente, en el 411, cesan, y se dividen Hispania: los alanos, probablemente los más numerosos, ocupan las provincias centrales de la Lusitania y Cartaginiensis, los vándalos silingianos se instalan en la rica Bética, los vándalos asdingos y suevos siguen juntos (pero no revueltos) hacia la montañosa Gallaecia. Tras la división, los romanos solo tenían control sobre la provincia de Tarraconensis (nos lo cuenta Hidacio, Chron. 297.17).

vandalos
Distribución de la península entre suevos, vándalos y alanos entre 409 y 429. La autoridad imperial únicamente se ejerce en la provincia Tarraconense (wikimedia)

Sin embargo, aquella división, sonrió a los vándalos asdingos, porque en 417 y 418, los godos liderados por Walia, foederati de los romanos, cruzaron los Pirineos y derrotaron a los alanos y los vándalos slingos de manera categórica.

419. Gunderico, Rex Wandalorum Et Alanorum

Los supervivientes del se retiran a la Gallaecia y se colocan bajo la autoridad del rey vándalo Gunderico (407-428) que acabará asumiendo en 419 el título de Rex Wandalorum Et Alanorum («Rey de vándalos y alanos»). En poco tiempo, estalla una guerra entre los vándalos y los suevos, y los romanos, poniéndose del lado de los suevos, derrotan a los vándalos, que son expulsados hasta la Bética.

Sin embargo, debido a las nuevas luchas civiles, los romanos no pueden continuar apoyando las luchas contra los vándalos que, aunque inicialmente derrotados, terminan en una situación más favorable que la anterior: dueños de las inmensas llanuras de la Bética.

428. Genserico

Si hasta entonces la estrella de la suerte de los vándalos les había asegurado solo una supervivencia bastante precaria, el medio hermano y sucesor de Gunderico, Genserico (428-477) supo aprovechar tan bien las oportunidades que se le abrieron que al final de su reinado, el pueblo vándalo era una de las fuerzas más importantes de Europa occidental.

genserico vandalo
Genserico por Julius Naue (1833–1907).

El primer paso en esta dirección llegó en el 429, cuando Genserico se involucró en el conflicto entre los dos líderes militares y políticos más importantes de Rávena en ese momento: los patricios Aecio y Bonifacio, este último ocupando el cargo de gobernador del norte de África.

Aunque Bonifacio probablemente había pedido ayuda limitada, Genserico decidió acudir en masa, con todos sus 80,000 combatientes (probablemente un número exagerado) y sus familias a Gibraltar, desde donde cruzaron el estrecho. En solo unos años, Genserico, logró extender su dominio sobre Mauritania y Numidia, siendo reconocido su territorio formalmente (como reino foederati) por los romanos en un tratado concluido en 435, a condición de no atacar Cartago.

A pesar del tratado, en 439, Genserico conquista Cartago, la capital más importante del África romana. Con ello, los vándalos se apoderan de las provincias de África Proconsularis y Byzacena, los famosos graneros de Roma desde hace más de medio milenio, pero también de una formidable flota, con la que casi de inmediato comenzarán a atacar las islas del Mediterráneo Occidental: Sicilia, Cerdeña, Córcega y las Baleares.

vandalos africa
Mapa extraído del trabajo de Raúl GONZÁLEZ SALINERO(UNED, Madrid)

442. El Reino de los Vándalos

Tres años después de la caída de Cartago, presionado por las incursiones vándalas, el emperador Valentiniano III, nieto de Teodosio el Grande, se ve obligado a reconocer formalmente el nuevo reino bárbaro en el norte de África.

A diferencia de la norma aplicada hasta entonces, por la cual los gobernantes de los bárbaros que se asentaban en territorios del imperio tenían la condición de “representantes de la autoridad central”, Genserico es reconocido como un monarca independiente. Además, su hijo, Hunerico, que había sido enviado como rehén a Rávena, se casaría con Eudoxia, la hija del emperador, lo que habría sido un gran éxito diplomático para el reino vándalo.

455. Saqueo de Roma por los Vándalos

El asesinato de Valentiniano III en 455 puso en peligro la alianza entre las dinastías Asdinga y Teodosiana, convirtiéndose la ocupación del trono por Petronio Máximo en el mejor pretexto para que se lanzara un devastador ataque marítimo por parte de los vándalos.

vandalos roma

En esta ocasión, Roma es tomada y saqueada (por segunda vez ese siglo), tomando como prisioneros a los aristócratas más importantes, pero también a la viuda y a las dos hijas de Valentiniano III, por lo que, finalmente, Hunerico y Eudoxia terminan en Cartago.

Piratas vándalos y la derrota de la armada romana

Las incursiones navales de los vándalos continúan después del año 455, llegando no pocas veces a la costa dálmata y Grecia amenazando al comercio marítimo del Mediterráneo. Por este motivo, en 468 se registra la última acción común del Imperio Romano Occidental y Oriental: el establecimiento de una imponente flota, con un ejército embarcado, destinado a eliminar definitivamente la amenaza que venía de África mandado por el patricio (occidental) Marcellinus de Dalmacia y el general (oriental) Basilisco.

Como en el caso de la famosa Armada de Felipe II, un milenio después, este ejército fue destruido por un diversos factores: las vacilaciones de los comandantes romanos, las condiciones meteorológicas y el uso de barcos incendiarios por parte de los vándalos hundieron la mayoría de barcos romanos. La expedición acabó en fracaso total, y por ello, Marcellinus de Dalmacia será asesinado ese mismo año.

vandalos
El cabo Bon en la actualidad (Túnez), lugar en el que la flota bizantina mandada por Basilisco desembarcó al ejército que debía atacar Cartago, la capital de los vándalos.

En consecuencia, mediante un tratado celebrado en 472, el emperador del imperio romano oriental también reconoció la existencia del reino vándalo.

Reformas de Genserico

El hábil Genserico no solo es importante por sus brillantes éxitos en política exterior. La supervivencia y el florecimiento del reino vándalo en el norte de África también se debe a la organización interna que diseñó e implementó.

En primer lugar, Genserico reorganizó el ejército según principios que debilitaban los antiguos lazos tribales, dando así más poder al rey y contribuyendo a la homogeneización de los numerosos grupos que luchaban bajo el estandarte del monarca Asdingo: vándalos, alanos, suevos, godos, incluso romanos.

suevos reino galicia religion
Recreación de un soldado Suevo (Rijksmuseum)

Reformas monárquicas

Para fortalecer aún más el poder de su familia, Genserico, distribuyó tierras y recursos (minas, puertos, ríos..) entre su familia y a sus soldados les entregó tierras fértiles (o sus rentas) cercanas a Cartago, las llamadas sortes Vandalorum.

Además, para evitar la posibilidad de que un menor asciendiera al trono o una extinción prematura de su dinastía instituyó una ingeniosa regla de sucesión al trono: el miembro más viejo de la familia que había fundado debería gobernar, no el primogénito del rey fallecido.

Genserico es también quien instituyó un sistema cronológico propio de los vándalos, en el que el primer año estuvo representado por el año de la conquista de Cartago.

477. Máxima expansión del Reino de los Vándalos

En 477, a la muerte de Genserico, el estado vándalo se extendía más allá de Gibraltar hasta la actual Libia. Tenían Cerdeña, Córcega, Malta y las Islas Baleares, que defendían con la flota más fuerte del Mediterráneo y mantenían con una economía floreciente y comparable sólo con el del Imperio Romano de Oriente.

vandalos reino
Máxima extensión del reino vándalo (c. 526 d.C.). (wikimedia)

En términos generales, sus descendientes conservaron la organización que Genserico dio al reino vándalo. Su hijo y sucesor, Hunerico (477-484) fue el perseguidor más duro de los cristianos católicos, confiscando sus lugares de culto y entregándoselos a los arrianos y enviando a docenas de obispos al exilio, entre ellos los de Mallorca, Menorca e Ibiza (Elías, Macario y Opilio) o los de varias ciudades africanas que huyeron con sus familias rumbo a Hispania

vandalos
Moneda de Hunerico

Otros monarcas destacables serán: el sobrino de Hunerico, Guntamundo (484-496) que realizará una importante reforma monetaria y anulará las persecuciones contra los católicos, su hermano y sucesor, Trasamundo (496-523), retomó las persecuciones contra los católicos, participando al mismo tiempo en los acalorados debates teológicos desde la posición de un renombrado erudito arriano.

Asentamiento y romanización de los vándalos

Mientras tanto, dentro del recién creado estado norteafricano, el elemento étnico bárbaro constituyó cada vez más una aristocracia militar superpuesta a las amplias masas de productores locales (romano-bereberes) y adoptó gradualmente el estilo de vida lujoso de la depuesta clase alta romana. En un famoso pasaje, el historiador Procopio de Cesarea describe el efecto que tuvo la romanización sobre los vándalos:

Y los vándalos, después de tomar posesión de Libia, empezaron a darse el gusto de los baños, todos los días, y con abundantes comidas en todos, de los más dulces y mejores de los de tierra y mar.

Y por lo general comenzaron a usar oro y a vestirse con ropas, a las que llaman seda, y así vestidas, pasaban su tiempo en teatros, hipódromos y otras ocupaciones similares y especialmente con la caza (…)

y tenían un gran número de banquetes, y todo tipo de placeres sexuales estaban en pleno apogeo entre ellos “. (Procop. Vand. 4.6-9)

cartago vandalo
Soldado de caballería vándalo, c. 500 d.C., de un pavimento de mosaico en Bordj Djedid cerca de Cartago.

Sólo con Hilderico (523-530), hijo de Hunérico y Eudocio, tataranieto de Teodosio el Grande, hay un cambio importante de el plan establecido por Geiserico, puesto que buscó convertirse al Credo de Nicea (catolicismo) y fortalecer relaciones con Bizancio. Probablemente como reacción al cambio en la política confesional y exterior, su sucesor al trono, Gelimer (530-534), un sobrino lejano de Hilderico, le usurpará trono.

Gelimer: El último rey de los vándalos y los alanos

La usurpación de Gelimer fue el pretexto ideal para que Justiniano recuperase los planes romanos para recuperar las costas del Mediterráneo occidental.

Aludiendo a una violación del tratado firmado en el 472, Justiniano envía una fuerza expedicionaria de 15,000 hombres, encabezada por el famoso general Belisario.

San Vitale in Ravenna
Representación de Belisario en los mosaicos de San Vitale in Ravenna

Aprovechando que una gran parte del ejército vándalo estaba ocupado en sofocar una rebelión en Cerdeña, avanzó directo hacia Cartago, que conquistó tras repeler un ataque de Gelimer desde Ad Decimum. Tras ocupar la capital, Belisario parte al encuentro del rey vándalo, a quien derrota una vez más en Tricamarum eliminanto toda resistencia.

El destino del reino de los vándalos está sellado: la mayoría de los supervivientes de la batalla son capturados o ejecutados, el propio Gelimer es capturado en el territorio de un lider bereber aliado con quién permanecía escondido.

vandalos bizantinos guerra
(wikimedia)

Africa es romana de nuevo (Bizantina)

El norte de África volvió a ser un dominio romano durante dos siglos y medio, hasta la conquista de Cartago por los árabes en 698.

Las huellas del dominio vándalo desaparecieron tan rápidamente como habían llegado, gracias a un extenso programa de reconstrucción y reorganización de Justiniano. Esta reorganización incluía la expulsión del pueblo vándalo hacia Asia Menor, incluso algunos guerreros son asimilados por los ejércitos bizantinos enviando parte del mismo a defender las fronteras con el Imperio persa sanánida.

El olvido del pueblo vándalo

La “amnesia” se extendió rápidamente entre los vándalos, incluso entre los eruditos. Los precarios testimonios se conservaron en las titulaturas de algunas de las casas reinantes en Dinamarca y Suecia, que registraron con orgullo su dominio sobre, entre otros, los “vándalos”.

dinamarca vandalos
Sello real de Cristián III de Dinamarca en el que se lee tal titulatura

El vandalismo

No fue hasta 1794 que la memoria de este pueblo se fue recuperando, aunque de manera peyorativa. El abad francés Gregire de Blois publicó una crítica sobre la destrucción de piezas artísticas durante la Revolución Francesa titualndo su trabajo: “Rapports sur le vandalisme”, logrando introducir el término “vandalismo” en el diccionario de la Academia Francesa en 1798.

Tras Segunda Guerra Mundial, gracias al trabajo de Christian Courtois en su “Les Vandales et L’Afrique” (1955), junto al proyecto arqueológico realizado bajo los auspicios de la UNESCO en Cartago, se empezó a recuperar la historia real de los vándalos.

Es una historia, como hemos podido leer en esta síntesis, marcada por una larga peregrinación de un grupo relativamente reducido de guerreros y sus familias, capaces de aprovechar las circunstancias y oportunidades que les ofrecía un mundo al borde de profundas transformaciones y que, aunque llegaron a controlar un verdadero imperio en el Mediterráneo occidental, desaparecieron casi por completo de la memoria de la humanidad durante más de 1,000 años.

Fuente
Cameron, Averil, „Vandal and Byzantine Africa”, în „Cambridge Ancient History”, vol. 14, Cambridge, 2001Álvarez Jiménez, David. El reino pirata de los vándalos. 2016Courtois, Christian, „Les Vandales et L’Afrique”, Paris, 1955.Paulo Diácono, Hist. Rom., XV, 7Jordanes, Get., XLVI, 242 Procopio, Bell. VandaliHidacio, Chron., 169Judith Herrin. Bizancio: El imperio que hizo posible la Europa moderna. 2017

Artículos Relacionados

3 comentarios

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!