ArteEdad ModernaEn PortadaHistoriaPintura

La Venecia tras las vistas de Canaletto

La ciudad imaginaria

Canaletto fue un artista italiano del siglo XVIII famoso por sus vistas de Venecia. Sus obras son luminosas, vívidas y llenas de dinamismo. Sin embargo no fue un pintor de vistas cualquiera. Aquí vamos a descubrir por qué las vistas de Antonio Canal son tan especiales y cautivadoras.

canaletto, venecia, vedutismo, veduta
El Bucintoro regresa al Molo el día de la Ascensión, 1730, Colección privada.

El pintor de Venecia

Juventud

Giovanni Antonio Canal, posteriormente conocido como Canaletto, nació el 28 de octubre de 1697. Su padre, Bernardo Canal, fue su primer maestro debido a que era especialista en decorados teatrales. Tenía un hermano, Cristóforo, y juntos trabajaron para su padre. A partir de 1715 empezaron a ser contratados por importantes teatros venecianos para realizar los decorados de artistas como Vivaldi o Chelleri. Antonio colaboró con su familia hasta el 1719, año en el que abandonó el mundo de la escenografía teatral y se mudó a Roma. Allí se convirtió en pintor de vistas —en concreto, realizó una serie de veintidós dibujos.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Dibujo en tinta, Royal Collection Trust Her Majesty Queen Elizabeth II.

Primeros clientes

Un año después, Antonio volvió a Venecia para empezar su carrera como pintor de vistas independiente. Muy pronto el pintor despertó el interés de dos agentes extranjeros, los cuales tuvieron una gran influencia en su carrera.

Uno de ellos era Owen McSwiney, irlandés que trabajaba en Venecia como agente de algunos nobles británicos aficionados al arte; a pesar de que gracias a él sus cuadros empezaron a tener un nombre entre la nobleza británica, su amistad no fue muy duradera.

En 1725, sin embargo, el pintor conoció a un hombre de negocios, editor, coleccionista y mercader: Joseph Smith. Algunas fuentes dicen, por el contrario, que el comerciante comprometió a Canaletto para que trabajara varios años a bajo precio, mientras que él vendía sus obras a nobles ingleses con muy buenas ganancias. Sea como fuere, el artista pudo vivir de sus obras durante largo tiempo, y no estuvo privado de libertad creativa.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Londres: Puente de Westminster desde el Norte el día de Lord Mayor, 1746, Yale Center for British Art, New Haven.

En Londres

En 1745 y debido a que  la guerra de sucesión austriaca obstaculizaba la afluencia de viajeros ingleses a Italia, Canaletto decidió mudarse a Londres con la intención de no perder clientela. A pesar de trabajar para duques, condes y otros miembros de la nobleza británica, la falta de calidad de sus obras hizo que perdiera gran parte de su reputación. Se vio obligado en dos ocasiones a poner un anuncio en los periódicos solicitando encargos.

Madurez

Rondaba los sesenta años cuando retornó finalmente a Venecia, donde trabajó menos y peor que antes. Solicitó la admisión a la Academia de Bellas Artes, que se había formado recientemente. Lo admitieron en 1765, tras dos intentos fallidos. Su última obra conocida es un dibujo a tinta de los cantores de San Marcos, en el cual firmó de la siguiente forma:

Yo, Antonio da Canal, he hecho el presente dibujo de los músicos cantando en la iglesia ducal de San Marcos a los sesenta y ocho años, sin gafas, en el año 1766.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Los cantores de San Marco. Kunsthalle, Hamburgo, 1766.

Murió dos años después, el 20 de abril de 1768, sin testamento alguno.

Vedute y Capricci

Antes de desarrollar el contenido principal de este artículo es necesario aclarar dos conceptos que son fundamentales para entender el contenido de la obra de Canaletto.

El vedutismo es un género pictórico muy típico del Settecento italiano (siglo XVIII), desarrollado sobre todo en la ciudad de Venecia. Las vedute son vistas generalmente urbanas, en perspectiva, donde se reproducen imágenes panorámicas de la ciudad. Fueron concebidas como recuerdos, casi como postales, para viajeros extranjeros ya que describían con minuciosidad los lugares más típicos de Venecia. Canaletto fue uno de sus mayores exponentes, así como Bernardo Bellotto —su sobrino, Francesco Guardi y Luca Carlevarijs.

El capriccio (capricho) fue una derivación de la veduta. Es un tipo de representación que se basa en el paisaje también. Esta representa escenas mucho más fantásticas, idealizadas, generalmente con un motivo particular que llama la atención, como las ruinas, por ejemplo.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
El arco de Constantino, 1742. Colección Real, Windsor.

Con estos dos conceptos aclarados, podemos empezar.

La Venecia Imaginaria

Los contemporáneos de Canaletto apreciaban su obra sobre todo por su sorprendente realismo. Alcanzó la fama como pintor de vistas cuando aún no tenía treinta años, y desplazó al que entonces era considerado el maestro de las escenas venecianas, Luca Carlevarijs. Como él, eligió Venecia como su musa para representarla de una manera luminosa, alegre, vivaz, transparente y admirablemente minuciosa.

Canaletto era el maestro de la luz. La densidad y los tonos incandescentes de color, la arquitectura tan precisa y la descripción detallada de la vida cotidiana son las características de su obra. Su interpretación de la luz fue lo que atrajo la atención de sus contemporáneos: un agente escribió que sus cuadros eran como los de Carlevarijs, pero que en ellos se ve lucir la luz del sol.

En efecto, los cielos de Carlevarijs no interactuaban con la arquitectura, mientras que en los de Canaletto se refleja la luz que cae en cada superficie. Era un genio de las sombras, desde las más intensas proyectadas por los edificios a las más fugaces de las figuras de la plaza.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Entrada al Gran Canal Desde el Oeste al Molo, 1735-40, National Gallery of Art, Washington.

¿Uso de la cámara oscura?

El realismo de sus obras puede ser en parte explicado por el uso que hacía de la cámara oscura. La cámara oscura es un dispositivo óptico inventado en el siglo XVI, constituido por una serie de lentes y espejos introducidos en una caja oscura, que puede reproducir una imagen nítida de lo que se tiene delante. Algunos de sus contemporáneos alegaban que el artista abusaba demasiado de la cámara oscura.

Sin embargo sus cuadros hacen pensar que Canaletto no hizo demasiado uso de dicho invento. Él no se dejaba condicionar por la realidad, sino que la modificaba a su gusto. Sus cuadros son una síntesis de diferentes puntos de vista, es decir que no siempre los hizo dentro de los límites de la perspectiva. El caso más evidente es el de las panorámicas de ciento ochenta grados de la plaza de San Marcos, cuyas vistas abarcan más de lo que se puede ver de una sola vez.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Piazza San Marco Vista sureste, 1735-40, National Gallery of Art, Washington.

La Venecia pictórica

Debido a su peculiar forma de modificar la realidad, sus cuadros nunca son estáticos, sino que reflejan un mundo en continuo movimiento, tanto en el tiempo como en el espacio. Es decir que el espacio que propone la Venecia de Canaletto es el de una ciudad pictórica y no topográfica.

La fluidez de los cuadros y el enfoque con el que dota a su obra son los testigos del profundo conocimiento y la intensa relación del artista con Venecia. Desde luego, está muy lejos de las ‘postales’ con las que se compara a veces su obra, como hubieran sido si el artista hubiese confiado sólo en la cámara oscura.

Hacia el final de su trayectoria Canaletto abandona toda precaución para proceder a la formulación de unos rasgos de una Venecia imaginaria pero que se percibe como real. En el 1743 Canaletto realiza para Joseph Smith monumentos venecianos abstractos que dibujan una ciudad pictórica, para un forastero, imposible de distinguir de la Venecia real.

Canaletto, Venecia, Pintura, vedutismo
Vista a la entrada del Arsenal, 1732, Colección privada

Tal construcción (el puente Rialto en el diseño no realizado de Palladio) pintada e iluminada por el pincel de Canaletto, no puedo decir qué hermoso efecto produce… Puede usted pensar que no falta nada de lo que pueda ver un espectador en Venecia; y puedo decirle que varios venecianos han preguntado qué sitio de su ciudad era aquél que aún no habían visto.
Francesco Algarotti

El inventor de Venecia

Canaletto no retrataba Venecia: la inventaba, la imaginaba. Por encima de la ciudad donde vivía, construyó una ciudad ideal que con el paso del tiempo se ha acabado confundiendo con la Venecia real. El artista pintaba otra Venecia, la suya, y el poder de la creación ha hecho que nadie se parara a distinguir una Venecia de la otra, ya que todo el mundo daba por hecho que eran la misma.

El límite entre lo que es real y lo que es ideal, lo imaginado o lo vivido, lo pensado o lo construido tiene en su obra unos límites imprecisos. El poder de Canaletto estaba en el hecho que su Venecia era tan fuerte que se acabó convirtiendo en un icono de la Venecia real, de tal manera que, más de dos siglos después de su muerte, la gente continúa viendo Venecia a través de sus ojos.

canaletto, venecia, veduta, vedutismo
Plaza San Marco con la Basílica, 1730, Colección privada.

Fuentes:

PUPPI, Lionello, La obra completa de Canaletto, Barcelona–Milán, Noguer-Rizzoli, 1981.
ALTARRIBA, Roberto (ed.), Canaletto, Barcelona, Altaya, 2001.
ROLI, Renato, Canaletto, monografía, Júlio Gómez de la Serna (trad.), Buenos Aires, Codex, 1964.
SUCCI, Dario y Annalia DELNERI (ed.), Canaletto, una Venècia imaginària, Barcelona, Institut d’edicions de la Diputació de Barcelona, 2000.

Etiquetas
Canaletto pintura vedutismo venecia

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar