#MicroArtículo

El meteorólogo que estuvo 13 años trabajando en soledad en el Ártico

El trabajo fotográfico de Evgenia Arbugaeva: "Weather Man" (2014)

Vyacheslav Korotki, más conocido como Slava, vivió durante 13 años en el mar de Barents, un lugar donde la nieve y el frío son casi el único paisaje. Habitó y trabajó en una casa de madera centenaria que se convirtió en estación meteorológica en el año 1933.

A este lugar fue enviado por el estado ruso prácticamente todo el año para medir y registrar las condiciones climáticas y transmitir luego los datos por radio a Moscú. El pueblo más cercano está a más de una hora de viaje en helicóptero, pero no suele ir mucho, a él le gusta estar solo; ver la Tv, leer y poco más. Slava fue en su juventud un Polyarniki, una especie de explorador de territorios desconocidos contratado por el Estado. Odia las ciudades, su ruido, sus prisas...

En la residencia que ocupó, una antigua máquina de clave morse y un retrato de Yuri Gagarin, sacado de un recorte de prensa de 1961, decoraban su austera vivienda, en una tundra donde las temperaturas alcanzan los 40 grados bajo cero.

mar de Barents
Foto: © Evgenia Arbugaeva
mar de Barents
Caminando hacia el observatorio abandonado en Kotelniy . Foto: © Evgenia Arbugaeva
mar de Barents
Foto: © Evgenia Arbugaeva
mar de Barents
Foto: © Evgenia Arbugaeva
mar de barents
Foto: © Evgenia Arbugaeva

Nadie se lo imagina pero está casado, aunque no tiene hijos, su esposa vive en la pequeña ciudad de Arcángel, en la desembocadura del Báltico. La fotógrafa Evgenia Arbugaeva capturó estas imágenes a las que tituló «Weather Man», en 2014. En ellas, Vyacheslav parece —en palabras de la artista:

…el mismo viento, porque se funde con la tundra y el cielo.

mar de Barents
Foto: © Evgenia Arbugaeva
Foto: © Evgenia Arbugaeva
Foto: © Evgenia Arbugaeva

Estas son algunas de las palabras del meteorólogo, hablando sobre su vida:

«Nací en la aldea portuaria de Tiksi (República de Sakha) en el mar de Laptev. Cuando era niño, mi padre, profesor de biología, me llevaba a pescar con él, y a veces íbamos a la estación polar, donde los meteorólogos nos invitaban a tomar té con rododendro y mermelada de moras. Allí hablaban de la aurora boreal, de las nubes…»

Foto: © Evgenia Arbugaeva
Las notas y dibujos de Slava, con una foto recortada de Yuri Gagarin . Foto: © Evgenia Arbugaeva

«Mi hermana y yo pasamos toda nuestra infancia en el mar, nuestros padres trabajaban en un barco. Luego, yo mismo me convertí en el operador de radio del barco.

Luego me casé y mi esposa le dijo: elige, yo o el mar. Entonces la elegí a ella, pero después de diez años no pude soportarlo y me fui a la estación. Me atraen estos lugares. Se puede decir que aquí vivo como en un gran barco: hay mar por todos lados, sin el cual no puedo vivir».

En aquella famosa entrevista de 2014, el propio Slava admitió con tristeza que pronto se retiraría y se iría: en verano construyeron una nueva casa en Chodovarih, con una computadora y un sistema de vigilancia automático. Seguramente a día de hoy estará en su casa, ya jubilado, tenía 63 años cuando hicieron este reportaje (2014). 

A través de
EVGENIA ARBUGAEVA
Fuente
HIPERBOREA Hombre del tiempo

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad