La Rendición de Breda de Velázquez: Comentario del cuadro de «Las Lanzas»

Comentario e Historia que nos cuenta el cuadro

La rendición de Breda, pintado hacia 1634-1635, fue una de las 12 pinturas de batalla creadas para perpetuar el recuerdo de las victorias de los ejércitos de la Monarquía de España.

La Rendición de Breda, en concreto, representaba el final del asedio de aquella ciudad holandesa.

Estas obras estaban destinadas al Salón de los Reinos del Palacio del Buen Retiro. Junto a ellas había una serie de pinturas realizadas por Francisco de Zurbarán que representaban algunos de los trabajos de Hércules así como retratos ecuestres de tres generaciones de la familia real española: Felipe III y su esposa Margarita de Austria, Felipe IV e Isabel de Borbón, así como el príncipe Baltasar Carlos realizado por Velázquez y su taller.

Se suponía que las pinturas simbolizaban la gloria y la invencibilidad de los Habsburgo españoles, la conocida como Casa de Austria.

¿Qué representa la escena del cuadro?

Velázquez representó en el lienzo los sucesos del 5 de junio de 1625. Es la escena de la entrega de la llave de la fortaleza (o de la ciudad) de Breda, algo que costó varios meses de asedio (28 de agosto de 1624  – 2 de junio de 1625) por parte de las tropas del rey Felipe IV al mando de Ambrosio Spínola.

rendición de Breda
Marqués Ambrosio Spínola, Rubens (h. 1630)

Comentario de La Rendición de Breda

Velázquez refleja en este cuadro aspectos propios y atípicos en el tratamiento del género histórico, de hecho es un innovador. En primer plano, describe la escena antes mencionada, el holandés a la izquierda y el genovés a la derecha. El centro de la imagen, por el contrario, está vacío de figuras.

Al fondo, el espectador puede ver que los hechos tuvieron lugar recientemente, ese humo que vemos es de hace muy poco, las hostilidades acababan de terminar.

Rendición de Breda

Esencialmente, Velázquez convierte un retrato de grupo a gran escala en una escena histórica. La contundente victoria española se muestra en una vena muy humanista: vemos el respeto con el que el derrotado se inclina hacia su enemigo Ambrosio Spínola y como este, con un gesto amistoso, acepta su derrota sin proferir humillación.

Es una imagen muy humana que la corona española podría haber mostrado triunfalmente, pero Velázquez prefiere esta visión diferente.

La Historia tras el cuadro de «Las Lanzas»

En la Guerra de los Ochenta años, los reyes españoles lucharon para mantener el poder de los Habsburgo sobre los Países Bajos, cuya parte protestante se sublevó, creando la Unión de Utrecht.

Ambrosio Spínola, durante el transcurso de la Guerra de los Treinta Años, sitió la fortaleza. Desde el punto de vista militar, el asedio de Breda fue una empresa sumamente arriesgada y completamente inútil. Pero cumplió un objetivo: levantar la moral de las tropas. Además, desde el punto de vista político tuvo un gran efecto ya que toda Europa siguió de cerca el desarrollo de los acontecimientos en Breda.

cuadro rendición de breda
detalle de un soldado holandés

Breda estaba considerado uno de los baluartes más fuertes de la República Holandesa al norte de Brabante. Situada en la intersección de varias vías de comunicación importantes y un río navegable, la fortaleza ocupaba una posición estratégica importante en la línea de defensa holandesa.

¿Qué sucedió en Breda?

«La Rendición de Breda», fue una de las victorias más conocidas de aquellas guerras, inmortalizada 10 años después de que ocurriera por el genial Velázquez para el recién inaugurado Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro. Aquella victoria fue lograda por el capitán general de Flandes, Ambrosio Spínola, que dirigió el sitio de la ciudad desde el verano de 1624 hasta su toma el 5 de junio de 1625.

¿Qué recordamos de aquel episodio histórico?

De aquel cuadro se destaca siempre la escena central, bueno; más que la escena, el gesto entre los dos líderes. Un gesto que resumía el gran acontecimiento que supuso aquella victoria para Felipe IV, remarcando el trato del vencedor al vencido.

El famoso cuadro de la Rendición de Breda, también conocido como «Las Lanzas», inmortaliza la escena en la que Spínola, al servicio de Felipe IV, recibe las llaves de la ciudad de manos de Justino de Nassau, que era el gobernador y hermano del príncipe de Orange, Mauricio de Nassau —el cual había fallecido apenas unas semanas antes tras una larga enfermedad.

Condiciones de entrega

En la rendición de la ciudad, Justino insistió en la preservación de la libertad de religión al pueblo de Breda, así como en la retirada honorable de su guarnición armada, con banderas ondeando y tambor, rumbo a Gertrudenberg. El 2 de junio, Spínola y Justino firmaron las condiciones de rendición, tres días después, el 5 de junio, hacia las 9 de la mañana, la guarnición de Breda abandonaba la fortaleza.

