ArquitecturaEdad AntiguaEdad MediaEn Portada

Las defensas terrestres de Constantinopla

La muralla que resistió más de un milenio

Situada a orillas del Bósforo, en una península bañada por el Mar de Mármara, Constantinopla dominaba el estrecho canal que divide Europa de Asia. Su especial ubicación, con las rápidas corrientes del mar y la escarpada costa, le ha proporcionado ciertas ventajas para su defensa a lo largo de su existencia. A pesar de todo, sus muros cayeron siendo uno de los hitos que marca el fin del mundo medieval.

murallas constantinopla
El mapa conocido más antiguo de Constantinopla, de Cristoforo Buondelmonti, data de 1422

Las murallas de la ciudad de Constantino fueron un ejemplo de arquitectura militar y las más famosas del mundo durante cientos de años. Su construcción, diseño e integración con el terreno, hacían de ellas una obra de ingeniería portentosa y pionera. La principal composición de aquellos muros eran cascotes de mortero intercalados con bloques de piedra caliza tallada, y reforzados con varias capas de ladrillo rojo.

Aquellas murallas estaban reforzadas por bastiones, puntos fuertes (especialmente en su zona oeste) y más de 300 torres de vigilancia. Para que un enemigo pudiera penetrar en el tramo más fuerte de sus murallas, la famosa doble línea de murallas teodosianas, tenían que superar un obstáculo de cuatro cinturones de seguridad. El resto de los muros se componían de una triple línea de obstáculos: foso y doble muralla.

murallas constantinopla
Sección restaurada de la muralla teodosiana en la puerta de Selymbri

Bizancio, la pequeña colonia griega que sería la base de la futura Constantinopla, ya tenía sus propias murallas que fueron levantadas hacia el siglo IV a.C.; pero fueron destruídas por Septimio Severo durante un asedio. El propio Severo las restaurará y ampliará tras la toma de la ciudad.

La llegada de Constantino y el nacimiento de la Nova Roma trajo consigo infinitas reestructuraciones arquitectónicas y urbanísticas. Querían que la nueva capital del Imperio fuera inexpugnable y puso todo su empeño en crear una ciudad a tal efecto. Pero no sería hasta el siglo V cuando lograría el sueño de la intocable ciudad, gracias a la llamada Muralla Teodosiana.

La Muralla Teodosiana, construída en el siglo V, lleva el nombre del emperador Teodosio II que gobernaba en el momento de su construcción. Pero en realidad fue Anthemius (Antemio), prefecto de Oriente, el que encargó y supervisó su construcción, ya que Teodosio era un niño todavía.

murallas constantinopla

Antemio ordenó levantar un muro interior de tierra, en el año 413, terminando todo su plan alrededor del año 447 con la creación de un muro exterior en curva desde el Mar de Mármara y un foso de casi 20 metros de ancho (con posibilidad de ser inundado), rematando en el Cuerno de Oro, fondeadero de la flota romana. Las murallas de Constantinopla llegaron a tener más de 6 km de longitud, el perímetro de la línea exterior era de 2 metros de espesor y 8 metros de alto, con sus respectivas torres.

Entre la línea de murallas exteriores y la interior (de 11 metros de altura) había una especie de “hueco” llamado períbolos de 15 metros y, para facilitar la maniobra de las tropas en el exterior, se había creado un espacio libre llamado parateichion de más de 19 metros.

murallas constantinopla
Recreación del diseño defensivo de Artemio

Todo esto sin olvidarnos de las torres defensivas, alguna con más de 20 metros de altura Se dice que la mano de obra era goda o bárbara de distintas procedencias.

La parte de muralla que bañaba el mar (zona sur) era de menor fortaleza al confiar la defensa al propio mar de Mármara, sería este punto por donde los otomanos penetraron en 1453.

murallas constantinopla

 

Aun así, la visión defensiva de Antemio, proporcionó a la ciudad una ventaja que le permitió superar la mayoría de desafíos que se le venían encima, al menos durante más de un milenio. El mismísimo Atila (año 447) se tuvo que alejar de la ciudad para perseguir otra presa más fácil. Persas, ávaros, sarracenos, búlgaros, rusos y otros a su vez intentaron tomar la ciudad. Lejos de ser un elemento de disuasión, la reputación de Constantinopla parecía atraer a sus enemigos. La “Reina de las ciudades”, ella era un imán para el peregrino, el comerciante y el conquistador por igual.

A lo largo de los siglos, muchos emperadores mejoraron y restauraron las fortificaciones de la ciudad. Sus nombres se pueden ver a día de hoy grabados en las piedras que formaban aquella muralla que resistió más de un milenio.

murallas constantinopla
Caída de Constantinopla a mano de los turcos

Fuentes:

Van Millingen, Alexander (1899) Byzantine Constantinople, the walls of the city and adjoining historical sites

John Freely, ‎Anthony Glyn, ‎Susan Glyn (2000) The Companion Guide to Istanbul and Around the Marmara

García Hernán, David. (2007) Historia universal: XXI capítulos fundamentales

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close