Edad AntiguaEn PortadaHistoria

Boudica, la reina guerrera que desafió al poder de Roma en Britania

Venerada en la era victoriana como heroína nacional

Todo comenzó por la avaricia del procurador Deciano Cato, que rompería el acuerdo amistoso que tenía el reino de los icenos con Roma.

boudica roma icenos britania
Mapa de las tribus britanas del sudeste inglés (Wikimedia)

Prasutago, rey de los icenos

Hasta su muerte en el año 59 d.C., el reino de los icenos estaba gobernado por Prasutago, cuyos dominios lindaban al norte con el territorio de los trinovantes y se extendía por East Anglia, en torno al actual Noforlk.

Prasutago era rey “cliente” de Roma, y esta alianza le había proporcionado a su reino cierto grado de prosperidad y paz. Otras tribus de Britania ofrecieron resistencia al invasor romano, pero esos levantamientos fueron reprimidos, como el de Carataco, desde el país de Gales.

La administración romana tenía la intención de realizar una gestión directa de los territorios de Britania sustituyendo a los reinos clientes, esto generaba malestar entre las tribus conquistadas y era caldo de cultivo para futuros levantamientos.

boudica roma reina icenos nerón
Busto de Nerón, Museos Capitolinos, Roma.

Prasutago, el rey de los icenos, no tenía hijos varones, pero sí dos hijas junto a su esposa Boudica. El rey quiso asegurar el futuro de su pueblo legando la mitad de su reino al emperador Nerón y la otra mitad a sus dos hijas, esto aseguraría la protección de sus descendientes y sus posesiones, aparentemente…

La chispa que prendió la mecha

Cuando en el año 59 d.C. murió Prasutago, apareció la figura del procurador romano Deciano Cato, que consideraba que los términos del testamento le autorizaban a convertir por completo las tierras de los icenos en propiedad romana. De esta forma, rompía el acuerdo que el rey iceno tenía con Roma.

Deciano Cato exigió el reintegro de los prestamos que él y otros acreedores habían concedido en el pasado al rey y a miembros destacados del reino.

La reina viuda protestó ante esto, y el procurador ordenó azotarla en público, violar a sus hijas, esclavizar a sus familiares y expropiar sus propiedades. Los miembros de su tribu sufrieron la incautación de sus bienes y se les desterró. Esto era un ultraje para los icenos y Boudica no lo dejaría pasar por alto.

boudica reina icenos britania
Boudica junto a sus hijas, por John Opie.

Estalla la rebelión

Boudica encabezó la rebelión contra Roma aliándose con sus vecinos los trinovantes y otras tribus del sudeste de la isla.

El primer movimiento de la rebelión fue ponerse en marcha hacia la cercana colonia romana de Camulodunum (actual Colchester), antigua capital conquistada a los trinovantes. Al cabo de dos días, la ciudad fue tomada por los guerreros de Boudica, saqueándola, asesinando a todos sus habitantes y después incendiándola.

Previamente, los habitantes habían pedido ayuda militar, pero no se le pudo conceder porque el gobernador Suetonio se encontraba en el norte de Gales con el grueso de las tropas de ocupación, demasiado lejos para llegar a tiempo.

Deciano, que estaba a cargo de la provincia durante la ausencia del gobernador, solo pudo mandar dos centenares de soldados. También se mandaron más refuerzos, un destacamento de la legión IX Hispana, acantonada en Lincoln, a 20 kilómetros de distancia y bajo el mando del legado Petilio Cerial, pero esta sufrió una emboscada cuando iba de camino y fue casi aniquilada. Ante este panorama, Deciano decidió huir de la isla y se refugió al otro lado del canal, en la Galia.

 roma icenos batalla watling street
Mapa de los movimientos de las legiones romanas y del ejército de Boudica durante la rebelión (Wikimedia)

Objetivo: Londinium

Después de pasar a cuchillo a los habitantes de Camulodunum, de saquear la población y de prenderle fuego, el nuevo objetivo era Londinium (actual Londres), el centro comercial más importante de Britania, donde vivían unos nueve mil habitantes. Para evitar otra matanza, Suetonio acudió desde Mona, en el norte de Gales, con una legión, la XIV, y destacamentos de la XX.

Al mismo tiempo, le ordenaba al legado de la legión II que se pusiese en marcha hacia Londinium desde su acuartelamiento en Exeter. La orden no fue obedecida y Suetonio tuvo que abandonar la ciudad a su destino consciente de la inferioridad de sus tropas; ofreció a todo el que pudiese que se uniese a su columna, los que no pudieron fueron exterminados por el enemigo y la ciudad arrasada.

britania reina icenos londinium
Mapa de la ciudad de Londinium durante la época tardía del Imperio romano (Wikimedia)

El avance de las hordas de Boudica

Tras Londinium, las hordas de Boudica avanzaron hacia el norte hasta Verulamium (St Albans), principal población de la tribu de los catuvellaunos, rivales de los icenos y trinovantes, y socio de Roma, por lo que las tropas rebeldes no iban a ser clementes con ellos. Asolaron sus territorios y a las mujeres nobles les cortaron los pechos, se los cosieron a la boca y las empalaron sobre estacas afiladas.

La decisiva batalla de Watling Street

Los romanos no podían permitir por más tiempo que una ejército rebelde campase a sus anchas por una des sus provincias destruyendo todo a su paso, así que Suetonio organizó un ejército de unos 10.000 hombres (legiones XIV y XX) y con tropas auxiliares formadas por guerreros britanos procedentes de tribus amigas. Según el historiador Dión Casio, la cifra de guerreros con los que contaba Boudica llegaba a los 230.000, pero las cifras se han rebajado a 60.000 o 50.000 según las últimas investigaciones.

El choque con los guerreros de Boudica sería en un lugar todavía no precisado entre Londinium y Viroconium (Wroxeter, en Shropshire, en el centro de la isla) —nunca se ha encontrado rastro de ese choque. Suetonio había escogido este terreno porque le favorecía, era un estrecho desfiladero en suave pendiente, flanqueado por colinas y su retaguardia protegida por una zona boscosa.

suetonio roma reina icenos britania
Estatua de Suetonio en las termas romanas de Bath (Inglaterra).

Enfrente se encontraban las tropas rebeldes, que formaban una fuerza heterogénea —es posible que las fuerzas de Boudica incluyesen mujeres— con una gran variedad de armas y seguida de carromatos, en los que las familias de los combatientes podrían ver el espectáculo de sangre que se iba a producir. Los guerreros britanos superaban en número a los romanos y estaban muy seguros de su victoria.

La reina icena iba montada en un carro y acompañada de sus dos hijas, y desde ahí ordenó el ataque. Una enorme masa de guerreros pintados de verde y gritando de forma intimidatoria, se lanzó en desorden contra las disciplinadas tropas romanas. Carga tras carga, no pudieron superar a los legionarios romanos en formación.

La línea romana comenzó a moverse y avanzó acuchillando al enemigo de forma imparable, lo que provocó que los guerreros britanos retrocediesen y que en la retirada chocasen con los carros que se habían situado en la retaguardia, provocando una avalancha en la que los soldados romanos los masacraron. Según el historiador Tacito, murieron 80.000 britanos en el campo de batalla, mientras que los romanos perdieron a 400 hombres.

El destino de Boudica

Con esta victoria, los romanos pusieron fin a la rebelión y comenzaron las represalias contra las tribus hostiles.

Los icenos jamás volvieron a sublevarse. ¿Pero qué pasó con Boudica tras la batalla? Según Tacito, se suicidó tomando un veneno. Por otro lado, según Dión, cayó enferma, falleció y sus restos fueron objeto de un elaborado ritual funerario, correspondiente a su dignidad de reina y conductora de ejércitos.

boudica roma Westminster Millennium Pier
Estatua de Boudica en el Westminster Millennium Pier, Londres

Fuentes:

Graham Webster (2007). Boudica: la reina guerrera

Alan Gold (2007). El imperio de la reina

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar