¿Tiradores de élite, unidades de desembarco anfibio y apoyo logístico en el siglo V a.C.?

Algunas unidades de primera línea del mundo antiguo

Tucídides, un general que sirvió en las en las filas de la Liga de Delos (liderada por Atenas), nos relata en su “Historia de la Guerra del Peloponeso” la crónica de lo que fue aquel conflicto que enfrentó entre el 431 y el 404 a.C. a los atenienses y sus aliados, en la mencionada Liga de Delos, contra la Liga del Peloponeso liderada por Esparta.

Guerra Peloponeso
(Ilustración para el libro El poder naval de Grecia en el siglo V. a. C, de Arturo Sánchez Sanz, en HRM Ediciones).

Los espartanos se alzaron con la victoria, pero los atenienses estuvieron a la altura. Testigo de ello es la enumeración de las tropas que enviaron desde Corcira (actual isla jónica de Corfú) embarcadas en un contingente que nada tendría que envidiar a una guerra moderna. La Armada Ateniense logró reunir en sus unidades lo siguiente:

124 barcos de a tres hileras de remos -trirremes-, y 2 de Rodas de a dos -birremes-. Entre las de tres había 100 atenienses, de las cuales 60 iban a la ligera, y las otras transportaban a las unidades de combate; lo restante de la Armada lo habían provisto los de Quíos y otros aliados de los atenienses.

La gente de guerra que iba en esta Armada sería, en suma, 5.100 infantes, de los cuales 1.500 eran atenienses, a los que acompañaban unos 700 criados para el servicio.

guerra peloponeso

El resto, entre aliados y súbditos, había principalmente argivos (de Argos) -unos 500-, y de mantineos y otros reclutados a sueldo unos 250. 480 de una clase de tiradores de élite -con arco por supuesto-, de los cuales 400 eran de Rodas y 80 de Creta. 700 honderos; 100 soldados de Megara desterrados, armados a la ligera.

Guerra Peloponeso

30 guerreros a caballo -seguramente hippeus- en una hipagoga, derivada de ‘ιηηαγωγóς navío especializado en el transporte de caballos citado ya por Herodoto (VI, 48, 95), Aristófanes, (Caballeros, 599) y, en este caso, Tucídides. Por supuesto desembarcaban del buque montados sobre los caballos, como hoy en día lo harían los vehículos anfibios.

Ademas de estas había alrededor de 30 naves gruesas de transporte, que llevaban material y provisiones; panaderos, herreros, carpinteros y otros oficiales con sus herramientas e instrumentos necesarios para hacer y labrar muros. Todo un contingente de apoyo logístico bien equipado.

También iban otros 100 barcos particulares que seguían aguas a las naves, y otros muchos buques de todas clases que seguían a la Armada, a destacar cabe los que pertenecían a los mercaderes que acudían con el fin de tratar y negociar con sus mercaderías en los campamentos -o en los propios barcos-, lo que se llama hoy en día un “provisionista”.

Como veis, los ejércitos actuales conservan un esquema similar a los de hace milenios, contando desde el siglo V a.C. con tiradores de élite, unidades de desembarco anfibio y apoyo logístico.

Artículos Relacionados

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad