ArteEdad ContemporáneaEn PortadaHistoriaPintura

Cuando acusaron a Picasso de robar la “Mona Lisa”

La película española "La Banda Picasso" se centra en este curioso suceso

El 22 de agosto de 1911, el artista parisino Louis Béroud, famoso por pintar y vender copias de obras de arte sacadas de las paredes del Lovre, entró al museo para iniciar una copia de la Mona Lisa. Cuando llegó al “Salon Carré” donde el Da Vinci había estado expuesto durante los últimos cinco años, en el lugar del cuadro se encontró con cuatro alcayatas de hierro y ninguna pintura.

picasso robo mona lisa
El “hueco” de la Mona Lisa aquel agosto de 1911

Béroud, corriendo por los pasillos y gritando, alertó a los soñolientos guardias que no se creían que pudiera haber sido sustraída e incluso llegaron a suponer que la pintura debía haber sido llevada a algún taller para limpiar o fotografiar, hasta que finalmente se confirmó que la Mona Lisa había sido robada.

El Louvre estuvo cerrado durante una semana entera, los administradores del museo perdieron sus trabajos, las fronteras francesas se cerraron a fin de inspeccionar cada barco o tren que saliera de Francia y se anunció una recompensa de 25.000 francos por recuperar la pintura. La sociedad parisina quedó devastada al difundirse las noticias sobre la pérdida de tan preciada pieza. Todo lo que pudieron encontrar fue un marco abandonado que según parecía era el original de la Mona Lisa.

picasso robo mona lisa
Portada de la revista italiana “La Domenica del Corriere” ilustrando en la portada su recreación del robo

Los detectives comenzaron a interrogar sospechosos, entre ellos al conocido literato Guillaume Apollinaire, un poeta de vanguardia, crítico de arte y co-creador del cubismo. Se sospechaba de el, ya que alguna que otra vez había proclamado que el Lourve debía ser “quemado por completo”. Aquellos comentarios sacados de los textos del futurista Marinetti, otrora no tenidos en cuenta, lo llevaron ahora a la cárcel como sospechoso del robo.

El impredecible Apollinaire, que a menudo caminaba por las calles de París siguiendo a los extraños y los describía en voz alta, no se le ocurrió otra cosa que levantar sospechas sobre un gran amigo suyo, el Sr. Pablo Picasso. Dos de los grandes protagonistas del nuevo movimiento artístico, rebeldes intelectuales que luchaban contra el academicismo, terminaron así como sospechosos del caso. Un amigo implica al otro como si se burlara de todo, así era el humor de Apollinaire. 

Aquel joven español, luz principal del arte vanguardia, fue llevado ante un tribunal para un intenso interrogatorio, pero Picasso no perdió la calma y afirmó una y otra vez tranquilamente su inocencia. Apollinaire y Picasso fueron liberados más tarde. No sin descubrir que Apollinaire había dado refugio a un amigo belga, Joseph Géry Pieret, que había robado varias estatuillas egipcias del Louvre que el mismo poeta tuvo que recuperar y entregar poco después, según se cuenta algunas las tenía en su casa.

La Mona Lisa, supuestamente perdida para siempre, apareció dos años y medio —casi— más tarde. Al parecer, un empleado (cristalero según cuentan) del museo, Vincenzo Peruggia, de origen italiano, había robado la pintura después de pasar la noche en un escobero y de salir del museo con el Da Vinci escondido bajo su abrigo. Fue así de fácil.

picasso robo mona lisa
recreación del robo

Finalmente fue atrapado cuando trataba de organizar la venta del cuadro a los directores de la Galería Uffizi en Florencia. Vincenzo era un patriota italiano y creía que la  Mona Lisa era un símbolo de Italia que debería haber sido devuelto a su tierra natal. Peruggia fue aclamado por su patriotismo en Italia y solamente cumplió siete meses en la cárcel por el crimen. Antes de regresar al museo desde Florencia, la pintura se exhibió en la misma ciudad, Roma y Milán.

El ladrón quería traer la pintura de regreso a Italia porque pensaba que, como tantas otras obras de arte europeas, había sido robada por Napoleón; lo que no sabía es que Leonardo da Vinci llevó esta pintura como un regalo para el rey Francisco I cuando este le llamó a Francia para que fuera pintor de su corte.

Mona Lisa en el Louvre, por Louis Beroud (1911)

En 2012 se estrenó la película “La Banda Picasso” inspirada en este robo, en los personajes que lo rodearon y sobre la detención del pintor malagueño por parte de la Gendarmería francesa, que le atribuía formar parte de una banda extranjera de ladrones de arte. Personalmente fue una película que me encantó, una forma diferente (que no mala, si no al contrario) de ver a estos grandes del arte, destacaría el personaje de Guillaume Apollinaire en la película, muy fiel reflejo de lo que debió ser aquel “poeta loco”. Os recomiendo que la veais.

picasso robo mona lisa gioconda
Escena de la película con los personajes que interpretan a Picasso (Ignacio Mateos) y a Guillaume Apolinaire (Pierre Benezit)

Etiquetas

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, director de este proyecto e Historiador del Arte (UNED) . Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar