Edad AntiguaEn PortadaHistoria

Boudica, reina de los Icenos. Enemiga de Roma

Su nombre proviene de la palabra 'Bouda', que significa victoria.

Después de que sus hijas fueron violadas por legionarios, la reina Boudica llevó a su pueblo a la guerra alrededor del año 60 d.C. Protagonizó el último gran levantamiento de los pueblos celtas contra Roma.

Era muy alta, terrible y de penetrante mirada. Su voz era áspera, su cabello rubio y tan largo, que le caía hasta las caderas. Llevaba un gran collar de oro alrededor del cuello (un torque) y unos ropajes amplios y multicolor, sobre los cuales se había abrochado una gruesa capa de soldado con un broche.

Estaba en pie y balanceaba una lanza en su mano, lo que aterrorizó a todos.

Boudica Roma lanza
grabado de Boudica (1815. Royal Academy of Arts)

Con estas palabras, el historiador romano Dión Casio, describió a una mujer que desafió a la potencia mundial del momento, Roma. Era Boadicea (o Boudica), la reina de los Icenos, que en el siglo I d.C. convocó a los pueblos de la isla británica para alzarse contra sus invasores.

La conquista de Britania

Por dos veces, en el 55 y 54 a.C., César cruzó el Canal de la Mancha durante sus campañas en la Galia, pero fue solo una demostración de poder. Se desconoce si planeaba una conquista de las islas o era simplemente una expedición de reconocimiento. No obstante pactó alianzas con una de las tribus celtas más fuertes de la zona, los trinovantes.

No fue hasta Claudio, en el 43 d.C. que comenzó una invasión romana a gran escala. Cuatro legiones bajo el mando de Aulo Plaucio se destinaron a Gran Bretaña con el pretexto de tener que resolver disputas entre los aliados de Roma y pronto pusieron bajo su dominio a gran parte del sur y centro de lo que hoy es Inglaterra. Para el año 60, Gales y el centro de Inglaterra se habían incorporado a la provincia de Britania.

La civilización romana había llegado. Los colonos, incluidos muchos legionarios retirados, y su administración eficiente y codiciosa facilitaron una excelente red de élites locales colaborativas con las que Roma aseguró su nueva provincia.

MAPA BOUDICA
mapa: invictuspopuli.wordpress.com)

El trato de Roma hacia los Icenos

Cuando el esposo de Boudica, Prasutago, aliado de Roma y jefe de los Icenos redactó su testamento hacia el 60 dC., legaba su reino a sus hijas. Pero Roma se interpuso, alegando que no reconocería la independencia de sus tierras si las heredaba una mujer. Para garantizar la paz, Prasutago, legó entonces su reino a partes iguales entre sus hijas y el emperador Nerón.

Cuando Prasutago murió, su testamento fue ignorado, y su reino fue anexionado como si hubiera sido conquistado. El procurador Cato Deciano se apropió de toda la herencia del rey fallecido, confiscado tierras y bienes y ordenó que los nobles fueran tratados como esclavos. Según se dice, el rey había pedido dinero a los romanos y los icenos no podían pagar esa deuda.

Según las crónicas de Tácito, azotaron a Boudica y violaron a sus dos hijas, algo que desató una furia que Roma pagaría caro.

Boudica, por John Opie
Boudica, por John Opie

La rebelión de las tribus britanas

Cuando Roma reclamó los préstamos que habían otorgado a los británicos en la región, estalló el levantamiento.

Los Trinovantes y otras tribus pronto se unieron a los Icenos. Después de todo, se dice que 120,000 guerreros se suaron al grito de batalla de Boudicca. Las condiciones para el levantamiento fueron favorables, ya que el gobernador, Suetonio Paulino, estaba desplazado en Gales, en plena campaña militar.

Los guerreros de Boudicca derrotaron con éxito a la Novena Legón romana y destruyeron la odiada colonia veterana Camulodunum (Colchester), luego destruyeron Londinium (Londres) y Verulamium (St. Albans),. La Novena Legión involucrada aparentemente era un destacamento de la famosa Legio IX Hispana creada por Julio César.

Los celtas incendiaron todas y cada una de esas colonias; se dice que cerca de 70,000 romanos fueron masacrados.

BOUDICA PELICULA
escena de la película “Boudica” 2003) de Bill Anderson

Del propio Londinium tuvo que escapar el procurador Deciano, que dejó a unos 500 hombres para proteger su fuga a la Galia. Pero pronto la situación cambió. Suetonio Paulinus avanzó contra los insurgentes con su legión y auxilia.

La última batalla de Boudica

Hubo una batalla en el camino que conducía desde Londres al noroeste del país. Al igual que César en Alesia, los romanos también estaban en inferioridad numérica. Los historiadores estiman que se enfrentaron 80,000 celtas contra 10,000 afines a Roma; otros afirman que era una diferencia de 5 contra 1. No obstante, los celtas, no tenían ninguna posibilidad contra la disciplina y el poder de lucha de los romanos. El ejército de Boudica no estaba bien armado, ni bien adiestrado.

Cuando Suetonio vio en la retaguardia enemiga los carros de las familias de los guerreros celtas, no se lo podía creer, pero sabía que aquello sería la perdición de sus enemigos.

Cuando Boudica atacó, las formaciones romanas arrojaron una lluvia de lanzas que acabó en segundos con el frenesí de combate celta. Retrocedieron, con grandes bajas.

Boudica (ilustración actual)
Boudica (ilustración actual)

Entonces, Suetonio, ordenó avanzar a sus legionarios a paso lento, cubriendo sus flancos con escudos. Al verlos sobre ellos, Boudica, ordenó una nueva carga, pero los romanos los hicieron polvo con sus espadas y defensa férrea de escudos.

La derrota de los clanes

A los pocos minutos de combate, desesperados, los britanos comenzaron a huir del campo de batalla, aplastándose unos a otros, mientras los legionarios continuaban su avance sin pausa.

En su desesperación, los britanos no solo aplastaban a sus compañeros de armas, si no que, al llegar al fondo de sus filas comenzaron a atropellar a las mujeres, niños y ancianos que esperaban en la retaguardia. Cuenta que aquella avalancha humana produjo más víctimas que la batalla, cerca de 40,000 personas murieron por aplastamiento en aquella deserción.

Los romanos no tuvieron piedad, ni de mujeres, ni de niños y durante el resto de la jornada se dedicaron a masacrar a los heridos e incluso a los caballos. Eliminaban todo lo que tuviera vida en aquella retaguardia ya maldita.

La muerte de Boudica

Contaba Tácito que Boudicca acabó con su vida ingiriendo veneno, aunque en la versión del suceso que contó Dion Casio afirmaba que había enfermado de dolor por la derrota y había muerto a causa de ella.

Los derrotados pueblos celtas se retiraron a las áreas más remotas en el oeste de Gran Bretaña y a la Galia, mientras que los romanos continuaron avanzaron hacia el noroeste de Escocia alrededor del año 80. Después del levantamiento de la reina Boudica, los celtas, desaparecieron del mundo romano para convertirse, poco a poco, en uno más de los pueblos asimilados.

Fuente
De vita et moribus Iulii Agricolae /Tácito)Ab excessu divi Augusti (Annales) /Tácito)Discursos de Boudica en Tácito y Dio
Etiquetas

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar