ArqueologíaArteEn PortadaEsculturaHistoria

La Gran Esfinge de Guiza

La escultura que más despierta la imaginación del ser humano

Dicen que un joven Bonaparte, en 1798, con su mano derecha en la cadera, a caballo; sobre un promontorio de piedra contempló el enorme y degradado rostro de la Gran Esfinge. Símbolo de una civilización perdida y de gobernantes olvidados. Hay quién le echa la culpa al corso de que la Esfinge no tenga nariz…

esfinge guiza
La Gran Esfinge de Guiza, fotografiada en julio de 2008 (wikimedia)

La Gran Esfinge de Guiza

La Gran Esfinge se encuentra en la orilla oeste del Nilo. Se cree que es la escultura monumental más antigua que se conserva en la Tierra. Está tallada con la postura de un león tumbado en la arena sobre una roca de piedra caliza formada en el Eoceno. Algunos estudiosos afirman que su rostro podría tener algún parecido al del faraón Kefrén, hijo de Keops y (ca. 2575-2465 aC) dueño de la pirámide que aparece detrás del colosal ser.

La longitud de la estatua es de 72 metros, su altura es de 20 metros. Entre sus patas delanteras solía haber un pequeño santuario. Es muy probable que inicialmente estuviera pintada con vivos colores: la cabeza y el cuerpo en rojo y el nemes alternando franjas amarillas y azules.

esfinge guiza
Ilustración del Smithsonian Magazine

¿Qué significado tiene la Esfinge?

El nombre egipcio de la Gran Esfinge sigue siendo desconocido. La palabra “esfinge” es griega y significa literalmente “estrangulador”, en lo que yace la referencia al famoso mito sobre el enigma de la Esfinge. La opinión de que esta palabra vino a Grecia del Antiguo Egipto es infundada. En árabe se la denominaba Abu el-Hol “Padre del Terror”.

La mayoría de las antiguas civilizaciones orientales vieron en el león uno de los símbolos de la deidad solar. Desde tiempos antiguos era costumbre retratar al faraón con atributos de león exterminando a sus enemigos. A la luz de estos datos, es permisible considerar a la Esfinge como una guardiana del eterno descanso de los faraones sepultados a su alrededor.

esfinge guiza
Hatshepsut representada con atributos de león

Los templos cercanos estuvieron originalmente dedicados al dios del sol Ra, y durante el Imperio Nuevo, la escultura se identificó con una aparición del dios Horus: “Horus en el Horizonte” (Horemahet); Amenhotep II construiría otro templo a este dios al noreste de la Esfinge.

La cámara secreta de la Gran Esfinge

Es cierto, existe una cámara secreta (más que secreta, oculta) bajo la estatua. A menudo se piensa que existen más espacios dentro o debajo, debido a que los antiguos textos mencionan una cámara secreta, llamada “el templo de Thoth”, donde el conocimiento de la antigüedad se habría conservado.

Romanos y árabes también creían que había espacios secretos debajo de la estatua y, sin duda, trataron de encontrarlos. Durante una excavación en los años 80 se descubrió un túnel en la zona norte, pero terminó en una cavidad vacía. Hasta ahora no hay indicaciones de que la famosa sala de los archivos no sea más que una mera leyenda.

esfinge guiza

La Gran Esfinge en la Antigüedad

La Esfinge recibió un importante culto en la antigüedad, pero eso no pudo evitar que la arena la fuera cubriendo con el paso del tiempo. Thutmosis IV (reinado del 1400-1390 a.C.) volvería a excavar la esfinge.

En la llamada estela de sueños de Thutmosis IV se puede leer cómo se quedó dormido cuando era un príncipe a la sombra de la esfinge y apareció el dios Harmachis (antes citado). Le prometió el trono si la sacaba de la arena. Thutmosis IV se convirtió en faraón y cumplió su promesa (o al revés, según bibliografía que se consulte). La esfinge fue excavada y Thutmosis plantó una estela al pie de la misma para conmemorar aquel sueño. Ramses también realizaría reparaciones en ella, pero después fue enterrada bajo la arena de nuevo.

Herodoto en el siglo V a.C. visitó el complejo de Guiza y no mencionó la esfinge, señal de que la arena se la volvió a tragar. Marco Aurelio y Septimio Severo recuperan la esfinge y la restauran una vez más, pero luego desapareció bajo la arena, la que parece su auténtica dueña.

esfinge guiza
La Gran Esfinge, pirámides de Geezeh 17 de julio de 1839. litografía.

El redescubrimiento de la Esfinge en la Edad Moderna

En 1555, el francés Pierre Belon, describe la escultura. Parece ser que gran parte de ella había perdido la gran capa de arena que la ocultaba. En 1798 la estatua fue completamente excavada por la Expedición de Napoleón a Egipto, descubriendo la estela de Thutmosis IV.

En 1816, Giovanni Battista Caviglia llevó a cabo nuevas excavaciones y descubrió así la barba falsa que se envió al Museo Británico. Otras excavaciones a mencionar fueron realizadas por Auguste Mariette y Gaston Maspero. Las restauraciones se llevaron a cabo principalmente en el siglo XX. La primera entre 1926 y 1936 por el ingeniero francés Emile Barzaine. En los años 80 se realizaron otros trabajos de conservación con poco éxito, actualmente se trabaja contra el tiempo para encontrar la fórmula que permita que la estatua dure por otros tantos milenios.

esfinge guiza
Fragmento de la barba de la esfinge en el Museo Británico (fotografía de la usuaria Nhefertari de egiptoforo.com)

Una datación polémica ¿Podría tener 10,000 años ?

La esfinge siempre ha sido objeto de historias y teorías fantásticas. El motivo es la falta de evidencias científicas sólidas para su datación, ya que la datación con carbono no es posible en las esculturas. Una hipótesis obstinada afirma que la esfinge fue construida junto a las pirámides y reconstruida en la IV dinastía. El egiptólogo Gaston Maspero estaba convencido de esto, pero recientemente John Anthony West y Robert M. Schoch sostienen que la esfinge estaría esculpida en el año 10.500 a.C. basándose en las marcas de erosión.

El cuerpo del león tiene marcas horizontales y verticales. Según los partidarios de esta teoría, estos son signos de erosión por lluvias prolongadas que según parece se produjeron hace 10 milenios. En aquel tiempo, siempre según esta teoría, la esfinge sería un león. Luego, en el tiempo de los faraones, una cabeza humana habría sido tallada en sustitución de la del león, lo que explicaría la cabeza demasiado pequeña en relación con el cuerpo.

esfinge guiza
Marcas de erosión en partes de la Esfinge

La mayoría de los egiptólogos rechazan esta teoría y explican la erosión por otros fenómenos naturales y por los diferentes tipos de dureza en la roca. No hay dudas de que se pudieron producir fuertes lluvias, es más, actualmente suele llover en Egipto, con poca frecuencia, pero de forma torrencial.

El clima semidesértico actual se impuso en el país a fines del Imperio Antiguo de Egipto, hacia el año 2000 a. C., como indican numerosos estudios del terreno y vegetación. Los estudios afirman que la interpretación más correcta es colocar a la Esfinge en torno a la IV Dinastía (2630-2500 a.C.)

esfinge guiza
La Gran Esfinge parcialmente excavada, ca. 1878.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Close
Close