El tirano Agatocles de Siracusa

306 a.C. Un año inquieto para el Mediterráneo, una nueva guerra se cernía en su zona centro-occidental por la redistribución del poder en Sicilia. Aquí el gran comandante, tirano de Siracusa y luego rey ​​Agatocles, famoso no solo por sus malas acciones, sino también por sus logros en el campo de batalla y su increíble campaña en África del 311 al 306 a.C. que no terminó como esperaban sus conciudadanos.

Agatocles y Sicilia

En palabras de Maquiavelo: “Agatocles, tirano de Siracusa , llegó a rey desde su humilde y despreciable condición de hijo de un ollero”.

Durante varios años gobernó Siracusa como un tirano (Agatocles había dado un golpe de Estado apoderándose mediante la violencia de Siracusa hacia el 317 a. C.), pero esta vez tenía los días contados. En tan solo unas semanas perdió todos sus ejércitos en África tras unas intensas campañas, sus dos hijos fueron asesinados, y en Sicilia, todos aquellos que habían sufrido las subidas de impuestos realizadas para mantener la guerra contra Cartago, levantaron la cabeza.

A finales de año, incluso Agatocles no tenía mucha fe en recuperar la situación, como lo demuestra el intento del tirano de hacer las paces con sus antiguos enemigos: los aristócratas de Siracusa, que hacía mucho tiempo habían sido expulsados ​​de la ciudad y se establecieron en Akragant (Agrigento).

Agatocles siracusa
Litra de Agatocles

El líder de aquellos aristócratas, Dinócrates, se negó a hacer la paz a pesar de las condiciones favorables ofrecidas por Agatocles. Indirectamente, se puede ver que muchas veces no solo importa la política, como lo demostraron los hechos posteriores, sino también el cálculo cínico del que está en el poder. Mientras Dinócrates lideraba la lucha contra Agatocles, estaba investido de un gran poder y tenía un ejército impresionante a su disposición, algo de lo que parecía disfrutar.

Paz con Cartago

Al ver que Deinocrates prolongaba deliberadamente las negociaciones, Agatocles despertó gradualmente del doloroso entumecimiento que se había apoderado de él tras su regreso de la campaña africana: se encontró a su hijo muerto y su ejército diezmado. La falta de voluntad del enemigo permitió al tirano tomar nuevamente la iniciativa, acusando a Deinocrates de intentar usurpar el poder. ¡Qué ironía! Al mismo tiempo, Agatocles logró hacer las paces con los púnicos con la condición de regresar a las fronteras de antes de la guerra.

cartago siracusa sicilia
Cartaginés Hoplita (batallón sacro) del siglo IV a.C.)

Para Cartago, destrozada por la Tercera guerra siciliana (315-307 a.C.), esto fue una gran noticia. Hacía tan solo unos meses, los ejércitos de hoplitas griegos estaban a pocos metros de su capital, y las tropas de los cartagineses estaban dispersas (entre Sicilia y África) y desmoralizadas. Gracias a este tratado de paz lograban recuperar las posesiones capturadas, y no solo en África, sino también en Sicilia. Y todo esto, a cambio de un par de cientos de talentos de oro y varios cientos de miles de medidas de grano.

Magna Grecia: lucha por un imperio

Tras la firma de la paz con Cartago, el tirano de Siracusa tuvo que abandonar la idea de construir un imperio en aquella zona del Mediterráneo occidental, cuyo centro se ubicaría en Sicilia. Sin embargo Agatocles no abandonó su lucha, aunque ahora tenía que empezar otra vez desde el principio. En primer lugar, tras reunir a las fuerzas disponibles, desafió a Deinocrates y los demás opositores.

Hay que decir que el tirano (titulado rey desde el 304 a.C.) se fue a la quiebra, ya que su ejército estaba significativamente superado en número por el de su enemigo, que tenía más confianza en su fuerza, porque Agatocles acababa de firmar una paz. Sin embargo, este hombre asombroso resultó no ser tan simple: en la batalla logró atraer a parte de los ejércitos enemigos a su bando, y luego, vencer en combate al resto. La victoria quedó manchada para la Historia por la terrible masacre de aquellos que entregaron sus armas ante Agatocles, quien prometió perdonar sus actos y devolverlos a su Siracusa natal… pero acabó ordenando su ejecución.

Ahora, cuando la fortuna le volvía a sonreír, el insidioso rey Agatocles se dispuso a “fichar” a sus enemigos, mejor tenerlos cerca ¿No? Puso a Deinocrates a su servicio, a cambio del puesto de estratega (y un buen sueldo) y le dio garantías de seguridad personal, así recuperó varias ciudades y fortalezas en poder del enemigos sin derramar una gota de sangre.

En solo dos años, Agatocles recuperó el control de Sicilia, excluyendo los territorios devueltos a los cartagineses, obviamente. Sin embargo, su naturaleza incontenible no le permitió relajarse y disfrutar de su “apacible” reino. Para empezar, conquistó las Islas Eolias, extendiendo su ansiado Imperio hacia el Este.

Logró hacerse con Kerkyra (Corfú), uno de los puntos estratégicamente más importantes entre los Balcanes y los Apeninos, y los siracusanos tuvieron que luchar contra los macedonios, cuyos antepasados ​​habían conquistado toda Asia solo 3 décadas antes…. La ocupación de Kerkyra fortaleció la posición inestable de Agatocles y su posición económica, justo lo que necesitaba para financiar su pretendida conquista del sur de Italia.

En poco tiempo logró conquistar Crotona, uno de las principales núcleos políticos de la Magna Grecia, y concertar una alianza con los pueblos del sur de Italia (Yápigos principalmente). El siguiente paso iba a ser una nueva campaña en Libia, pero no estaba destinada a llevarse a cabo.

La muerte del rey de Siracusa

Meno, un esclavo y sirviente personal de Agatocles, incitado por su nieto (Arcagato), envenenó a su amo con algo que hizo que desarrollase gangrena. Agatocles agonizaba y, con él, la idea del Imperio de Siracusa se desvanecía.

agatocles muerte
Agatocles en su lecho de muerte ordena a su esposa e hijos que huyan a Egipt. (Lámina del 1413. Getty Museum)

Según la leyenda, el rey fue quemado cuando aún agonizaba, y su memoria quedó relegada al olvido: las estatuas erigidas por Agatocles fueron arrojadas de sus pedestales, y su hijo y su nieto murieron durante la lucha por el poder. Antes de su muerte, el rey logró instaurar una democracia en la ciudad, aboliendo el poder personal, pero con la muerte del rey también pereció el Imperio, a cuya construcción dedicó todo su reinado.

Fuente
Domínguez Pérez, Juan Carlos. La elaboración del círculo productivo romano como imperio mediterráneo (348-218 AC)de la Cierva, Ricardo. Historia total de España: del hombre de Altamira al rey Juan Carlos : lecciones amenas de historia profunda. Ed. Fénix 2008Villoro Toranzo, Luis. Problemas actuales de la filosofía. (2000)Bermudo Avila, José Manuel. Maquiavelo, consejero de príncipes. Universidad de Barcelona. Diodoro Sículo, Biblioteca histórica Marco Juniano Justino, Epítome de las «historias filípicas» de Pompeyo Trogo

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad