ÁfricaEn PortadaHistoria Militar

La Guerra italo-turca (1911-1912)

También conocida como guerra de Libia o Tripolitania

A finales del siglo XIX, Italia se quedó con sabor amargo tras la Conferencia de Berlín. Las principales potencias europeas, como Francia, el Reino Unido y Alemania, se habían repartido la práctica totalidad del continente africano; mientras que Italia, a excepción de Eritrea y parte de lo que hoy es Somalia, se quedó a las puertas de realizar su ansiado Imperio italiano.

Postal italiana de 1911 africa
Postal italiana de 1911.

Aspiraciones imperialistas de Italia

La joven Italia, que se había convertido en un estado moderno apenas unas décadas antes, tenía el sueño de desarrollar su propio imperio colonial. Por ejemplo, el Regno d’Italia había intentado apoderarse de Túnez tiempo atrás, pero Francia había liquidado sus aspiraciones al obligar a Muhammad III as-Sadiq, el Bey de Túnez, a firmar el Tratado de Bardo. Esto convirtió a Túnez en un protectorado francés de facto.

Italia centró su atención en las islas del Dodecaneso, pertenecientes al ya moribundo Imperio Otomano, también en los territorios de la Cirenaica, Tripolitania y Fezzan, situadas más al sur, al otro lado del mar Mediterráneo, juntas, en términos generales, forman la actual Libia.

No es sorprendente que Italia se centrase exactamente en esas tierras al sur de su posición. De hecho, el otrora poderoso Imperio Otomano estaba muy desgastado por las sucesivas guerras con Rusia y por la mala administración del sultán Abdul Hamid II, provocando incluso revueltas en diversas zonas del mismo. Los italianos deducieron que un Imperio decadente ofrecería poca resistencia a una invasión militar.

El pacto secreto

Las intrigas alcanzaron su punto máximo cuando, en julio de 1902, Italia y Francia firmaron en secreto un acuerdo por el cual Francia reconocía las reclamaciones italianas sobre los territorios otomanos a cambio de una aceptación similar por parte de Italia de las aspiraciones territoriales francesas sobre Marruecos.

Cuando Francia, con el apoyo de España, liberó al sultán marroquí Mulay Hafid en la primavera de 1911 de los asedios de las kábilas del Rif y del Sutlán Azul (en Fez), —un líder saharaui que mandaba sobre las tribus establecidas en lo que hoy es el Sáhara Occidental, Mauritania, Malí y Argelia y opuesto a la penetración francesa aceptada por el Tratado de Algeciras— el sultanato cayó bajo la necesaria protección de Francia.

Esto derivó en el protectorado francés (Tratado de Fez), cediendo la parte norte al Reino de España en virtud del Tratado Hispano-Francés firmado el 27 de noviembre de ese mismo año. El Protectorado español constituía realmente en un sub-arrendamiento del protectorado francés, casi forzado por medio de la diplomacia alemana.

Firma del tratado de Algeciras
07 de abril de 1906, Algeciras, España. El-Hadj el-Mokri, embajador en España, firma el tratado en la Conferencia de Algeciras que permite a Francia patrullar la frontera con Argelia y España para vigilar Marruecos. Imagen © Colección Hulton-Deutsch / CORBIS

Italia declara la guerra al Imperio Otomano

Tras la intervención franco-española en Marruecos, el primer ministro italiano Giovanni Giolitti (1842-1928) no dudó en declarar la guerra al Imperio Otomano el 29 de septiembre de 1911. Poco después de la declaración de guerra, una fuerza italiana comandada por el general Carlo Caneva invadió Tripolitania.

Pronto se hizo evidente que el ejército otomano no era capaz de hacer frente a la fuerza de invasión italiana, que no solo era numéricamente mucho más fuerte, sino que también tenía acceso a carros de combate e incluso aviones con los que bombardearon sin piedad las posiciones turcas. Apenas tres semanas después, Trípoli y Bengasi cayeron en manos italianas y, a principios de noviembre de 1911, el primer ministro italiano declaró la zona anexionada.

