ArteEn PortadaHistoria

La eterna decadencia del lenguaje o por qué ahora no se habla peor que nunca

Todos hemos oído en alguna ocasión que la gente habla ahora peor que antes, que se ha relajado la gramática, que se incorporan barbarismos en cantidades inaceptables, y toda clase de quejas similares. Estas quejas, por otra parte, son una constante en el mundo occidental, y posiblemente en el resto también.

san isidoro

En el mundo posromano, la temprana Edad Media, tenemos al gran Isidoro de Sevilla quejándose de la decadencia de la lengua latina en el libro IX de sus Etimologías. Esta queja es sumamente interesante en sí misma, ya que demuestra que a principios del siglo VII había conciencia de que la lengua que se hablaba era el latín, aunque estamos hablando de una etapa de transición entre el último aliento del latín y los primeros vagidos de las lenguas romances. Citaremos a Isidoro, pues su aportación es interesante:

Algunos dicen que hay cuatro variedades de latín, es decir, Antiguo (Prisco), Latino, Romano y Mixto. El Antiguo es aquella lengua tosca que hablaban los más antiguos de Italia en la época de Jano y Saturno, y que se conserva en los cantos de los salios.

Luego el latín, que hablaban los etruscos y otros en el Lacio en la época de Latino y de los reyes, y en esta variedad se escribieron las Doce Tablas. Luego el romano, que surgió después de que los reyes fueran expulsados por el pueblo romano.

En esta variedad produjeron sus obras los poetas Naevius, Plauto y Vergil, y los oradores Graco y Catón y Cicerón, entre otros. Luego, el mestizaje, que surgió en el estado romano tras la vasta expansión del Imperio, junto con las nuevas costumbres y pueblos, corrompió la integridad del habla con solecismos y barbarismos

Estas últimas palabras no dejan de tener eco ahora, pero Isidoro de Sevilla no fue el primero en quejarse de la decadencia de la calidad de la lengua latina hablada por el pueblo. Quintiliano, el gran teórico de la retórica del siglo I, hace algunas observaciones sobre la importancia de hablar correctamente en el libro I de su Institutio Oratoria, y denuncia los solecismos y los barbarismos.

Quintiliano
Quintiliano

Todo el libro I es de gran valor y da una enorme visión del estado de la lengua latina en su época. Aquí un fragmento muy ilustrativo:

En primer lugar, que se deje de ofender con barbarismos y solecismos. Pero como estas faltas se excusan a veces, ya sea por la costumbre, ya sea por la autoridad, ya por su proximidad a las bellezas (pues a menudo es difícil distinguir las faltas del lenguaje figurado), que el gramático, para que un tema de observación tan incierto no engañe a nadie, preste su atención completa a esa bonita discriminación de la que hablaremos más ampliamente en la parte en la que tendremos que tratar de las figuras retóricas.

Mientras tanto, llamemos barbarismo a la ofensa cometida con respecto a una sola palabra.

Pero, por supuesto, Quintiliano no es el primero en quejarse de la disminución de la calidad del latín. Gneo Nevio, un poeta romano del siglo III a.C. no pudo ser más duro sobre cómo había decaído el latín, y como el ilustrísimo escritor se gastaba un ego del tamaño del monte Esquilino, su epitafio afirma que el latín murió junto a él, ya que el resto de los romanos ya no lo hablan correctamente.

Si a los inmortales se les permitiera llorar por los mortales,

las Musas divinas llorarían por el poeta Naevio.

Y así, después de ser entregado al cajón de Orco,

los romanos olvidaron cómo hablar la lengua latina

A través de
Biblioteca de imágenes: depositphotos.com

Artículos Relacionados

Un comentario

  1. Ya algún autor hispano del VIII (Eulogio de Cordoba) se quejaba que los jovenes cristianos se interesaban y aprendian mas la lengua árabe y leian sus libros que el latin y a sus autores clasicos….

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar...
Cerrar
Botón volver arriba