Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria Militar

Napoleón en Rusia: las cifras de la derrota

La campaña empezó el 24 de junio de 1812 y finalizó el 14 de diciembre del mismo año

Pensando Napoleón que venciendo a Rusia pondría de rodillas a Gran Bretaña, en verano de 1812 emprendió una campaña contra el imperio ruso que, junto a la cruenta guerra en España, dejarían muy tocado –militarmente hablando– a las fuerzas del corso

napoleon rusia alejandro derrota
Collage de la invasión francesa de Rusia (Blaue Max)

La Grande Armée se prepara para invadir Rusia

En 1812, Napoleón Bonaparte contaba con la Grande Armée, el ejército más poderoso del momento.

El corso se llevó a Rusia alrededor de 440.000 de esos hombres, a los que posteriormente se le unieron las tropas del mariscal Víctor, las Divisiones Durutte y Loison, lo que elevaría la cifra a más de 690.000 hombres. Con estas cifras las tropas de Napoleón superaban en dos a uno a las rusas. El emperador tuvo que recurrir a efectivos de sus aliados, así que no todos los soldados que se lanzaron contra Rusia eran franceses, también había desde alemanes hasta portugueses.

El elemento más decisivo en el campo de batalla para los tropas de Napoleón era la artillería, la cual usaba de forma agresiva y no como mero apoyo a los batallones de infantería. Contaba con personal con amplia experiencia, ganada en campañas anteriores; tropas que además idolatraban al emperador. Las cifras de este cuerpo eran de 1.800 piezas de toda clase, entre cañones y obuses.

napoleon rusia alejandro francia
Napoleón Bonaparte, por Jacques Louis David. Museo de arte del palacio de Belvedere, Viena, Austria

En la infantería, como anteriormente se ha comentado, más de la mitad de los efectivos no eran de nacionalidad francesa, sino de estados aliados, sumaban alrededor de 250.000 hombres.

La fuerza de caballería estaba formada por 150.000 jinetes, a los que hay que añadir 50.000 animales para tirar de los 1.500 carros del elemento logístico. En el futuro muchos caballos terminarían en el plato de las hambrientas tropas.

El ejército que se encargaría de invadir Rusia estaría formado por varios cuerpos de infantería, dos de caballería y la Guardia Imperial, además de trece cuerpos de ejército de apoyo.

Al mando de esta poderosa fuerza militar estaba Napoleón Bonaparte, comandante supremo y con 250.000 hombres bajo su mando. Junto a él le acompañaron grandes oficiales como mariscal Eugène de Beauharnais, el mariscal Nicolas Davout, Joaquín Murat o su hermano pequeño Jerónimo Bonaparte (que no tuvo un muy buen papel en la campaña) llevaban al resto de la fuerza principal.

También contaban con unas poderosas fuerzas aliadas, como hemos dicho, el 10 Cuerpo al mando del mariscal MacDonald, con 32.500 hombres y Karl Philipp de Schwarzenberg, que dirigía los 34.000 hombres de las tropas auxiliares austriacas.

Además contaban con un contingente de reserva de cerca de 225.000 soldados.

napoleon rusia alejandro campaña
Napoleón marcha sobre Moscú con sus tropas, por Jean-Louis-Ernest Meissonier

El ejército del Zar Alejandro I

En cuestión de cifras en el ejército ruso hay que matizar, y bastante, ya que el ejército ruso situado en la frontera frente a Prusia y Polonia no superaba los 180.000 hombres.

Según se decía, el zar Alejandro, pagaba la soldada a 600.000 hombres pero debido a la corrupción que imperaba en su ejército, hacía que existiese una enorme diferencia entre lo pagado y los efectivos que tenía; por lo que así se puede llegar a entender cómo podían hacerse efectivas soldadas para 600.000 hombres mientras realmente solo se contaba con 420.000 soldados regulares.

Dentro de la cifra de 420.000 hombres se incluyen a los distintos efectivos distribuidos a lo largo y ancho del imperio, menos a los cosacos. Cuando empezó la guerra, las nuevas levas aportaron con mucho esfuerzo unos 80.000 hombres, que fueron enviados a los depósitos y se unieron al ejército en Smolensko y Kaluga. Pero en un principio, las tropas que pudieron enfrentarse a los franceses fueron de 180.000 hombres.

Las defensas Rusas contaban:

– En la frontera frente a Prusia y Polonia: 180.000 hombres.

– En el Dvina y el Dnieper, depósitos y nuevas formaciones: 30.000 hombres.

– En Finlandia: 20.000 hombres.

– En Moldavia: 60.000 hombres.

– En la frontera oriental: 30.000 hombres.

– En el interior, depósitos y nuevas formaciones: 50.000 hombres.

– Tropas de guarnición: 50.000 hombres.

Total: 420.000 hombres.

napoleon rusia alejandro zar
Alejandro I de Rusia

Podemos decir que al principio de la campaña el cuerpo de infantería estaba formado por 150.000 hombres a los que con el paso de los meses se les sumarían cientos de miles, según se dice pudieron llegar a juntar cerca de 900.000 hombres con esta fórmula.

Los rusos contaban con 1.000 piezas de artillería de toda clase y 70.000 jinetes regulares a los que habría que sumar parte de ocho regimientos de cosacos formaban la caballería.

La distribución de las unidades rusas en un principio era de tres ejércitos, con ocho cuerpos de ejército de infantería y uno de caballería. Al mando estaba el general Mijail Barclay de Tolly, jefe del I Ejército; general Mijail Bagration, responsable del II Ejército; y el general Mijail Kutusov, jefe del I Ejército en sustitución de Barclay.

 rusia alejandro kutusov
Mijail Kutusov, por R.M. Volkov. Palacio y museo estatal de Gátchina

La desastrosa retirada de la Gran Armée

A pesar de haber entrado las tropas napoleónicas en Moscú el 14 de septiembre, el emperador y sus hombres tuvieron que huir de la ciudad debido a un gran incendio que asoló la capital.

Después de un mes esperando a que Alejandro I pidiera la paz, a la que este se negó, Napoleón ordenó la retirada retomando el camino devastado por el que había avanzado al principio de la campaña. Esta retirada sería una larga y penosa vuelta atrás para su Gran Armée, acosada por los ataques rusos y padeciendo hambre y frío.

Las bajas de la Gran Armée

Cuando las tropas de Napoleón se reunieron tras el Vistula tras una larga retirada, solo pudieron contarse 23.000 hombres, a las que se sumarían las tropas austriacas y prusianas, reuniendo unos 35.000 hombres.

En total, habían regresado de Rusia 58.000 hombres, quedando atrás 552.000 entre muertos y prisioneros. Se perdieron 167.000 caballos y 1.200 cañones.

El ejército ruso sufrió unas 450.000 bajas a lo largo de toda la campaña.

francia rusia alejandro armée
Retirada de Moscú, por Adolph Northern

Es importante destacar dos puntos que contribuyeron al fracaso francés:

  1. El ejército francés llegó demasiado debilitado a Moscú para que la empresa pudiera triunfar. En Smolensko ya había perdido un tercio de las fuerzas y en Moscú ya no quedaba más que un tercio.
  2. Los combates de Viazma, Krasnoie y del Beresina causaron graves pérdidas a las tropas de Napoleón. Básicamente los resultados obtenidos fueron debidos al vigor con el que se llevó a cabo la persecución. El ejército francés fue totalmente destruido.

Fuentes:

Carl von Clausewitz (2005). La campaña de Rusia

David Chandler. Las campañas de Napoleón: un emperador en el campo de batalla: de Tolón a Waterloo (1796–1815)

Albert Manfred (1988). Albert Manfred

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar