ArteEdad ModernaEn PortadaHistoriaLiteratura

Los inicios del teatro moderno español y la Comedia del Arte

En los albores del siglo XVI, España, no sólo se convirtió en la nación más poderosa del orbe merced a sus posesiones italianas y ultramarinas, sino que estaba a punto de ser una fábrica de genios literarios con un fértil parnaso que incluía poetas, novelistas y dramaturgos. La época más conocida dentro del –no siempre acertadamente— llamado Siglo de Oro, es sin duda la primera mitad del siglo XVII, que juntó en poco espacio a una generación de genios de las letras como nunca antes se había visto en ningún lugar: Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Tirso de Molina, Luis de Góngora… Por citar a los más conocidos; no obstante la lista es larguísima.

primer teatro español

Pero todos ellos no podían haber salido de la nada, así que comencé a buscar los orígenes del teatro moderno en España, el cual arraigó tanto que en la época era la mayor diversión popular, junto con toros y cañas, disfrutada tanto por nobles como plebeyos; incluso el rey y su familia acudían al corral de comedias.
Con la consolidación de los centros urbanos se producen esos primeros cambios fundamentales para la consolidación del teatro.

Al lugar que habían ocupado, y que seguirían ocupando, la nobleza o la Iglesia, como potenciales mecenas del dramaturgo, vendría a incorporarse ahora un público urbano, dispuesto a pagar una entrada. Eso favoreció que se formaran las primeras compañías de actores profesionales, así como la figura del dramaturgo de profesión. Probablemente ninguna otra actividad relacionada con la literatura creativa iba a ofrecer a partir de entonces al escritor la posibilidad de que su trabajo se convirtiese en un modo de vida.

Estructura de un corral de comedias
Estructura de un corral de comedias

Hacia la década de 1540 nos encontramos con tres prácticas escénicas: en primer lugar, una práctica escénica popular, originada en la tradición de los espectáculos juglarescos y, sobre todo, en la tradición del teatro religioso del siglo XV. Otra práctica culta,  erudita, originada en los círculos humanistas, que se especializaba en las Tragedias. Y por último, la que más cuajó en el público, una fórmula dramática muy influida por la lectura de la comedia latina y a la que incorporaron una galería de situaciones cómicas sacadas de la propia tradición hispánica, popularizadas en ese tiempo gracias a la novela picaresca.

Aquí nos encontramos a la primera gran figura del teatro español, el sevillano Lope de Rueda, quien fue un dramaturgo de gran versatilidad que escribió comedias, farsas y entremeses, al que se le considera el precursor del Siglo de Oro del teatro en España.

Lope de Rueda
Lope de Rueda

LA COMEDIA DEL ARTE

Durante la primera mitad del siglo XVI, las obras de teatro se representaban en palacios, o a cargo de actores trashumantes en escenarios improvisados en fiestas de pueblo. Pero entonces se abre en la villa y corte de Madrid el Corral de la Pacheca, lugar donde los comediantes profesionales representarían obras durante todo el año. Poco después se inauguraron los corrales de la Cruz, en 1579, y el del Príncipe en 1583. Rápidamente, esta actividad teatral se extendió como la pólvora por toda la península, y rara era la villa que no disponía de algún corral de representantes.

A partir de 1574 llega con fuerza desde Italia un nuevo género: la commedia dell’arte. La más famosa fue la compañía del autor Zan Ganassa, que fue “residente” en el Corral de la Pacheca, y en las fiestas de Corpus y año nuevo actuaba para la Casa Real. Las compañías de este nuevo género tuvieron un gran éxito debido a que mezclaban comedia de enredo con una gran puesta en escena en la que incluían malabares y acrobacias, disparatados combates de esgrima y unos personajes arquetípicos muy fácilmente identificables para el público. La comedia del Arte también se conoce con el nombre de comedia all’improviso o comedia de Maschere (de máscaras).

Y es que a diferencia de las obras anteriores, ahora el texto no estaba totalmente escrito, sino que los actores improvisaban buena parte de él sobre un guión elemental. Salvo los enamorados, que eran los protagonistas e iban descubiertos, cada personaje se distinguía de los otros a través de su máscara y su marcada personalidad.

Las máscaras más famosas eran Arlequín (el que hacía las acrobacias), Polichinella (que solía ser un bruto gracioso o más filosófico) Brighella (urdidor, astuto e intrigante) Pantalone (un mercader veneciano avaro y mezquino) y Colombina (la enamorada de Arquelín). El éxito fue tal que aún a día de hoy son conocidos estos personajes, y lugares como Venecia, mantienen sus máscaras como iconografía popular. Durante diez años Ganassa permaneció en España, posiblemente hasta más o menos 1585, cosechando un gran éxito y abriendo el camino a todo el “fenómeno de masas teatral” que vendría después.

Compañía de la Comedia del Arte
Compañía de la Comedia del Arte

Un curiosísimo dato que me encontré, y que me hizo sonreír al demostrarme una vez más que la estupidez de los que quieren aparentar no tiene época, es que al principio, cuando la aristocracia española comenzó a contratar compañías italianas para amenizar sus fiestas, el no va más era que las obras mantuvieran su idioma original: el italiano. Muchos nobles sabían hablarlo, pero, por supuesto, muchos otros no; no obstante lo fingían por no parecer vulgares, así que podéis imaginaros a la mitad del público asintiendo gravemente a los diálogos sin entender una palabra. Con el pueblo llano, menos preocupado normalmente en esas tonterías, no cuajaron las obras en italiano. Como diría el propio Steffanelo Bottarga, otro notorio actor de la época: «porque no se entienden ni han caído en gracia, no acude gente». Así que no tuvieron más remedio que hacer sus representaciones en castellano.

Las máscaras más famosas
Las máscaras más famosas

Héctor J. Castro

Nacido en Ferrol, profesor de lengua inglesa y novelista. Su pasión por la Historia lo ha llevado también al modelismo de escenas bélicas, en el que ha conseguido varios premios de pintura y escenografía. En 2016 publicó el primer volumen de su trilogía El Siglo de Acero.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close