Edad ModernaEn PortadaHistoria

Los hombres y mujeres que rodearon a Carlos II

¿Qué hombres y mujeres influenciaron al último de los Austrias?

El reinado de Carlos II contó con grandes hombres y mujeres notables que, a pesar de la decadencia, lograron que las instituciones españolas alcanzaran inmensos avances. Seguía siendo la Corona más codiciada del mundo. 

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Carlos II, llamado el hechizado. 1685, Juan Carreño de Miranda. Kunsthistorisches Museum

¿Cómo llegó al trono Carlos II?

Felipe IV gozó del reinado más largo de la historia de España, un total de 44 años. Para ahorrar al lector una extensa biografía de Felipe IV, diremos brevemente su principal objetivo y los frutos de los matrimonios.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Felipe IV. 1656, Diego Velázquez. Galería Nacional

Como todos los Habsburgo, el deber del rey era asegurar un heredero al trono y procurar un matrimonio para lograr una alianza beneficiosa para los intereses de la corona. También era intentar legar a su hijo más —o los mismos— territorios que los que había recibido. Algo que, evidentemente, no fue así debido a la pérdida de Portugal (1640-1668), con sus colonias por todo el globo y la pérdida de las Provincias Unidas (1648) y finalmente el Tratado de los Pirineos (1659). Aunque por otro lado logró grandes victorias contra Francia e Inglaterra.

A pesar de mostrar signos de decadencia, Castilla —el único reino que sufragaba los gastos militares de la Corona— seguía siendo un poderoso enemigo.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato del conde-duque de Olivares el valido de Felipe IV. 1624, Diego Velázquez. Museo de Arte de São Paulo

La política exterior e interior española estaba dirigida por el Conde Duque de Olivares, el valido del rey. Olivares cayó por la nefasta gestión de la revuelta producida por la Unión de Armas: Andalucía, Aragón, Cataluña y Portugal albergaron sendos disturbios y conspiraciones. Los casos más violentos fueron en Portugal, que logró independizarse tras una larga guerra y el Principado de Cataluña (1640-1659) que debido al exceso de violencia de Olivares, el propio Felipe IV, se vio obligado a intervenir para procurar solucionar y deponer al valido acusado de corrupto y autoritario. Pues el Rey, aunque pocos se lo crean, comprendía las constituciones y leyes de cada uno de sus reinos y territorios.

Herederos al trono de la corona

Inicialmente, Carlos no estaba destinado a reinar España. Él fue el último hijo de Felipe IV —de dos matrimonios y relaciones extramatrimoniales—. El que debería haber sido su heredero nacía en 1629: Baltasar Carlos de Habsburgo (o de Austria).

Con Isabel de Borbón, tuvo un total de ocho hijos e hijas y dos abortos, de estos solo dos sobrevivirían más de dos años: Baltasar Carlos, heredero al trono, y su hermana María Teresa de Habsburgo que llegaría a ser reina consorte de Francia al casarse con Luis XIV, el rey Sol.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Baltasar Carlos, primogénito de Felipe IV. 1635, Diego Velázquez, Museo Nacional del Prado.

Lamentablemente, el 1646, en plena crisis interna, Baltasar Carlos murió de viruela dejando al trono sin heredero, con un Felipe IV con 41 años y viudo, pues Isabel de Borbón había muerto en 1644. Al año siguiente concertó con el emperador de Austria, casado con su hermana María Ana, Fernando III de Habsburgo un matrimonio con su hija, es decir, la sobrina de Felipe IV. Esta niña se llamaba Mariana de Habsburgo y tenía 15 años cuando se casaron en 1649, Felipe tenía 44.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Árbol genealógico simplificado de los matrimonios entre la familias Habsburgo de España y Austria. Creación propia.

Con Mariana tuvo 5 hijos e hijas, de los cuales, 3 murieron antes de los 5 años, entre ellos un posible heredero. Solo sobrevivieron la princesa Margarita —que fue casada con su tío, el emperador Leopoldo I de Habsburgo, hijo de Fernando III y María Ana y hermano de su madre Mariana— y Carlos, que nació en 1661. 4 años después, moriría su padre.

Aparte de la vida matrimonial, Felipe IV gozó de una larga vida extramatrimonial, teniendo la mayoría de los casos hijos no reconocidos (o reconocidos póstumamente) que acabarían en altos cargos de la Iglesia. Solo reconoció a uno de esos, Juan José de Austria, nacido el mismo año que su primer heredero Baltasar Carlos, y que llegó a ocupar altos cargos políticos y militares llegando a ser Virrey del Principado de Cataluña (1653–1656) y Virrey de Aragón (1669-1678).

La regencia de la reina Mariana, madre de Carlos II

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de la Reina Margarita. 1652, Diego Velázquez, Kunsthistorisches Museum.

Según las crónicas y testimonios, Carlos II sufría enormes deformaciones y deficiencias psíquicas. Eso era debido a la mezcla de sangre de parientes a lo largo de los siglos de endogamia. Llegó al trono con solamente 4 años, por lo que, su madre Mariana fue la regente hasta 1675 que llega a la mayoría de edad. Todo el mundo esperaba al día de su muerte ya que nadie creía que iba a sobrevivir. Carlos nunca aprendió a leer o escribir a pesar de estar educado por damas y teólogos.

Felipe IV, para ayudar a Mariana en su regencia, dejó estipulado en su testamento la creación de una junta de regencia de 6 miembros elegidos, no por sus títulos sino por sus cargos,: el presidente del Consejo de Castilla, el vicecanciller del Consejo de Aragón, un representante del Consejo de Estado, un Grande de España, el Inquisidor General y el arzobispo de Toledo. Esta Junta de Regencia a pesar de su buena voluntad nunca funcionará debido al desentendimiento de sus miembros.

La reina regente solamente confiaba en su confesor, un jesuita llamado Juan Everardo Nithard y lo quería introducir en la Junta de Regencia. Los miembros no confiaban en él, ya que era un extranjero que había venido de Austria con la reina.

Nithard en la lucha por el poder

España Carlos II gobierno Felipe IV
Cardenal Juan Everardo Nithard, Inquisidor General. 1675, Alonso Del Arco, Consejo de Estado de España.

Con la muerte del arzobispo de Toledo, el que era Inquisidor general es nombrado arzobispo, dejando vacante el cargo que será ocupado por él (1666). Con la ayuda de la reina y deformando la legalidad logra finalmente colocarse dentro de la Junta de Regencia.

Nithard despertaba enemistades por toda la nobleza castellana que no le aprobaba y las demás Órdenes religiosas se sentían disgustadas por el enorme poder otorgado a los jesuitas con el beneplácito del Papa. Nithard llegó a ostentar el título de valido de la reina.

La gestión de Nithard fue ineficaz e impopular. Agravó enormemente los problemas de hacienda económica de la corona ya existentes, cerró los teatros y tuvo un papel chapucero en las negociaciones del Tratado de Aquisgrán y del Tratado de Lisboa en la que reconoció la independencia de Portugal. Pudo mantener algunas plazas en Holanda y el Franco Condado, pero perdió muchas otras a manos de Francia. Finalmente, tras una insurrección de nobles, liderados por don Juan José de Austria se depondría a Nithard alzando como Valido a Valenzuela.

Don Juan José de Austria

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Juan José de austria, Virrey de Cataluña y Aragón, Gobernador de los Países Bajos. 1665, Anónimo, Museo Nacional del Prado.

Don Juan José de Austria era el hijo bastardo de Felipe IV. Fue un personaje controvertido, muy activo político y militarmente. Fue un firme opositor a la reina regente y a sus validos y estuvo enfrentados a ellos hasta el día de su muerte.

Siempre fue fiel a su hermanastro Carlos II e intentó darle buenos consejos para el bien del reino. Mantuvo buenas relaciones entre la corona y la nobleza de todos los reinos hispánicos.

Para saber más: ¿Quién fue Juan José de Austria?

Valenzuela “el duende”

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Fernando de Valenzuela, Marqués de Villasierra, el duende. 1660, Claudio Coello, ubicación desconocida

Mariana y Valenzuela querían apartar a Don Juan de Carlos II que le profesaba auténtico cariño fraternal y procuraba por sus intereses. Se le intentó mandar como virrey a Sicilia a lo que se resistió alegando la mayoría de edad del monarca (1675), pero, manipulado por Mariana, Carlos cedió y envió a don Juan a Sicilia. El precio de esto fue que Valenzuela fuese también apartado de la corte, aunque rápidamente se volvió a posicionar en lo más alto (1676) con gran acumulación de cargos.

Esta última acción fue la gota que colmó la paciencia de los grandes de España que pidieron a don Juan que interviniese. Don Juan que había logrado instalarse en Aragón como virrey; armó de nuevo un ejército y se dirigió a Madrid en 1677. La reina fue forzada a renunciar a sus cargos en la junta de gobierno y cedérselos a don Juan.

María Luisa de Orleans

España Carlos II gobierno Felipe IV
Reina consorte María Luisa de Orleans, primera esposa de Carlos II. 1679, Louis Elle le Vieux, Château de Versailles

Era la sobrina del rey Luis XIV de Francia, el rey sol. Carlos II estaba legítimamente enamorado o encandilado de su esposa, famosa por su inteligencia, belleza y encanto. Se casaron en 1679 cuando él tenía 18 años y ella 17.  A pesar de las discrepancias iniciales de María Luisa, con el tiempo, se encariñó del joven rey. Acostumbrada a la flexibilidad de Versalles tuvo problemas para adaptarse a la rígida corte española y a los cambios de gobierno.

Como era costumbre, la culpa de no poder engendrar hijos era solo de la mujer, por lo que el pueblo y corte hacían mordaces burlas. No era una reina querida por el pueblo. La reina murió en 1689 repentinamente a los 27 años; parece ser por una apendicitis. Carlos II quedó devastado por la pérdida.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Marie Louise de Orléans, reina de España, yace en el estado en el Real Alcázar de Madrid. 1689, Sebastián Muñoz, Sociedad Hispana de América

Duque de Medinaceli

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Juan Francisco de la Cerda, VIII Duque de Medinaceli. 1670, Claudio Coello, Museo Nacional de Arte de Cataluña

A la muerte de don Juan, Juan Francisco de la Cerda, duque de Medinaceli, ascendió como valido de Carlos II en 1679. Siguió aplicando una política reformista en la economía. Destaca por la creación de la casa de comercio o la Real Junta General de Comercio.

El objetivo era estimular y dinamizar el comercio interior. También devaluó la moneda con la intención de mejorar la economía. Logró una deflación que perjudicó enormemente las arcas del estado con varias bancarrotas, pero benefició a la población. Esta acción le llevó a perder el poder en 1685 y su posterior destierro.

Conde de Oropesa, el creador de los presupuestos del Estado

España Carlos II gobierno Felipe IV
Posible retrato de Manuel Joaquín Álvarez de Toledo, VIII Conde de Oropesa. Autor desconocido, ubicación desconocida

Manuel Joaquín Álvarez de Toledo, conde de Oropesa, tuvo un papel clave en la modernización de la administración pública, fue el encargado de crear la llamada Superintendencia General de Real Hacienda. Esta administración se encargó de regular y crear un presupuesto para los gastos.

Fue el valido del rey entre 1685 y 1699. Saneó las deudas de los municipios para hacerlos de nuevo funcionales, redujo impuestos, recortó gastos superfluos, colocó en puestos clave a profesionales en vez de nobles; todo esto le trajo enormes enemistades con la nobleza. Las fuentes recuerdan que la crisis económica llegó a ser tan grave que no había comida para alimentar ni a la corte ni al rey y a la reina (Mariana de Neoburgo). A causa de las intrigas palaciegas, las sucesivas revueltas por la hambruna y la crisis económica tuvo que dimitir y ser sustituido en 1699.

Mariana de Neoburgo

Hija del conde de Neoburgo, uno de los grandes príncipes electores del Sacro Imperio. Su familia era famosa por su prolífica fertilidad. Mariana era la duodécima hija del conde de un total de 23.  Se la eligió para aumentar las probabilidades de que pudiera engendrar un heredero. Se casaron en 1689 meses después de la muerte de María Luisa.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato de Marie-Anne de Neubourg. 1715, Robert Gabriel Gence, Museo Vasco en Bayona

Ella tuvo un rol político más activo que su antecesora puesto que su misión era doble. Si no podía engendrar un hijo al rey, debería garantizar que la corona siguiese siendo de la casa de los Habsburgo. Concretamente su sobrino el archiduque Carlos, hijo de su hermana mayor casada con el emperador Leopoldo I en terceras nupcias. Por lo que tomó las riendas del control del gobierno y favorecía a aquellos arribistas a su causa. Su principal opositor fue el cardenal Porto Carrero favorable a los Borbones.

Muchas veces por la presión, Mariana tuvo que fingir estar embarazada para liberarse de la oposición y de los chismes de infertilidad. Por su rol, carácter e infertilidad tampoco era popular entre sus súbditos. Se la acusó de mandar oro castellano hacia Alemania para enriquecer a su familia, según parece estas acusaciones serían ciertas.

España Carlos II gobierno Felipe IV
Felipe V, Rey de España. 1701, Hyacinthe Rigault, Palacio de Versalles

A la muerte de Carlos II en 1700, en su testamento, le dejó una generosa pensión y una residencia noble donde ella eligiese de sus reinos. Felipe V la desterró en el Alcázar de Toledo y más tarde a Bayona donde se pasaría tres décadas olvidada. Sería la segunda esposa de Felipe V, una sobrina suya, la que la trasladó ya anciana a Guadalajara donde murió en el 1740.

Cardenal Porto Carrero

España Carlos II gobierno Felipe IV
Retrato del Cardenal Luis Manuel Fernández de Portocarrero. 1675, Juan Carreño de Miranda, Colección Joan J. Gavara

El cardenal Porto Carrero, el nuevo valido de Carlos II. Fue uno de los grandes apoyos internos a la sucesión de los Borbones. No destaca ninguna gran obra suya, pero sí destacan sus motivaciones. Él creía fervientemente que dar la corona a los Borbones —la familia más poderosa de Francia— garantizaría la integridad territorial de los reinos de los que se componía la Monarquía Hispánica. Con la llegada al poder de Felipe V, este lo apartó de sus cargos por su fama de conspirador. Se sintió menospreciado y fue desterrado a Toledo tras mostrarse a favor de las tropas austracistas.

Fuente:

Dominguez Ortiz, Antonio. El Antiguo Régimen: Los Reyes Católicos y los Austrias. 1979

Etiquetas

Ignasi Vidal

Historiador contemporáneo. Especializándome en liberalismo y nacionalismo del siglo XIX. Siempre dispuesto a ser crítico y criticado para mejorar.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar