En Portada

Los Dacios

Los Balcanes, el Danubio y el Mar Negro fueron las áreas habitadas por este pueblo clasificado como tracio por las fuentes de la Antigua Roma

Los dacios (en griego Δάϰοι, en singular Δάϰης, en latín Daci, en singular Dacus) es el nombre dado por los romanos a las tribus tracias del norte. Habitantes de la cuenca del Bajo Danubio en la antigüedad. Los dacios a veces se identifican con los getae (los historiadores rumanos los llaman Gèto-Dacians o Gètodaces, argumentando que Getas es su nombre griego y Dacios su nombre latino), pero la gran mayoría de historiadores los consideran dos pueblos distintos, aunque relacionados.

Dacios, Getas y Tracios

Los Dacios se habrían asentando a ambos lados de los Cárpatos y los Getas serían las poblaciones establecidas a lo largo del Danubio. Al sur de los Balcanes, las fuentes antiguas ya no hablan de dacios o getas sino de tracios sin mayor precisión llegándolos a agrupar también, a veces, con los godos.

Dacios de Dacia y de la región de los Balcanes
Dacia y de la región de los Balcanes

Heródoto escribe que los tracios en su conjunto eran:

el pueblo más numeroso del mundo después del de las Indias, y si tuvieran un rey y pudieran ponerse de acuerdo entre ellos, serían invencibles y, en mi opinión, mucho más poderosos que cualquier otra nación (…)

Para él, los tracios se dividían en dos ramas principales:

  • los tracios propiamente dichos, al sur del Haemos (hoy la cadena de los Balcanes en Bulgaria)
  • los dacios, al norte de estas montañas, que describe como «los más valientes y rectos de los tracios«.

Heródoto  cita a veces también a los getas de Dobruja, presentes en estos lugares desde el 514 a.C., como una rama distinta del pueblo tracio, por lo que se podrían considerar la tercera rama de los tracios, según sus tesis.

Las lenguas

Las lenguas tracia y geto-dacia forman una de las ramas de la familia de lenguas indoeuropeas. Habiendo integrado elementos del sustrato pelasgo (pueblos predecesores de las ciudades-estado de Grecia), tienen elementos comunes con los antiguos  macedonios, ilirios, latinos, bálticos, eslavos, indoiranios, armenios e hititas. Las lenguas traco-ilirias (o paleo-balcánicas) incluyen todos los dialectos entre el oeste de la llanura de Panonia, el norte de los Cárpatos, las costas del Adriático, el Egeo y el Pontus Euxinuu (el Mar Negro), y el este hasta Tyras, pero este es más una agrupación geográfica que lingüística.

los dacios mar negro

El idioma de los dacios sigue siendo poco conocido y, al igual que el íbero en relación con el castellano, solo se encuentran unas pocas palabras supuestamente dacias (unas 250) en el rumano. En cuanto a la escritura, solo tenemos algunos escritos en griego y latín con fragmentos en dacio, pero solamente fonéticamente, mientras que el Códice Rohonczi, propuesto como codificación escrita del dacio es apócrifo.

La organización de los dacios

Los dacios están gobernados por dinastías de reyes-sacerdotes (Polistas) al frente de tropas de jinetes aristocráticos (Tarabostes) y guerreros campesinos (Comates).

Los Polistas

Eran una especie de druidas que se iban pasando los conocimientos a través de iniciaciones sucesivas, similares a las de los orfistas y los pitagóricos. Para marcar su membresía, se cubren la cabeza con un gorro de fieltro blanco.

Los Tarabostes

También se les llamada «Pilato». Eran grandes expertos en moverse por bosques, ríos, vados y poblados de su entorno, no pueden trabajar, serían como una nobleza guerrera: su destino es transmitir y ejercer el arte de la guerra. A menudo son los que montan expediciones de saqueo a los pueblos y ciudades vecinas. Para marcar su pertenencia, se cubren la cabeza con un gorro de fieltro rojo (similar al gorro frigio de los tracios de Anatolia).

Dacios nobleza
(Museo del Hermitage)

Los Comates

De coama = melena, luchan a pie: ejercen de soldados, campesinos, artesanos y suelen llevar el cabello largo y permanecen con la cabeza descubierta en verano, pero usan gorros de lana negra en invierno. Todos son hombres libres, no hay esclavos.

Originalmente vivían en chozas de madera y adobe agrupadas en aldeas rodeadas por una empalizada, luego, en época tardía, construyeron fortalezas con torres cónicas de piedra.

Economía

Los dacios desarrollaron una civilización agrícola en la Edad de Bronce, basada también en la artesanía y el comercio del oro, la plata y la sal (que explotaban en las minas en la actual Transilvania). De su producción artesanal se han encontrado vestigios en Bulgaria, Rumanía, Moldavia, Serbia, Macedonia, Grecia y Turquía.

Exportan sal, lana, cueros y miel. Los caballos se utilizan principalmente como animales de tiro. Conocían muchas plantas medicinales y utilizaban la medicina holística. El comercio exterior debió ser abundante, dada la cantidad de divisas extranjeras que se han encontrado en los yacimientos rumanos. El comercio se realiza especialmente con Grecia y luego con el Imperio Romano.

Acuñación monetaria en la Dacia

Desde finales del siglo II a.C., los dacios ya no se conforman con utilizar las piezas procedentes de otros países, sino que comienzan a acuñar sus propias monedas de oro, sin duda con la ayuda de los colonos griegos. La mayoría son falsificaciones perfectas de monedas romanas. Otros, en cambio, son originales y llevan inscripciones en alfabeto griego.

moneda dacios
Estátera. Mediados del Siglo I a.C. KOSÓN. REYES DE TRACIA.

Las más numerosas son las famosas monedas de Koson, llamadas así por la inscripción que llevan, y que se supone es el nombre del jefe de los dacios en una región, tras el asesinato de César en Roma y del rey de los getas (y dacios) Burebista en Dacia.

En las monedas vemos a un cónsul romano considerado adversario con una «R» y «Koson» en el alfabeto griego. En el reverso vemos un buitre con las alas abiertas, una garra sobre un cetro y, en la otra garra, una corona. 8,41 gramos de oro, 18-21 mm de diámetro.

Creencias de los dacios

Platón, en sus Diálogos, escribe que aprendió de un tracio que adoraba a Zalmoxis, profeta considerado como deidad, una melodía para hacer inmortal a un hombre. Se ha descubierto un instrumento musical que data del siglo III a.C. en una región de los geto-dacios (en Histria) formado por tres flautas de madera. Orfeo, uno de los más grandes poetas de la antigüedad, a pesar de las leyendas contradictorias, parece provenir de una tribu tracia. También se dice que Musaios (amigo de Orfeo), Thamiris e incluso Eumolpe son tracios.

Organización militar

casco tracio dacio
Casco tracio con adornos de bronce y plata. Fechada a mediados del siglo IV a.

Los dacios crearon una estrategia militar con puntos de defensa separados de las áreas habitables. La construcción de estos puntos de defensa se hacía aprovechando al máximo las características orográficas de la región. Estas estructuras militares son el resultado de la unión de varias tribus en tiempos de peligro haciendo la función de una barrera defensiva, aunque solamente en casos de ataques exteriores. La primera vez que se puede hablar de un ejército dacio unido, es alrededor del siglo IV o III, bajo el mando de Dromiquetes, gran diplomático, estratega y que logró crear todas las instituciones de un estado.

Combinaban, principalmente, dos tipos de armas: a distancia y cuerpo a cuerpo. La caballería tenía una función de hostigamiento, para intentar atraer al enemigo, tenderle trampas y ponerlo en una posición desfavorable. Los dacios no utilizan movimientos masivos ni unidades rígidas o numerosas.

Para el combate cuerpo a cuerpo, los dacios prefieren llevar un arma específica, la sica, adornada con símbolos sagrados. Esta arma es entonces utilizada por parte de los gladiadores de Roma, llamados tracios por los romanos.

Dacia antes de Roma

Las tribus (y los reinos) dacios siempre han sido muy independientes, cada uno con su propia política, aunque ha sucedido que ciertos reyes, como Burebista o Decébalo, logran federar a la mayoría de ellos.

Bajo Domiciano como bajo Trajano, cuyos mandatos coincidieron con el de Decébalo, la mayoría de las tribus dacias federadas atacaron el Imperio Romano. Decébalo obtuvo incluso de Domiciano el pago de un tributo, pero los que vivían a lo largo del Danubio y comerciaban intensamente con los romanos siempre prefirieron aliarse y mantener la paz. Esto es lo que permitió al arquitecto Apolodoro de Damasco construir en tiempos de Trajano un puente de piedra sobre el Danubio, elemento que luego fue una de las claves de la conquista romana iniciada en el 101 y finalizada en el 106.

Decébalo dacios tracios
Decebalus fue el último rey de Dacia en Orsova (Rumanía)

La Dacia y los dacios, parte de Roma

Los dacios comienzan a penetrar en el Imperio Romano, junto con otras poblaciones de la región conocida hoy como los Balcanes, como por ejemplo los ilirios, durante el período comprendido entre el 44 a.C. (muerte de Julio César) y el 31 a.C., durante la establecimiento del principado de Augusto.

Tienen muchas ocupaciones, siendo la principal la profesión de gladiador que les conviene, dada su aptitud para el combate individual. Los gladiadores entrenan en pequeñas arenas llamadas «ludus». Se conocen cuatro denominaciones de estos edificios de entrenamiento los ludus: Dacicus, Gallicus, Magnus, Matutinus

La existencia del Ludus Dacicus sugiere un número significativo de gladiadores dacios. Más tarde, cuando Dacia se convirtió en una provincia romana, los dacios se inclinaron más hacia las actividades militares, convirtiéndose en miembros de la guardia pretoriana y equites. Las inscripciones de las lápidas funerarias de los soldados pertenecientes a la guardia pretoriana llevan sin falta y con alguna distinción el lugar de origen del difunto. Por ejemplo: nación Tharx – para los tracios.

ArquiteCultura

Una persona normal, historiador y periodista, pero normal a fin de cuentas.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar...
Cerrar
Botón volver arriba