En PortadaHistoriaMitología e Iconografía

¿Qué ocurrió en Sodoma y Gomorra?

¿Qué dice la Biblia acerca de Sodoma y Gomorra?

El relato bíblico de Sodoma y Gomorra se ubica en el libro del Génesis 18-19. En estas líneas se narra la historia del encuentro de Abraham con Dios y dos ángeles, donde se le dice como advertencia de lo que va a ocurrir:

El clamor contra Sodoma y Gomorra ha aumentado, y su pecado es grande. (Génesis 18:20)

Los versículos 22-33 cuentan cómo Abraham le rogó que tuviera misericordia de estas dos ciudades, porque Lot, su sobrino, vivía en Sodoma con su familia. Sodoma, por cierto, ciudad que podría haber existido en realidad, encontrando su ubicación en el yacimiento de Tall el-Hamman, conservando restos de una extraña destrucción por algún tipo de explosión.

La visita de los ángeles a las ciudades

Génesis 19 relata la visita a Sodoma y Gomorra de otros dos ángeles con forma humana. Lot los recibió en la plaza del pueblo y los invitó a pasar la noche en su casa. Los ángeles aceptaron. Luego:

Aún no se habían acostado cuando los habitantes de la ciudad, los habitantes de Sodoma, rodearon la casa, desde los niños hasta los mayores. Había venido toda la población. Llamaron a Lot y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que entraron anoche en tu casa? Sácalos para que nos acostemos con ellos. ( Génesis 19.4-5)

Tras tal afrenta, los ángeles cegaron a todas estas personas e hicieron que Lot y su familia huyeran de la ciudad para escapar de la ira de Dios, lo cual hicieron.

Sodoma y Gomorra
Joos de Momper (II) – Lot y sus hijas huyendo de Sodoma y Gomorra (1581-1635)

Entonces el Señor hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra. Era del cielo, del Señor. Destruyó estas ciudades, toda la llanura, todos los habitantes de las ciudades y las plantas de la tierra. ( Génesis 19.24 )

¿Cuál fue el pecado de Sodoma y Gomorra?

A la luz de este pasaje, el pecado de Sodoma y Gomorra se ha interpretado con mayor frecuencia como ese intento de violación de los hombres que intentaron abusar de los ángeles (que habían tomado la forma de hombres). De aquí se suele afirmar que provendría el término “sodomía”, que designa el coito anal entre dos personas (homosexual o heterosexual), sea consentido o no. Al mismo tiempo, la Biblia no dice que esta fuera la única razón por la que Dios destruyó a Sodoma y Gomorra, cuyos habitantes ciertamente cometieron muchos otros pecados. Una tradición rabínica afirmaba que los pecados de Sodoma estaban relacionados con la usura y el apego excesivo a las riquezas, otra tradición rabínica afirmaba que en Sodoma se trataba a los visitantes de forma sádica, amputándoles miembros o estirándoselos según les pareciera.

Ezequiel 16.49-50 escribe:

Esto fue culpa de tu hermana Sodoma: ella era soberbia, vivía en la abundancia y en un tranquilo descuido, ella y sus hijas, y no sostuvo la mano de los infelices y de los pobres. Se volvieron arrogantes y cometieron actos atroces frente a mí.

Judas 7 dice:

Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas… se entregaron como ellas a la inmoralidad sexual y al coito contra la naturaleza.

Además de los rabinos, teólogos cristianos y musulmanes han dado diferentes interpretaciones de estos pasajes bíblicos afirmando, en su mayoría, que el pecado de Sodoma y Gomorra, además de la falta de hospitalidad y la violencia, era la homosexualidad. Uno de los principales defensores de esta teoría era Agustín de Hipona.

¿Malas interpretaciones del pasaje?

No obstante, no fueron pocas las discusiones teológicas centradas en el verdadero significado de la petición de los habitantes de Sodoma, que podría resultar de una mala lectura del pasaje.

El término traducido por la palabra «saber»  tiene la raíz yada’ que significa «saber», «saber». A veces se usaba como un eufemismo para «relaciones sexuales» (como «coger» en varios lugares de Hispanoamérica), pero generalmente se refería a relaciones heterosexuales. En el caso de una relación homosexual, otros relatos bíblicos utilizan el verbo sakan que significa “acostarse”.

Algunos exegetas explican, por tanto, que el término yada’ significa «conocer» en el sentido de una solicitud de identidad de los viajeros que, habiendo llegado por la noche a la casa de un extranjero residente en la ciudad (Lot), no habrían sido controlados en la entrada de la ciudad. El crimen de los habitantes de Sodoma parece pues estar relacionado con el grave delito para la Antigüedad de la negación de las leyes de hospitalidad a través de la agresión motivada por el orgullo y la falta de hospitalidad de Sodoma.

Sodoma
John Martin – Sodoma y Gomorra

Lo que ocurrió: El castigo divino

En El Corán ​se hace referencia a la destrucción de Sodoma. No menciona el nombre de la ciudad aunque sí menciona a Lot, y a los mensajeros que le visitan para avisarle. También recoge los detalles del tipo de catástrofe que Dios envía contra las ciudades:

  • Corán 11.82. Y cuando vino Nuestra orden, la volvimos de arriba abajo e hicimos llover sobre ella piedras de arcilla a montones,
  • Corán 15.74. La volvimos de arriba abajo e hicimos llover sobre ellos piedras de arcilla.
  • Corán 54.34. Enviamos contra ellos una tempestad de arena. Exceptuamos a la familia de Lot, a la que salvamos al rayar el alba.

Según la tradición bíblica, que no difiere mucho del Corán (ambas son religiones de raíces hebráicas) Dios envió una lluvia de fuego y azufre que destrozó completamente la ciudad y mató a sus habitantes, así como otras ciudades próximas (al menos otras cuatro ). Se avisó a Lot que no mirase atrás cuando abandonase su ciudad junto a su familia, pero su mujer se dio la vuelta y se convirtió en una estatua de sal.

sodoma tall el hamman
Posibles muros de la antigua Sodoma
(fuente: tallelhammam.com)
sodoma real tall hamman
Múltiples capas quemadas en Tall el-Hammam. En el alto superior, hay tres capas terminales quemadas: una durante la Edad del Bronce Medio (MB II), otra durante la Edad del Bronce Final II (LBA) y una más alta durante la Edad del Hierro (no visible aquí). Cada capa quemada representa el final de un período arqueológico en el sitio. (fuente: https://www.nature.com/articles/s41598-021-97778-3/figures/6)

ArquiteCultura

Una persona normal, historiador y periodista, pero normal a fin de cuentas.

Artículos Relacionados

2 comentarios

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar...
Cerrar
Botón volver arriba