Fin de la guerra

Sin embargo, los turcos no tenían la intención de ceder parte de su imperio y, con la ayuda de las tribus beduinas locales, iniciaron una guerra de guerrillas. Por un momento se desató un infierno para las tropas de Caneva, pero cuando un poco más tarde Grecia, Bulgaria, Serbia y Montenegro declararon la guerra al Imperio Otomano, la disputa se resolvió rápidamente y los turcos se vieron obligados a replegarse para responder a la amenaza en los Balcanes.

En octubre de 1912, el sultán turco Mehmed V (1844-1918) firmó un tratado de paz en Ouchy, Suiza, cerca de Lausana, en el que renunció a las reclamaciones sobre Tripolitania, Cirenaica y Fezzan y transfirió su soberanía a Italia, junto a la de Rodas y las otras islas de el Dodecaneso. Fue el fin de la guerra italo-turca.

guerra turquia italia
generale Carlo Caneva

Consecuencias de la guerra Italo turca

Finalmente, la toma de los territorios libios, resultó un gasto tremendamente excesivo para las arcas italianas. Los fondos gubernamentales de 10 años se habían invertido en estas campañas.

La retirada de los turcos del territorio facilitó la expansión italiana hacia el sur, pero el estallido de la Gran Guerra forzó el regreso de las tropas a Europa, con lo que no pudieron afianzar su dominio. Esto facilitó una revuelta en la Tripolitana que obligó al repliegue del ejército colonial italiano hasta la capital. Finalmente los ejércitos italianos que permanecían en África se refugiaron en Túnez (posesión francesa).

Los rebeldes libios, conocidos como sanusíes, recibieron apoyo de las fuerzas otomanas durante estos años de Guerra Mundial para hostigar a los italianos, llegando a realizar incursiones en Egipto donde atacaron a los británicos. En 1917, Italia reconocía la independencia de Libia, comenzando una época de paz en donde los sanusíes se hicieron aliados de los británicos.

Estrategias de desestabilización y nueva campaña italiana

Durante los años 20, Italia, trató de financiar guerrillas y apoyar a líderes afectos a la causa italiana prometiendo autonomía de algunas regiones, como en Cirenaica. Pero finalmente optaron por la vía de las armas viendo que el hombre con quién estaba negociando había aceptado ser el Emir de Tripolitania, además del de Cirenaica, situación incómoda para Italia al ver todas las facciones libias bajo un mismo mando, el de Sayid M. Idris.

rey de libia italia
Sayid Mohammed Idris

Una resistencia inesperada

Tras la nueva invasión italiana, varias tribus beduinas se unieron bajo el liderazgo del carismático Omar Mukthar, quen pronto se convirtió en un símbolo de la resistencia anti italiana con el visto bueno de Idris.

Benito Mussolini será el encargado de organizar la llamada “Pacificación de Libia”, una campaña que durará 11 años (1923-1931). ​ En 1930 ya tenían prácticamente todo el territorio controlado, Sayid Idrís se había exiliado en Egipto y había expulsando a la mayoría de la población nativa hacia campos de concentración al sur.

Mukhtar finalmente lucharía contra los italianos durante casi veinte años hasta que fue capturado por las tropas del general italiano Rodolfo Graziani en 1931 y después de un breve juicio por orden de Mussolini fue condenado a muerte por ahorcamiento el 16 de septiembre.

En abril de 1981, se estrenó un largometraje idealizando los últimos años de la vida de Mukhtar y su lucha contra la ocupación italiana bajo el título: “El león del desierto”, protagonizada por Anthony Quinn y Oliver Reed. Film prohibido en Italia y con una repercusión nula en los países árabes.

La muerte de Mukhtar supuso el final efectivo de la resistencia, y en enero de 1932, Badoglio proclamó el final de la pacificación. En 1934, uniendo los territorios coloniales, los italianos crearon la “Libia” actual.

La Libia Italiana experimento un gran aumento de su economía y mejora de sus infraestructura, pero no hubo paz hasta el final de la Segunda Guerra Mundial cuando Italia fue desposeida de sus territorios coloniales, los cuales ya habían sido ocupados por Gran Bretaña durante el conflicto.

Arresto de Omar al-Mukhtar
Arresto de Omar al-Mukhtar.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!