Edad ModernaHistoria
#MicroArtículo

Cómo insultar en castellano antiguo

Dale a tus insultos una pátina cultureta

Según la primera acepción de la RAE, insultar es: Ofender a alguien convocándolo e irritándolo con palabras o acciones. Pero tened en cuenta que siempre hay que poner el tono ofensivo adecuado y, sobretodo, esa intención de querer herirle. ¿Eran capaces de tal proeza nuestros antepasados?

primer teatro español

Abundio:

Ser más tonto que Abundio, es el paradigma de la insensatez. 

Se dice que el tal Abundio fue una persona real que existió entre los siglo XVII y XVIII en Córdoba, en donde (todo esto según historietas) regó un campo entero repartiendo el agua que le quedaba, que era poca, entre todo el campo en gotas. Todo un precursor del “riego por goteo”.

Adefesio:

Persona extravagante y extrañamente vestida.

En los siglos XVI y XVII se decía “hablar adefesios” como hablar por hablar, decir tonterías; era su uso más común, o lo que es lo mismo: persona que se pone a opinión y consejos fuera de lógica, sin que nadie le haya pedido nada. Por lo general se admite como etimología el sintagma latino ad Ephesios.

Baldragas:

Persona inusualmente simple

Bellaco:

Se emplea para definir a una persona astuta y sagaz, así como para nombrar a un traidor.

Miguel de Cervantes lo utiliza así, en el siglo XVII:

¡Oh hi de puta bellaco y cómo sóis desagradecido, que os véis levantado del polvo de la tierra a ser señor de título y correspondéis a tan buena obra con decir mal de quien os la hizo!

insultos siglo de oro
Cervantes, utiliza muchos de estos “adjetivos” en sus obras

Berzotas:

Sujeto alocado, bocazas y poco serio.

También se usa como sinónimo de ignorante. En el refranero del siglo XVI se decía: “Vos a las berzas y yo a la carne”; vamos, el berzotas era el necio, el ignorante.

Cagalindes:

Cobarde

Candongo:

Astuto, remolón y adulador.

Se solía usar en el siglo XVIII para definir al sujeto holgazán que con zalamerías y engaños esquiva el trabajo. Seguro que conocéis unos cuantos.

Catacaldos:

Irresponsable, que emprende muchas cosas y no se centra en ninguna.

Pérez Galdós utiliza este insulto en ‘Bodas reales’ (1900):

El liberalismo que yo traiga, que me lo claven en la frente… ¡Ja, ja! ¡Apañados están los catacaldos del Progreso! Ayer conspirabais como topos y hoy como gallos cantáis en el montón de basura más alto del gallinero…

Chisgarabís:

Que va de un sitio para otro sin sentido.

El término apareció por primera vez en Andalucía para describir a las personas cotillas.

Descocada:

Se utiliza de forma sexista para insultar a una mujer más “atrevida” de lo habitual para su tiempo.

A mediados del siglo XVIII, Baltasar Gracián decía que en Madrid “las calles hierven de mujeres tan descocadas cuan escotadas”.

Donillero:

Fullero; tramposo en el juego de las cartas.

Su equivalente sería “trilero”, pero con cubiletes.

Embrollón:

Liante.

Que intenta que te confundas y hace que otros se confundan para salirse al final con la suya.

imagen orgullo barroco
Quevedo, experto en estos términos

Estólido:

Estúpido, necio.

Personaje sin razón ni discurso. Fray Hortensio Paravicino, en el siglo XVII decía:

Y dice de él Plinio, que es tan bronco y de tan bruta simplicidad, tan estólido… que en la misma red a que le redujo la caza se echa a dormir

Farfante:

Parlanchín, amigo de echarse flores y contar fantasmadas en las que se dice protagonista.

Para Covarrubias, a principios de siglo XVII, es un “burlador, engañador, parlero y palabrero”.

Fementido:

Persona cuya palabra y testimonio no tienen valor alguno, ya que acostumbra a incumplirla.

En el siglo XVII fue insulto y ofensa grave. Un falso, vamos.

Ganapán:

Hombre rudo y tosco. Que nunca saldrá de pobre.

En origen era el mozo que se encargaba de llevar bultos o recados de un lugar a otro y que solía colocarse en determinados lugares públicos a donde se acudía a contratarlo.

Gazmuño:

Hipócrita, que finge virtudes de las que carece.

Dícese del que se presenta como una persona piadosa y temerosa de Dios, cuando no lo es.

Gaznápiro:

Que es tonto, palurdo, simplón.

entrerrios insultos
Don Alonso, se sabe este vocabulario de memoria (imagen: fotograma serie “El ministerio del Tiempo”)

Hi (jo) de puta: Hideputa, fijoputa.

Es término más popular del castellano; con el que se insulta a quien de hecho es un hijo bastardo o ilegítimo.

Tuvo el privilegio de ser el insulto más violento conocido, incluso con posible denuncia. En el fuero de Madrid, (1202) aparece como insulto castigado severamente.

Pero para los siglos de Cervantes, ya había perdido esa virulencia, como muestran diversos pasajes del Quijote. Era ya una exclamación sin intención de ofender, en la misma línea que hoy día. Qué hijoputa el Cervantes.

Impertinente:

Persona importuna y molesta, tanto de palabra o con lo que haga. 

Covarrubias en su Tesoro de la Lengua, (1611) lo define como “hombre sin sustancia y sin modo (…) fuera de propósito”.

Julandrón:

Pringao, julay.

Persona que ha sido involucrada en asuntos turbios y que no se pueden solucionar sin su consentimiento.

Macandón:

Persona astuta, vil y despreciable.

Se usaba a finales del siglo XV como sinónimo de “falso y embustero”.

Lerdo:

Pesado y torpe en el andar.

El lerdo es siempre bobo, sucio y descuidado. El término aparece por primera vez en castellano en el siglo XIV, en el Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita.

Mercachifle:

Forma despectiva de referirse a los vendedores ambulabtes.

Por extensión, se aplica también a las personas que rondan lugares o merodean por la zona y de quien es mejor no fiarse.

lope de vega
Lope de Vega

Petimetre:

Joven muy presumido que se preocupa exageradamente por su aspecto.

Podría decirse que ‘petimetre’ es la forma más antigua que tiene el español para referirse a los actuales “metrosexuales”.

Quedón:

Persona bromista, pero de broma pesada; vamos, que no tiene gracia.

Quitahipos:

Persona tan fea que te asusta nada más verla.

Sin embargo, el término también se usa hacia lo positivo, calificándose también aquello que despierta gran admiración.

Rastracueros:

Se decía del pobre y haraposo, que estaba tirado en la calle.

De ahí pasó a denominar a la gente miserable. Un sinónimo actual es “rastrero”.

Un lance de espada, de Francisco Domingo Marques
Un lance de espada… ojo con insultar al que no debes… (Francisco Domingo Marques)

Rechiquirrititillo:

“Pobrecito”.

Se trata de con una mezcla de desprecio y lástima.

Rezonglón:

Persona que protesta y gruñe cuando se le manda trabajar o hacer algo.

Robaperas:

Dícese de la persona que, literalmente, no es nadie.

Sacamuelas:

Charlatán.

Se dice de la persona que siempre quiere tener razón, sin importarle usar mentiras o lo que haga falta.

Sietemachos:

Dícese del que, siendo bajito o de poca fuerza (a simple vista) se meten en refriegas de las que no puede salir bien parado. ¿¡Dónde vas sietemachos!?

Vanílocuo:

Engreído que no dice más que sandeces.

Utiliza el término el poeta Juan de Mena en el siglo XV, en su Laberinto de Fortuna.

lope de figueroa
Personaje (de la obra de Calderón de la Barca “EL alcalde de Zalamea”) Lope de Figueroa (interpretado en 1932)

Vilordo:

Perezoso, lentorro.

Era de uso común en el siglo XVII. Covarrubias acoge el término en su Tesoro de la Lengua, (1611) añadiendo la nota de “dícese de un tonto”.

Zampalimosnas:

Desgraciado que no tiene donde caerse muerto.

Individuo que va siempre pidiendo y comiendo pero sin vergüenza alguna ni agradecimiento al que le asiste. Quevedo, en Las Musas, describe el ambiente de la vida mendiga en el Madrid de la primera mitad del siglo XVII:

Tendedores de raspa,

bribones de la sopa,

clamistas de la fiesta

y mil zampalimosnas…

Zascandil:

Persona que te promete lo que no puede cumplir.

En el ‘Cuento de cuentos’ (1626) de Francisco de Quevedo dice:

¿No más llegar y zas, candil?

A osadas que lo entiendo todo.

Fuente
Pancracio Celdrán. (1995) Inventario General de Insultos 

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!