Yuri Knorozov, el científico ruso que descifró el alfabeto maya

En México, junto al Gran Museo del Mundo Maya, hay un monumento a un científico ruso: Yuri Knorozov, tallado en una piedra amarillenta, obra escultor mexicano Reynaldo Bolio Suárez. Es exactamente el mismo modelo que la fotografía más famosa del lingüista y epigrafista, en la que aparece junto a su inseparable gata Asya. Precisamente a ella, a su gata, fue a quien Yuri trató repetidamente de agregar a la lista de coautores de sus obras, pero los editores tachaban constantemente el nombre de la mascota.

Yuri Knórozov
Escultura de Yuri Knórozov en Mexico

¿Quién era Yuri Knórozov?

Yuri Valentinovich Knorozov nació en 1922 en Jarkov, en una gran familia de ingenieros. Curiosamente, a la edad de 5 años, el pequeño Yuri recibió accidentalmente un fuerte golpe en la cabeza. Durante algún tiempo el niño estuvo ciego, pero luego recuperó su visión. Durante toda su vida, el famoso epigrafista estuvo seguro de que el haber sufrido aquel golpe de había dotado de habilidades especiales. Cosas especiales consiguió, no sabemos si por el golpe en la cabeza; lo que sí se dice de él es que era muy diferente de los demás miembros de su familia.

La juventud de Knorozov sucedió durante los terribles años de la guerra, pero en 1948 se graduó brillantemente de la facultad de historia de la Universidad de Moscú y se dedicó a la investigación. El joven estaba apasionado por las prácticas chamánicas y las lenguas antiguas, también adoraba a Pushkin. Pero sobre todo estaba fascinado por el misterio de poder escribir Maya, considerado insoluble en esos años. Fue esta formulación del problema lo que Yuri percibió como un desafío; más tarde dijo:

lo que es creado por una mente humana no puede sino ser descifrado por otra

mexico ruso Yuri Knórozov
la famosa fotografía de Yuri

Yuri comienza a trabajar en el Museo de Etnografía

Los conocidos recuerdan que en 1949, Yuri Knorozov, a quien unos amigos consiguieron un puesto en el Museo de Etnografía de los Pueblos de la URSS en Leningrado, vivía en una pequeña habitación del museo de poco más de tres metros de ancho, completamente llena de libros, y que el científico decoró personalmente dibujando en las paredes jeroglíficos de la época precolombina. .

Se hizo amigo de Lev Gumilyov, un importante historiado , etnólogo, antropólogo y traductor ruso del persa. Visitó su casa, donde Gumilyov vivía con su madre, Anna Akhmatova (una destacada poeta rusa), que sintió pena por el joven científico e incluso le regaló un gorro para el invierno.

Yuri Knórosov

Un poco más tarde, la vida del brillante Yuri Knorozov mejoró un poco, se casó y se instaló con su esposa en un apartamento comunal en Nevsky. En 1952, tras 7 años de trabajo, se publicó su primer artículo sobre como descifrar la escritura maya. En 1955 defendió su tesis doctoral, aunque en ese momento no obtuvo el título de doctor. Unos años más tarde, todo el mundo se enteró de su increíble avance y Yuri Knorozov recibió su merecido reconocimiento.

Descifrando los jeroglíficos mayas

En su trabajo argumentaba que el llamado «alfabeto de Landa« contenido en el manuscrito del obispo Diego de Landa «Relación de las cosas de Yucatán» se componía de sílabas, más que de símbolos alfabéticos. El trabajo del español Fray Diego de Landa resultó ser la «piedra Rosetta» del mundo Maya, pero nadie había conseguido interpretar correctamente aquel manuscrito hasta el trabajo del ruso.

maya landa yuri
Reproducción de la página del manuscrito de Diego de Landa Relación de las cosas de Yucatán, que da una pretendida correspondencia entre las letras del alfabeto español y los jeroglíficos mayas y que ha llegado a ser conocido como el Alfabeto de Landa.

Yuri y los gatos

Los gatos eran la pasión de Knorozov. Alrededor de 1970, sus amigos le regalaron un gato siamés, que entonces era raro en Leningrado, donde vivía por entonces. Le llamó Asya y se convirtió en la asistente principal del investigador, la llamó «su coautora». 

El caso de tratar a su gata con tan prestigioso grado es porque se le ocurrió la «fórmula» mientras Asya enseñaba a sus gatitos a cazar. No me preguntéis cómo le vino la inspiración porque no lo encuentro por ninguna parte, pero le vino… la clave era eso que comentaba antes: los símbolos son sílabas, no letras (como pensaba Landa); es decir, es un alfabeto logosilábico (como el chino o el japonés).

maya landa yuri

El caso Berlín

La figura y extraña personalidad del famoso científico ha general varias leyendas. Así, por ejemplo, se dijo que en 1945, sirviendo en el ejército, mientras su unidad participaba en el avance del Ejército Rojo hacia Berlín, se llevó varios libros raros de la Biblioteca Estatal Prusa, hoy día la Biblioteca de Berlín: la edición de 1933 de Los códices mayas, de los hermanos Villacorta, y la colección de Charles Étienne Brasseur de Bourbourg intitulada Relación de las cosas de Yucatán, de Diego de Landa (la clave de su trabajo).

Otras historias en torno a Yuri

Otro mito dice que Knorozov defendió su tesis doctoral durante exactamente tres minutos, tras lo cual todo el consejo lo aplaudió de pie. Este hecho es difícil de verificar, pero es cierto que Yuri Valentinovich se convirtió en doctor en ciencias, sin haber aprobado la presentación de su tesis.

Yuri Knórozov maya

Otra leyenda afirma que Knorozov se convirtió en chamán desde su juventud. Algo que sus oponentes utilizaron para explicar los éxitos del genio ruso. El experto en cultura maya estadounidense Eric Thompson, que hasta su muerte defendió que Yuri había robado otras investigaciones y que su trabajo era «propaganda comunista», llamó a los seguidores de Knorozov » los brujos», y solía decir que Yuri les obligaba a volar sobre gatos salvajes a través del cielo de medianoche.

En la década de 1990, visitó Guatemala y México, allí recibió órdenes y medallas, aunque hizo su descubrimiento mientras estaba sentado en su escritorio en su oficina con su gata en brazos. Como dijo el propio científico:

Para trabajar con textos, no es necesario saltar sobre las pirámides

Yuri Knórozov maya
Estela maya (parte trasera) del monumento a Yuri Knórosov en Mérida, Yucatán, México (2018).

Fuente
El último genio del siglo XX. Yuri Knórosov: El destino de un científico. Galina Ershova

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad