Edad ModernaEn PortadaHistoriaHistoria Militar

La tumba de Bernardo de Gálvez

La tumba de Bernardo de Gálvez, el general español que más destacó en la guerra de independencia de los Estados Unidos de América, se encuentra en la iglesia del Colegio Apostólico de San Fernando (Ciudad de México), lugar donde se trasladó su cadáver el 11 de mayo de 1787, unos 6 meses después de su muerte.

Los últimos días del Virrey Gálvez

Ya durante la batalla de Pensacola, en la primavera de 1781, Gálvez, padeció una crisis derivada de su enfermedad intestinal dejándolo unos días postrado. Esta misma dolencia será la que años después lo lleve a la tumba. Las crónicas posteriores, como «Diario curioso de México«, se hacen eco de las dolencias del virrey de Nueva España que sufría una o dos veces al año, sin que sus médicos personales pudiesen hacer mucho.

En verano de 1786, recuperado de una nueva crisis de salud, dictó varias órdenes para hacer frente al estado de guerra con los apaches, con los que se venía luchando en los territorios del norte; pero su estado de salud era muy malo y se fue recluyendo cada vez más en su palacio. El 9 de octubre, tras una junta médica que certificó su gravedad, se solicitó que le administrasen los santos sacramentos, algo que ocurrió el día 31 en medio de un acto multitudinario.

bernardo galvez independencia pensacola estados unidos
«Por España y por el Rey, Gálvez en América», por Augusto Ferrer-Dalmau (2015)

Pero todavía le dio tiempo a Gálvez a comunicar su mal estado de salud en algunas cartas a su tío, a ceder el gobierno en noviembre a la Audiencia de Nueva España (excepto el mando militar) y a disponer su testamento con detalles sobre su entierro y sobre el futuro de su familia. Tuvo que recibir otra vez la extremaunción el 16 de noviembre, ya muy grave, en el palacio que el obispo tenía en Tacubaya, no muy lejos de la residencia oficial del virrey en Chapultepec, donde estaba residiendo desde finales de octubre hasta el jueves 30 de noviembre de 1786, día de su fallecimiento.

Un profundo pesar cayó sobre la población novohispana, muestra de esto son los 16 libros publicados en memoria del virrey, así como las innumerables poesías y textos que destacaron a este gran hombre. El enorme cariño y admiración de los mexicanos por el virrey, es manifiesta; evidentemente nada que ver con lo que parecen manifestar las autoridades mexicanas actuales. A él le agradecían el progreso de Nueva España, su defensa así como su honradez y dedicación para con el pueblo.

El entierro de Gálvez

El cadáver del Virrey Gálvez, amortajado con el uniforme de Teniente General de los Reales Ejércitos y luciendo sobre su pecho la venera de Calatrava, fue llevado del palacio del obispo hasta México la misma noche de su muerte. Su carroza iba flanqueada por 12 alabarderos y un cortejo de centenares de personas, con antorchas encendidas, entre los que estaban su familia y amigos.

Luego, el cuerpo del virrey fue eviscerado y embalsamado. Su corazón y entrañas se depositaron en una cerámica, en la cripta de la Catedral de México. Luego, se dispuso su cadáver para ser expuesto en el palacio del Virrey, poniéndosele el manto de la Orden de Carlos III y su bastón de mando entre las manos. Así estuvo 3 días. El 4 de diciembre, junto a otro multitudinario cortejo fúnebre que recorrió las calles de México, fue enterrado en la cripta del altar de «Los Reyes», también de la Catedral.

El sepulcro de Bernardo de Gálvez

Pero el Virrey había dispuesto en su testamento ser enterrado en otra parte, e inmediatamente se procedió a la construcción de su sepulcro en la iglesia del convento de San Fernando, el mismo de donde hacía 15 años había salido fray Junípero Serra con destino a California, que habría de durar cerca de 6 meses.

El 11 de mayo de 1787 se procedió a su traslado. Sobre su sepulcro se colocó una lápida de mármol, hoy bastante deteriorada tras sufrir el convento un terremoto en 1858 y varios saqueos. Junto a él está también su padre, el también virrey de la Nueva España, don Matías de Gálvez y Gallardo.

En 1986 los «the Order of Los Granaderos y Damas de Gálvez» promovió la colocación de una nueva placa para recuperar su memoria. Otra será colocada por los «Hijos de la Revolución Americana», compuesta por descendientes de aquellos que participaron en la guerra de la independencia norteamericana. El 30 de noviembre de 2006, en el 220 aniversario de su muerte, parece que España se acuerda de este héroe malagueño y coloca una placa con un texto aprobado por la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. El 29 de agosto de 2008 se colocó una nueva placa, por mediación de la asociación «Bernardo de Gálvez», también en una de las paredes de la iglesia.

tumba galvez
Placas dedicadas a Bernardo de Gálvez (foto: Paco Conejo , diputado por Málaga en el Parlamento Andaluz. @PaConejo)

Fuente
Olmedo Checa, Manuel; Cabrera Pablos, Francisco.Bernardo de Gávez.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera en la Guardia Real, director de este proyecto e Historiador del Arte (UNED) . Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba