Edad ModernaEn PortadaHistoria

Carta real para que las guardas de las puertas de Granada pongan con un cristiano un musulmán

Regulación de los Reyes Católicos en respuesta a una petición de la comunidad islámica de Granada

Tras la conquista de Granada, los Reyes Católicos manifestaron un especial interés por este reino, cosa que se evidencia, entre otras cosas, en el lugar privilegiado que le otorgaron en su titulación antes que Toledo y Valencia (“Don Fernando e doña Ysabel, rey e reyna de Castilla, de León, de Aragón, de Seçilia, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galisia…”).

granada reyes catolicos
Detalle decorativo en el interior de los Palacios Nazaríes de la Alhambra (Foto: Miguel A. Ferreiro /ERH)

Esto provocó que Toledo expresara su descontento, pero los reyes argumentaron su decisión de esta manera:

(…) porque quede memoria de la merced que Dios fizo a Nos e a todos nuestros Reynos (…) —y por eso habían mandando— poner las armas del Reyno de Granada en el escudo de nuestras armas Reales.

Agravio para Toledo fue también que la reina ordenase la construcción en Granada de una capilla que sirviera de enterramiento para ella y su familia. Recordemos que San Juan de los Reyes, en Toledo, se suponía que iba a ser el futuro panteón regio. De esta manera se quedó en Granada para siempre, junto a Fernando y parte de su familia (Juana, su marido Felipe y su nieto Miguel de la Paz de Portugal).

Granada a partir de 1492

Granada, como la mayoría de ciudades amuralladas, presentaba dos grandes vías que comunicaban las puertas principales de la ciudad cortándose perpendicularmente y un gran número de puertas menores. A principios del siglo XVI las puertas principales eran la Puerta de Bib Rambla y la segunda, la de Puerta Elvira.

granada reyes catolicos
Puerta Elvira en 1875. Foto de R.Señán y González (Archivo del autor)

El éxodo musulmán

La llegada de los Reyes Católicos propició la migración de gran parte de la población autóctona de la ciudad, que no toda. Muchos vendieron sus viviendas a los nuevos pobladores venidos del norte. Según las Capitulaciones, tenían derecho a marcharse o a quedarse, incluso a regresar si se habían ido y así lo deseasen; pero todo en el plazo de dos años. Las autoridades islámicas, como Ahmad ibn Yahya al-Wansharisi, para peor mal de los granadinos, presionaban para que se fueran de ahí y que no vivieran entre infieles.

Los nuevos granadinos

Granada, para sus nuevos habitantes, era una ciudad inquietante y peligrosa, más por su entramado que por sus gentes, aunque las diferencias culturales eran notables. Igual pasaba con los musulmanes que, ante los cristianos recién llegados, mantenían una situación de alerta y desconfianza.

Tratando de evitar revueltas y buscando la convivencia, los Reyes Católicos, evitaron el nombramiento de moriscos como autoridades —ya que eran considerados traidores y herejes por la comunidad islámica— y legislaron desde el principio tratando de escuchar todas las propuestas de las comunidades residentes. También nombraban tanto a los moftíes (jurisconsulto musulmán) o alfaquíes como al arzobispo.

Sin embargo, hay que decir que ya en 1500 se le concedió el cargo de Alguacil Mayor de Granada, a Pedro de Granada (morisco), las cosas, hacia el final del reinado de Isabel cambiaron muy deprisa.

Propuesta de la Comunidad Islámica a los Reyes Católicos

Apenas un par de meses de la toma de Granada, la comunidad musulmana elevó un memorial a los Reyes Católicos con una serie de peticiones relativas a sus intereses en la ciudad.

Testimonio de lo solicitado han sido varias disposiciones normativas de los Reyes Católicos, de entre las cuales destacamos aquí la “Carta real al recaudador y arrendador mayor de las rentas de la ciudad de Granada para que la guardas de las puertas sean para un cristiano y un musulmán”.  Se trata de uno de los documentos firmados por los Reyes Católicos en la ciudad de Granada en mayo de 1492. Se conservan en el archivo histórico Municipal, y está fechado el 25 de mayo de 1492.

granada reyes catolicos
Fascímiles de la documentación firmada en mayo de 1492 en Granada por los RRCC. (Archivo del autor)

El documento es una respuesta de los reyes a la petición realizada por el nuevo Concejo granadino, formado por el corregidor, el cadí, regidores, alfaquíes, alguaciles y caballeros, más el resto de la comunidad de vecinos “viejos e buenos onbres”, quienes habían manifestado su preocupación sobre el proceder de los nuevos guardas cristianos que se van a nombrar para la vigilancia de las puertas, los cuales tenían como función principal, además del control del acceso a la ciudad, la recaudación de impuestos de la mercancía gravada que entraba.

Textualmente se recoge en el documento que:

Temen e recelan quellos no serán bien tratados por las guardas (…) e que le sean fechas algunas fuerças e agravios.

Petición que atendieron los Reyes Católicos para Granada, considerándola justa y ordenando al recaudador mayor de las rentas de Granada que cuando nombre guardas para las puertas:

(…) mandamos que en las guardas que de aquí en adelante ovieredes de nombrar (…) pongays con un christiano un moro 

(…) e vean los unos lo que los otros hisieren e se puedan saber los agravios que fasen para lo remediar.

granada reyes catolicos
Firma de la Reina Isabel la Católica (Archivo del autor)

Etiquetas

Artículos Relacionados

Botón volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar