#MicroArtículo

La «leona herida» del Palacio de Nínive

Un básico en la Historia del Arte

Nos sorprende el realismo de este bajorrelieve en alabastro, con esta leona herida, a pesar de la ausencia de ambientación y de decoración vegetal, las imágenes de animales heridos, muertos, saltando en el aire y defendiéndose revelan un asombroso estudio anatómico por parte del artista.

leona Nínive

Una de las figuras más destacables de los bajorrelieves asirios es la de «la leona herida», que nos transmite con especial dramatismo la agonía y el dolor de este animal. Las fuertes patas anteriores arrastran el resto del peso del cuerpo que ya no responde, debido a la herida mortal de flecha que atraviesa su columna.

La composición nos da un efecto tridimensional del momento y nos podría revelar que fue, quizás, la flecha paralela a la extremidad delantera izquierda la primera que impactó sobre la fiera.

leona Nínive
Cacería de Asurbanipal en el Museo Británico

El mural al que pertenece esta figura nos muestra el resultado final de una cacería liderada por el rey Asurbanipal de Asiria (h 668 aC. – 627 aC), en el que mostraba su destreza con el arco y se presentaba como portentoso cazador. Hechos como estos se representaban a modo de propaganda con el fin de recordar a los súbditos el poder innato del monarca.

La cacería de leones, considerados animales nobles y agresivos, era un deporte real. No era extraño que los soberanos asirios enjaularan a estos animales para liberarlos en sus jardines, o en entornos cerrados, para darles caza con su arco o lanzas, en ocasiones delante de espectadores, haciendo de esta acción un espectáculo.

leona Nínive

Artículos Relacionados

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad