¿Por qué se le otorgó el título de “Reyes Católicos” a Isabel y Fernando?

Se suele afirmar que el título de Reyes Católicos proviene de la vocación universalista de Isabel y Fernando, ya que katholikós significa en griego “universal”. Sin embargo, el título de que gozaron Fernando e Isabel no es una transposición de una denominación griega, sino que toman el título de Católicos en el sentido de la Iglesia, pues se lo ganaron como grandes defensores del papa Alejandro VI. No olvidemos que los sumos pontífices extendían títulos tan vacuos y vanos como Rey Cristianísimo, Campeón de Cristo, o Defensor de la Fe.

La concesión del título ocurre en dos momentos diferentes: 1494 y 1496. En 1494, como lo demuestra la correspondencia diplomática entre el cardenal Desprats y el Papa, se había llegado a un acuerdo para que los monarcas obtuvieran el título. de “Muy Católicos” (molt catòlichs, en la carta original en catalán), pero la propuesta finalmente se metió en un cajón.

¿Por qué se decidió nombrarlos Reyes Católicos?

Reyes Católicos
Victor Manzano, detalle Los Reyes Católicos administrando justicia, 1860, Palacio Real, Madrid.

¿Por qué? Este fue un clásico do ut des, donde el Papa premiaría a Fernando e Isabel con un título elegante con prerrogativas protocolarias después de que el hijo primogénito de Alejandro VI se desposara con la prima de Fernando y recibiera el título de duque de Gandía. Alejandro, por supuesto, decidió esperar para otorgar el título y usarlo como recompensa en algún momento más conveniente.

A finales de 1494, dependía mucho de la ayuda española, sabiendo muy bien que el rey de Francia estaba preparando una invasión de la península Italiana para conseguir la corona de Nápoles. La iniciativa del título procedió de don Enrique Enríquez, tío de Fernando de Aragón, y en lo sucesivo consuegro del papa. Esto nos dice Desprats:

Don Anrich me dix en dies pasats scrivis a vostra beatitud donas al senyor Rey e Reyna titol de molt catolichs e yo per quem paregue era cosa proveia de ell non scrivi a vostra santedat. Ora deretament vostra beatitud ha respost a dit don e mostra voler ho fer vostra santedat te per be de fer ho, ho deu fer de manera que parega que moguda de si ho fa, e non per degun altre

Traducción:

Don Enrique me dijo en días pasados que escribiese a Vuestra Beatitud que diese al señor rey y reina el título de Muy Católicos, y yo, como me parecía que era cosa que salía de él no le escribí a Vuestra Santidad. Ahora Vuestra Beatitud ha respondido a dicho don y muestra Vuestra Santidad querer hacerlo, tiene por bien hacerlo, lo ha de hacer de tal forma que parezca movido por sí mismo y no por alguien más.

 

Isabel y Fernando no merecieron en inicio ser los Reyes Católicos

Cuando llegó la invasión francesa en 1495 y la ayuda militar española llegó tarde y en número insuficiente, se metió en la nevera la concesión del título de “Muy Católicos Reyes”. Ese título habría sido una forma de abofetear al rey de Francia (algo de lo que tenía ganas el papado desde Anagni), ya que era el “Rey Cristianísmo”, y tanto Alejandro como Desprats lo sabían, pero con la falta de intervención en condiciones de Fernando e Isabel  en defensa del Papa, no serían “dignos” del gran título en que habían estado trabajando Desprats, Alejandro, y Enrique Enríquez.

Cuando finalmente llegó la ayuda española en condiciones, la posición del papa Alejandro en Italia quedó completamente consolidada. Los franceses capitularon en Atella en 1496, y su derrota fue total, algo que no podría haber sucedido sin la ayuda de Fernando, Isabel, y el Gran Capitán como “estrella invitada” que se habría de convertir en personaje recurrente de la Italia de esos años.

De “Muy Católicos Reyes” a los “Reyes Católicos”

El corazón de Alejandro se ablandó un poco, por lo que resucitó la propuesta del título de Muy Católicos Reyes, pero cambió la denominación a Reyes Católicos. Aparentemente, esta no había sido la primera idea, que era otra diplomáticamente mucho más agresiva.

tratado de Alcaçovas
Isabel de Castilla, la Católica, de autor anónimo (c. 1490). Museo Nacional del Prado (Madrid).

El papa habría privado al rey de Francia de su título de “Rey Cristianísimo” y se lo habría otorgado a Isabel y Fernando, pues el uno había invadido los Estados Pontificios, mientras que los otros habían auxiliado al Papa. Esto hizo que el embajador francés Commynes protestara formalmente ante Su Santidad, que archivó la idea para tener la fiesta en paz. El tema de la titulación se discutió en el Consistorio Pontificio el 2 de diciembre de 1496, con los cardenales Costa, Piccolomini y Carafa actuando como ponentes.

fernando aragon
Fernando II de Aragón, el Católico, de Michael Sittow

Hubo algunas protestas en ese debate, con algunos cardenales argumentando que “católico es un título que pertenece al Papa y a los asuntos espirituales, no a los laicos”. También hubo algunas protestas provenientes del sector portugués, ya que el título habría sido “Catholici Reges Hispaniarum” (Reyes Católicos de las Españas), como apunta Jerónimo Zurita:

Pero los portugueses se desdeñaron mucho que se atribuyese al rey y a la reina el título de Reyes de las Españas: teniendo sus príncipes la Lusitania: y una gran región en la Citerior entre Duero, y Miño

Alfonso I de Asturias, el primer Rey Católico

Además, según explicó el cardenal Carvajal, el título de católico se concedió a imitación del título de Alfonso el Católico, un monarca del siglo VIII, rey de Asturias y Galicia, con una extensión territorial muy lejana a un Imperio Universal, pero definitivamente católico en oposición a los musulmanes que dominaban casi toda la península Ibérica en ese momento.

reyes catolicos titulo
Alfonso I de Asturias, en una miniatura de Genealogia dos Reis de Portugal (1530-1534).

Esto informa Carvajal sobre el papa en 1496:

ha deliberado juntamente con el sacro collegio  de  intitular a vuestras Altezas de título de Católicos, como su progenitor el primero don Alonso Catolico, y meritísimamente lo ha fecho, de que he sabido que a los franceses ha mucho pesado

No dejaremos, por último, de señalar el cinismo del papa en la concesión del título de Católicos, en la cual se apunta como fundamento que sean aviso y ejemplo de los príncipes cristianos, porque vuestras fuerzas y vuestras armas no las habéis empleado en la ruina y matanza de otros cristianos, por ambición de tierras y de dominio, sino en la prosperidad de los cristianos y en la defensa de la Iglesia y de la fe.

Reyes Católicos
Escudo de Granada en el que figuran los Reyes Católicos sobre campo de plata y bajo un dosel. (foto de Miguel Ángel Ferreiro @retohistorico)

Fuente
Fernández de Córdova Miralles, Álvaro. Imagen de los Reyes Católicosen la Roma pontificia. (2005) Universidad de Navarra.AURELL, M., Mesiannisme royal de la Couronne d’Aragon (14e-15esiècles), “Annales HSS”, 52-1 (1997), pp. 119-155CROCE, B., La Spagna nella vita italiana durante la Rinascenza, Bari, 1949, p. 90Zurita, Jerónimo. Historia del rey Don Fernando el Católico. De las empresas, y ligas de Italia. (ed 2005)

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad