Edad MediaEn PortadaHistoria

El reino de Jerusalén «El reino de los cielos»

El reino de Jerusalén y su funcionamiento

El reino de Jerusalén fue un reino cristiano creado en el año 1099 y rodeado de diferentes reinos musulmanes. Su primer gobernador sería Godofredo de Bouillon, con el título de “Protector del Santo Sepulcro”, aunque el más conocido sería Balduino IV, apodado el Rey Leproso.

Monstgisard Cruzadas batalla

La creación del reino de Jerusalén

Tras cumplir la santa misión de recuperar Tierra Santa, la mayoría de los guerreros volvieron a Occidente, pero un amplio grupo se quedó y fueron recompensados con tierras. El reino de Jerusalén, tras su toma, tuvo que reconstruirse, había nacido algo excepcional, un reino cristiano en Oriente. No era un estado más y por eso tuvo que crear una forma excepcional para organizarse y existir.

reino de Jerusalén
La ciudad de Jerusalén a los lejos, imagen extraída de la película “El reino de los cielos”

Política en Jerusalén

Los más beneficiados fueron aquellos que en Occidente eran considerados como nobles de segunda ya que en el nuevo reino, pasaron a formar parte de la aristocracia. Solamente un grupo excepcional de estos nobles pudo pertenecer a la Curia Generalis, o corte de Jerusalén. Esa curia era la encargada de decidir los asuntos importantes del reino y en ella solo podían estar la alta nobleza de origen occidental, los grandes maestres de las diferentes órdenes militares, el patriarca de Jerusalén y el máximo exponente de la iglesia cristiana en Oriente.

Jerusalén nació como un estado sin aliados, los demás reinos cruzados veían al reino de Jerusalén como «un padre», no como un igual. Los estados occidentales estaban muy lejos y las relaciones con el Imperio romano de Oriente eran tensas por el incumplimiento de los acuerdos durante la Primera Cruzada.

Políticamente, el reino de Jerusalén, era una monarquía secular electiva (elegido por la Curia), aunque terminaron replicando el modo sucesorio de Occidente, es decir, el sucesor solía ser el hijo primogénito del rey. La relación entre rey y nobles respondía al sistema feudal occidental. El monarca tenía la última palabra sobre los asuntos del estado, aunque era importante que tuviese en cuenta a la nobleza que conformaba.

Sociedad del Reino de Jerusalén

La masacre llevada a cabo en Jerusalén rápidamente se dejó notar. En primer lugar, la cantidad de habitantes era muy pobre, las tierras que ocupaban y trabajaban los habitantes originarios quedaron deshabitadas y los musulmanes sobrevivientes dejaban sentir su malestar ante unos gobernantes que habían masacrado a sus familiares y allegados.

Ante esta situación, el reino creó una política basada en la libertad de culto, que beneficiaba a musulmanes y ortodoxos, lo contrario habría significado acrecentar los problemas mencionados. El reino de Jerusalén intentó atraer colonos occidentales ofreciéndoles tierras y no pagar impuestos el primer año, algo que no funcionó.

La gran cantidad de ortodoxos y sobre todo musulmanes era muy amplio, era el grueso de la población del reino de Jerusalén, aunque con el paso del tiempo se tiene constancia de que los cruzados fueron influidos por la cultural oriental, llegando a tener una forma de vida característica de los habitantes de Oriente, aprendiendo griego y árabe. El cronista Fulquerio de Chartres escribió:

Nosotros que éramos occidentales ahora nos hemos convertido en orientales.

reino de jerusalén
Imagen de Jerusalén en el año 1487, imagen Conrad Grünenberg (Wikimedia).

Economía del Reino de Jerusalén

En cuanto al plano económico, el reino de Jerusalén, dependía de la demanda de Occidente. Casi todas sus ciudades portuarias eran zonas de entrada y de salida de productos exóticos llegados de las áreas de control musulmán que iban a Occidente.

Económicamente, el reino de Jerusalén no tuvo problemas en aliarse con los musulmanes, ambos salían ganando. Los productos exóticos orientales en territorio occidental reportaban grandes beneficios debido a la gran demanda de la clase alta. Venecia y Génova eran las ciudades que hacían de puente entre el reino de Jerusalén y Occidente. No obstante, por desgracia, en el plano de la agricultura y la ganadería, el reino de Jerusalén tuvo una gran pérdida ante la falta de personal capaz de cultivar tierras que acabaron abandonadas.

Aspectos militares del Reino de Jerusalén

En el plano militar el reino de Jerusalén estuvo en constante desventaja. Carecía de una fuerte composición militar ante el reducido numero de hombres que había, su principal fuerte militar eran las diferentes ordenes militares que estaban. Las fuerzas cruzadas eran muy variadas en composición y en intereses, careciendo de un bloque compacto.

reino de jerusalén
Composición del ejército de Jerusalén, imagen extraída de la película “El reino de los cielos”

Carecía de una flota, algo muy importante cuando gran parte de tu reino puede ser atacado marítimamente y cuando todos los estados vecinos tienen un amplio poderío naval.

Los tres poderes que temían los cruzados eran Egipto, el Imperio bizantino y los selyúcidas, aunque ninguno disponía de la capacidad bélica suficiente para acabar con ellos, por sus problemas internos y su incapacidad para unificar sus fuerzas. Un dato curioso es que sin ser un reino con gran esplendor, sobresalía sobre los demás estados selyúcidas que estaban en continua disputa. El viajero Ibn Jubayr decía años antes de la conquista de Saladino sobre Jerusalén:

Los musulmanes son propietarios de sus casas y se administran a su modo. Ésta es la forma en que las grandes granjas y aldeas están organizadas en territorio franco (cruzado).

Muchos musulmanes están muy tentados a establecerse aquí cuando ven las terribles condiciones en que sus hermanos viven en los distritos bajo el mandato musulmán.

Por desgracia para los musulmanes, tienen siempre motivos para quejarse sobre las injusticias de sus jefes en las tierras regidas por sus correligionarios, mientras que no pueden tener más que elogios para el comportamiento de los cruzados, en cuya justicia siempre pueden confiar.

Fuente
Runciman, S., A history of the Crusades. The Kingdom of Jerusalem and the Frankish East 1100-1187, Madrid, 1951, University Cambridge PressRuncimam, S,, El reino de Jerusalén y el Oriente franco, Londres, 1954, University Cambridge Press

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba