ArteEdad ContemporáneaEn PortadaPintura

Malévich, creador del Suprematismo: La abstracción geométrica rusa

El suprematismo de Malévich fue creador de un mundo pictórico no objetivo

Con el Suprematismo, Malévich es el creador del primer lienzo sin objetos conocido en la era moderna. La abstracción es una innovación para los artistas vanguardistas. Su compleja interpretación pone en desacuerdo a la crítica llegando a ser un tema cuestionable todavía hoy.

Malévich creador suprematismo obra
Suprematismo, 1915, óleo sobre lienzo, Museo del Estado Ruso

El siglo de las vanguardias

El siglo XX se inicia revolucionario en muchos aspectos. Será por el arte y la cultura, por el que será conocido como el siglo de las vanguardias. Este está cargado de escuelas y movimientos con un marcado pluralismo de ideas, técnicas y estilos. No es raro constatar que los artistas vanguardistas hayan pasado por diferentes estilos hasta entregarse a uno de ellos. En muchos casos, ellos fueron los mismos artífices. Vemos por ejemplo como el futurismo es atribuido a Marinetti, el cubismo a Picasso y el suprematismo a Malévich.

Malévich creador suprematismo influencia
Impresión del Sol Naciente, 1872, óleo sobre lienzo, 48 x 63 cm. Museo Marmottan Monet de París

La abstracción hoy

El transcurrir de los años ha ido dando caché, al arte puro, más conocido como abstracción. En la sociedad actual, es un arte menos apreciado en contraste con el valorado virtuosismo técnico de la pintura figurativa. No solo se trata de que se cuestione la abstracción como arte; algunos artistas, críticos y apasionados del arte lo ven como una burla en sí mismo. Afortunadamente, cada vez más ese pensamiento es una minoría y el arte hoy, independientemente de su forma, ha alcanzado un alto porcentaje de respeto en la sociedad.

Malévich creador suprematismo blanco sobre blanco
Cuadrado Blanco sobre Blanco, 1918, óleo sobre lienzo, 78,7 x 78,7 cm. MOMA de Nueva York.

Las etapas del pintor

Desde niño Malévich está interesado en captar las impresiones de la naturaleza. Algo que se ve reflejado en las obras creadas durante su etapa como estudiante. Su estilo se integra en el canon formal de la época. Son obras tradicionales, simbolistas y neo-impresionistas pero desligadas del realismo naturalista imperante. El creador toma como punto de partida el impresionismo francés que conocerá a través de revistas.

Malévich creador suprematismo impresionismo academia
Retrato de un miembro de la familia del artista , 1906, óleo sobre lienzo, 68 x 99 cm. Museo Stedelijjk de Amsterdam.

Conoce las obras de nabis y fauves que le impresionan y hace una revisión de su pintura hacia el neoprimitivismo. Se aleja de la representación realista y avanza en una siguiente etapa hacia la descomposición, practicando las técnicas cubistas. El cubismo, genera autonomía a la pintura por primera vez en la historia y la conduce hacia el arte puro, un nuevo lenguaje expresivo total.

Malévich cubismo creador suprematismo
Eclipse parcial. Composición con Mona Lisa, 1914, Carboncillo, óleo y collage, 62 x 49,5 cm. Museo del Estado Ruso

Todavía hoy para el espectador común es difícil comprender y considerar algo que no puede interpretar. En la visión de Malévich la pintura no necesita estar ligada a la realidad para ser arte. Es precisamente en esto en lo que se establece la filosofía suprematista del creador:

La obra de un pintor realista refleja la naturaleza como tal y la representa como un «todo» armonioso y orgánico. En este tipo de reproducciones de la naturaleza, no se reconoce ningún elemento creativo, pues la creatividad no radica en la inmutable síntesis de la interpretación. Un artista que no imita, pero crea, se expresa a sí mismo. Sus obras no son reflejos de la naturaleza, pero sí nuevas realidades, no menos importantes que las realidades de la propia  naturaleza.

-Kazimir Malévich, 1927

Malévich creador símbolos suprematismo
Círculo negro, 1923, óleo sobre lienzo, 106 x 106 cm. Museo del Estado Ruso

En la convivencia con otras vanguardias el pintor conocerá a importantes e influyentes personalidades del sector cultural. De estas relaciones surgirán diferentes proyectos. Malévich se preocupa en todo momento de hacer llegar su pensamiento artístico a través de escritos y manifiestos. Enseña y explica las pautas necesarias a sus alumnos en las escuelas. Trata de hacerles comprender esta nueva forma de expresión que ha nacido de su ejercicio como artista.

Malévich creador suprematismo ópera futurista
Boceto del escenario, 2º Acto, 5º Diseño, 1913, Carboncillo sobre papel, 21 x 17 cm, Museo Nacional de la Música y el Teatro de San Petersburgo

Victoria sobre el Sol es una ópera futurista, es uno de los proyectos en los que el artista participara como creador de figurines y escenarios. La obra celebra la supremacía de la técnica sobre la naturaleza. Es, en esta colaboración, donde aparecen por primera vez símbolos del suprematismo.

Malévich creador figurines escenarios Suprematismo
Muchos en uno, 1913, dibujo en acuarela y tinta china, 27,1 x 21 cm, Museo Nacional de la Música y el Teatro de San Petersburgo

La creación de un movimiento

En la obra suprematista de Malévich el arte intenta huir de servilismos ideológicos y elevarse y desligarse de lo mundano,  algo que no es compartido por sus coetáneos y que le ha generado, en ciertas ocasiones, algún que otro rechazo. Así se lo hace ver su compatriota Aleksandr Ródchenko, al que, en respuesta, el creador del suprematismo tilda de “constructivista”. Tampoco será bien recibido por algunos miembros de la Escuela de la Bauhaus quienes lo tachan de romántico. El arte de Malévich no atiende a ruegos ni peticiones y se configura como una nueva forma de creación autónoma.

Malévich creador suprematismo color y forma
Construcción suprematistica, 1915, óleo sobre madera, 72 x 52 cm.

La abstracción de la época rechaza lo representativo, lo simbólico y lo decorativo. Copiar del natural es rechazado y se culpa al arte anterior de representar lo real, pues la pintura no puede ser naturaleza de segundo grado. En el arte puro el tema debe ser la pintura. El pintor debe hacerla hablar y los significados deben ser sus valores plásticos y su representación bidimensional. La pintura decorativa es casi una ofensa, pues su función es política, ética y estética.

La obsesión por trabajar sin comprometerse con la realidad y entregarse por entero a la pintura en sí no es lo común entre sus contemporáneos. El término suprematismo se refiere a un mundo por encima, a una realidad suprema, la de la sensación pura. Es un término que el autor inventa inspirándose en su lengua materna, el polaco.

Interpretar el cuadro sin objetos

Malévich cuadrado negro creador suprematismo
Cuadrado negro sobre fondo blanco, 1914-1915, óleo sobre lienzo, 79,5 x 79,5 cm. Galería Tretyakov de Moscú

En 1917 la Revolución Burguesa y la Revolución Bolchevique ponen fin al “reino de los zares. Algunos artistas contribuyen con su arte en la revolución. Malévich sigue comprometido con el proceso creativo considerándolo una deformación. Mantiene el desacuerdo con todas las formas artísticas del pasado e impera en él un deseo de ausencia del objeto. Su arte no intenta reproducir una realidad tangible y concreta, busca traspasar lo real y encontrar un universo pictórico no objetivo. Para el artista el cubismo ya no tiene sentido pues no puede evolucionar.

Malévich creador suprematismo exposición futurista 0,10
Última exposición futurista 0,10

En la última exposición futurista “0,10”, Malévich expone por primera vez un conjunto de obras no objetivas. La muestra artística es un escándalo. La crítica, y con ella la sociedad, no entienden esta nueva idea. Consideran que han perdido aquello de lo que antes disfrutaban. El artista responde de manera textual  “no se esperaba otra cosa”  y considera que había cumplido su función: liberar al arte del peso de los objetos.

Cuadrado negro sobre fondo blanco se instala en la parte superior de la pared, en una esquina de la sala. Se trata de un lugar estudiado por el artista, es ahí donde se disponen los símbolos religiosos por aquel entonces. Se trata de la primera obra sin objetos de la era moderna. Esta forma de expresión particular está ligada a múltiples interpretaciones y es el artista,  en su presentación,  quien da pie a ello. La obra se presenta en San Petersburgo, en pleno conflicto bélico.

Malévich trata de configurar su propio abecedario suprematista: el cuadrado o ”la forma cero”, el círculo y la cruz. Estos elementos generan un sinfín de posibilidades plásticas para el artista y nuevas interpretaciones para la crítica. El ciclo suprematista es inaugurado por el negro en 1913, seguido del rojo en 1915 y el blanco en 1918.

Malévich cruz negra creador suprematismo
Cruz negra, 1923, óleo sobre lienzo, 106 x 106 cm. Museo del Estado Ruso

Hay que destacar que su actividad cultural no se limita a la pintura, como profesor, surgirán ideas que serán trasladadas a las artes aplicadas. Así mismo también formará el grupo UNOVIS y es ahí donde se relaciona con el también profesor El Lisssitsky. Será a través de Malévich por lo que este entrará en contacto con el constructivismo, adoptando una actitud muy política.

Condenado a la figuración, por suerte

Stalin restringe cada vez más la libertad artística, exige que el arte sea comprensible por las masas. Pretende propagar verdades inequívocas a través del realismo del siglo XIX. Ante estas imposiciones el creador del suprematismo reacciona con diferentes escritos donde defiende los aspectos innovadores del arte  y no tolera las imposiciones para la creación de obras monumentales para la gloria de los superhombres soviéticos. Será esta la etapa final más interesante del autor.

En 1927 el Instituto Nacional de Historia del Arte de Leningrado lo despide como profesor. Malévich escribe al director para hacerle llegar su decepción con la política:

“Aquellos que desde el principio de la Revolución de Octubre trabajaban incansablemente en el desarrollo de su obra, no por miedo, sino por entusiasmo, hoy son excluidos.” 

-Kazimir Malévich, 1927

Su obra va a parar a los depósitos de los museos soviéticos hasta 1962.

Malévich creador rural suprematismo campesinos
De Sportlieden,1928-1930, óleo sobre lienzo, 42 x 164 cm. Museo del Estado Ruso.

El creador del suprematismo regresa a la pintura figurativa, acercándose al realismo. Esta vez lo hace para tratar de formar parte del discurso político y social y asumir una actitud crítica. Se censuran las obras creadas fuera del guión estipulado y los artistas académicos son incentivados. Los personajes de los cuadros del artista durante esta fase son anónimos y sin rostro,  estigmatizadas, con los brazos en cruz o sin ellos, como si estuviesen atados. Representa a los campesinos expresando la destrucción provocada por la modernización rural.

Malévich creador suprematismo realismo retrato figuración
Retrato de un hombre, 1930, óleo sobre lienzo, 54,5 x 49 cm.

No significa el abandono del suprematismo sino la participación del artista en el discurso oficial del arte, al que no consigue entrar por su actitud diatriba. En el reciente estado soviético, los tiempos son difíciles para los artistas que se salen de la marcada línea oficial y el creador del suprematismo ve como sus escritos son prohibidos.

Aparecen obras como Casa Roja, a la que no se puede entrar debido a la ausencia de ventanas y puertas, ni es posible que esté habitada. Parece querer representar el hermetismo al que se ve abocado el arte. La vivienda está representada como un bloque, sin alma, recordándonos a la “forma cero” en medio del paisaje. Es una casa de ciudad que no pertenece al mundo rural colocada en el centro, destruyendo el paisaje campestre. Es la metáfora de la colectivización forzada de la agricultura soviética.

Malévich creador etapa final arte suprematismo
Casa roja, 1932, óleo sobre lienzo, 63 x 55 cm. Museo del Estado Ruso.

Si te ha gustado este artículo puedes visitar la exposición temporal de la Fundación Mapfre en MadridDe Chagall a Malevich: el arte en revolución  en el Paseo de Recoletos, 23  hasta el 5 de mayo de 2019.

Fuentes

Simmen J., Kolja Kohlhoff, Malevitch, vida y obra, Bonn, Könemann, 2001.

Dempsey ,A., Estilos, escuelas y movimientos, Londres, Blume, 2002.

Etiquetas

María Dolores Regueira Campos

Artista visual, Licenciada en Bellas Artes. Publicista, millennial, nómada y diseñadora gráfica a la fuga.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar