ArteEdad MediaMitología e Iconografía

Los frescos y los mosaicos más antiguos de la Laguna Veneciana

Estos frescos demuestran la fuerte rivalidad entre carolingios y bizantinos en la zona

La Basílica de Santa María Asunta construida en la isla de la laguna veneciana de Torcello es conocida por sus espectaculares mosaicos del siglo XI que rivalizan con los de su vecina mucho más grande, la Basílica de San Marcos en Venecia.

De hecho, los mosaicos originales del siglo XI en el interior de San Marcos se perdieron en gran parte durante un incendio que devastó la ciudad en el 1106, mientras que los mosaicos de Santa María Asunta de Tocello aún se conservan casi intactos, lo que los convierte en los mosaicos más antiguos de Venecia.

Los mosaicos más antiguos de Venecia

El mosaico del ábside central representa a la Virgen Odighitria (motivo iconográfico bizantino que señala al Niño Jesús como salvador. Odighitria significa “la que muestra el camino”) sobre fondo brillante de azulejos dorados. Debajo de ella hay una línea de santos.

Abside Central

Cristo Pantocrátor se sienta entronizado en el ábside, mientras que sobre él los evangelistas sostienen un medallón del Cordero de Dios.

Ábside con Pantócrator

El muro oeste está cubierto de techo a piso con registros de mosaicos. El registro superior es una crucifixión, debajo, una gran figura de Cristo atraviesa una escena de la Anástasis (palabra griega para Resurrección de Cristo). Debajo hay cuatro niveles que representan el Juicio Final. El diseño y los materiales son de la más alta calidad. Las obras probablemente fueron realizadas por talleres orientales.

Mosaicos del Muro oeste “del Juicio Final”

A finales de la década de 1970 se encontraron evidencias de una importante restauración del ábside y el muro oeste de la iglesia tras un terremoto en la segunda mitad del siglo XII. La figura de María en el ábside parece haber sido retocada entonces, pero los artesanos que hicieron las reparaciones utilizaron los mismos materiales y técnicas que sus predecesores, haciendo que la restauración sea básicamente invisible a simple vista. Solo se identificó en 1975 porque los conservadores erigieron andamios completos y examinaron los mosaicos, literalmente, centímetro a centímetro.

interior

La isla de Torcello

La historia de Torcello es anterior a la existencia de la propia Venecia. La pequeña lengua de tierra al norte de Murano fue la primera isla de la Laguna de Venecia en ser habitada. Según una crónica del siglo X, Torcello fue colonizada en el 452 por antiguos habitantes de Altinum, una ciudad costera, que fue abandonada tras ser saqueada y destruida por Atila.

Sin embargo, en Torcello, se han encontrado restos de villas romanas que se remontan al siglo II d.C. Tampoco hay indicios arqueológicos de un gran cambio de población a mediados del siglo V; más bien, la isla parece haber sido colonizada gradualmente desde la época imperial romana en adelante.

Vista de la isla con su campanile

Su ubicación en un canal fluvial que conducía, a través de la laguna, a mar abierto la hacía ideal para las pequeñas empresas navieras que prosperaron tras la desaparición de los grandes puertos imperiales continentales. La pequeña isla también resultó ser un terreno fértil y viñedos y huertos prosperaron durante las épocas tardorromana y bizantina. Se construyeron terraplenes defensivos alrededor de la isla a partir del siglo VII para protegerla de las inundaciones, atrayendo aún más habitantes.

La primera inscripción que registra el asentamiento humano está en la catedral, y hace referencia a su construcción en el 639 por orden de Isaac, exarca de Rávena, bajo el reinado del emperador bizantino Heraclio. La catedral primitiva era una estructura de una sola nave que se amplió a tres naves en el siglo IX y tomó su forma actual de tres naves con bóvedas decoradas con mosaicos hacia el siglo XI.

Han sobrevivido partes importantes de la iglesia del siglo VII, lo que convierte a la basílica también en la estructura en pie más antigua de la laguna veneciana.

La isla prosperó y creció, llegando a tener una población de 20,000 habitantes. Venecia cobraría vida en el siglo XI, y su ascenso fue paralelo al eventual declive de Torcello. En el siglo XIV, su industria estaba muerta y cuando la República de Venecia cayó ante Napoleón en 1797, solo había 300 residentes en la isla. Hoy solamente quedan 11: guardias y guías de su legado cultural.

Las crecidas de 2019

Cuando Venecia se vio inundada por mareas altas récord en noviembre y diciembre de 2019, Torcello se vio muy afectado. Es un islote sin apenas promontorios, por lo que las aguas de la laguna no tienen que elevarse demasiado para inundarla, y una vez que lo hacen, tardan más en retroceder que en otras partes de la laguna. Los pisos de mosaico de piedra de la basílica y las paredes de ladrillo y mortero absorben el agua salada, por lo que causa daños a la estructura mucho más allá de la humedad.

“Save Venice”

La organización estadounidense Save Venice“, trabajando y recaudando fondos para salvaguardar el patrimonio de la región desde 1971, ya había comenzado a trabajar en un proyecto de rescate para las paredes y mosaicos de Santa María.

Tras las inundaciones, los conservadores de la organización, se pusieron en contacto con la Embajada de Italia en Washington, DC, para lanzar una Operación de Respuesta Inmediata que proporcionó fondos de emergencia para Torcello y otros 22 sitios venecianos dañados por las inundaciones.

El rescate de los mosaicos bizantinos

Con la colaboración de la diócesis de Venecia y la Università Ca ‘Foscari, comenzaron a trabajar en la limpieza y conservación de los mosaicos bizantinos de Santa María Asunta. Con más de 1,300 años de terremotos e inundaciones saladas encima, los ladrillos estaban a punto de desmoronarse ya que el mortero se había desprendido.

Para asegurar la supervivencia de la iglesia y de los mosaicos adheridos a dichos muros, para cada tramo del mosaico que se conserva, se debe estabilizar al mismo tiempo el ladrillo, la piedra interior y exterior.

Cuando el equipo estaba examinando la bóveda de la capilla diaconicón, retiraron un pequeño rectángulo del techo para evaluar la estabilidad de la bóveda. Vieron algo de pintura roja y se dieron cuenta de que habían encontrado frescos que eran anteriores a la construcción de la bóveda alta y a los mosaicos a principios del siglo XI.

Los frescos descubiertos (julio 2020)

Lo que se ha conservado son dos escenas narrativas, una en cada pared lateral. Con las inscripciones fragmentarias, el arqueólogo Diego Calaon y su equipo han fechado los murales a mediados del siglo IX. La primera pintura mural representa una escena de la vida del obispo del siglo IV San Martín de Tours (la inscripción dice ‘[San] c [tu] s Martinus’).

La otra escena, de la vida de la Virgen María (‘[M] ar [ia]’) en la pared opuesta, está algo mejor conservada. Podemos intuir el estilo del maestro, que pintó el rostro de la Virgen de forma tosca pero expresiva. Puede ser una Anunciación. Hay una figura no identificable a su izquierda y una sirvienta a su derecha.

Los académicos han argumentado con frecuencia que los artistas venecianos prefirieron otros medios a la pintura mural dadas las condiciones climáticas desfavorables. Sin embargo, las pinturas murales de Torcello sugieren que la tradición de la pintura mural también se realizó, seguramente de forma primitiva, en la laguna veneciana.

Estos murales cambian la historia de Torcello

La discusión sobre Torcello ha tendido a centrarse en sus conexiones bizantinas, debido a la supuesta fundación de Santa Maria Asunta por un exarca bizantino y sus mosaicos del siglo XI, pero estas pinturas murales sugieren que la mayor atención se debe a las conexiones de Torcello con el Imperio Carolingio.

El fresco de San Martín es culturalmente significativo porque es una de las primeras representaciones del santo (la más antigua está en Rávena y data del siglo VI). También es una escena que no se encuentra a menudo en la iconografía del santo. Hay dos santos juntos, y como sabemos que uno es Martín, el otro podría ser su mentor, San Hilario. Quizás es parte de un ciclo de escenas de la vida de San Martín.

En la era merovingia y carolingia, el manto de San Martín se convirtió en un importante símbolo de poder, sirviendo como estandarte militar real. La pintura mural de Torcello podría mostrarnos nuevas formas de entender cómo la influencia carolingia en la laguna veneciana llegó no solo a las esferas de la economía y la política, sino también a las redes devocionales.

Los murales descubiertos este año en Torcello no solo agregan una nueva dimensión a las discusiones en curso sobre la competencia bizantina y carolingia, sino que abren nuevas líneas de investigación sobre el desarrollo artístico temprano en la zona de Venecia.

A través de
Save Venice
Fuente
Campaña de Save Venice en TorcelloFotografías: "Save Venice" + "Universidad de Padua"

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!