Retirada de la guarnición de Breda tras la capitulación
Retirada de la guarnición de Breda tras la capitulación

Los personajes

Justino de Nassau

Almirante holandés, hijo ilegítimo de Guillermo de Orange. Fue gobernador de Breda durante casi un cuarto de siglo. Tras la rendición de la ciudad a los españoles en 1625, Justino y su esposa Anna van Mérode-Pietersheim partieron hacia Leiden, donde murió 6 años después, en 1631. Ambos están enterrados en Hooglandse Kerk en Leiden, bajo una hermosa lápida que todavía se puede visitar.

Para saber más sobre Justino, visita el artículo que le dedicamos: ¿Quién era Justino de Nassau?

Ambrosio Spínola Doria

Comandante español de la familia genovesa Spinola. Su familia era una de las cuatro familias oligárquicas que tenían en sus manos el control de la República de Génova. Desde principios del siglo XVII estuvo al servicio de la corona española.

La captura de Breda después de un asedio de 11 meses fue la culminación de su carrera. Pero sus éxitos se vieron interrumpidos por la falta de financiación y un nuevo favorito en la corte de Olivares. Cuando la corte española fue a la guerra por el ducado de Mantua, se envió a Spinola. Desembarcó en Génova el 19 de septiembre de 1629, su salud  y murió durante el sitio de Casal el 25 de septiembre de 1630.

Los otros «personajes» de La Rendición de Breda

Guarnición de Breda

En tiempos de paz, la guarnición de Breda estaba formada por 17 compañías de fusileros de 65 hombres y 5 escuadrones de caballería de 70 jinetes cada uno. Cuando se supo que la ciudad estaba amenazada, cada escuadrón fue reforzado con 30 jinetes más. La infantería se reponía con 28 compañías con una dotación total de 135 personas.

Para ahorrar comida, poco antes del asedio, se enviaron 3 escuadrones a Gertrudenberg. El número total de la guarnición, incluidas las 100 personas de la guardia  del castillo, era de aproximadamente 5,200 soldados.

Los ciudadanos de Breda

Además de los soldados, también había civiles en la fortaleza, habitantes y campesinos de los pueblos cercanos que buscaban protección en la ciudad. La población masculina de Breda (unos 1,800 hombres), estaba armada y auxiliaba a los soldados.

Ejército español

La fuerza del ejército de Felipe IV era de unas 80 mil personas. De estos, cerca de 25 mil estaban en el anillo del bloqueo, la misma cantidad custodiaba el corredor para el suministro de víveres y municiones, el resto eran reservas.

cuadro de breda lanzas velazquez
detalle de Le Siège de Bréda de Jacques Callot muestra el avance del ejército español

El ejército de Felipe IV era heterogéneo en su composición, la mayoría eran holandeses y alemanes. La rama predominante fue la infantería, luego la caballería y un pequeño número de artilleros irlandeses. Los soldados de infantería iban armados con espadas y picas de cinco metros, estoques, mosquetes o arcabuces. Los jinetes iban armados con una lanza, dos pistolas o dos pistolas y un arcabuz.

Otros datos interesantes

  • Algunos investigadores creen que el propio artista está representado en el extremo derecho de la imagen.
rendición de breda
Posible autorretrato de Velázquez
  • Pérez-Reverte narra este episodio en uno de sus libros. De aquí se llevó la película «Capitán Alatriste» basada en él. Curiosamente, la imagen en sí aparece en la película.
rendición de Breda
Fotograma que homenajea el cuadro de Velázquez en la película «Alatriste»
  • El segundo nombre del lienzo, «Las Lanzas», se debe al hecho de que casi un tercio del lienzo está ocupado con la imagen de picas, que constituyen una parte importante de la composición.

rendición de breda lanzas

¿Qué se dijeron Spínola y Justino durante la entrega de Breda?

Con alguna que otra tregua eventual, la Monarquía de España, mantenía desde 1548 una guerra contra las Provincias Unidas de los Países Bajos. Guerra que quedaría incluida dentro de la gran guerra europea conocida como «La Guerra de los 30 años» (1618-1648).

spinola breda
«Ambrosio Spinola – La victoria de Breda», José Ferre Clauzel.

En el caso de la obra de Velázquez, la victoria sobre Breda pasa a un segundo plano destacando el cómo es tratada la supremacía del vencedor; esto también sucedió en la literatura, ejemplo de ello fue lo que escribió un joven dramaturgo afincado en la Villa y Corte en aquellos años que había estado en Flandes una temporada, seguramente habría participado en alguna fase del sitio de Breda (aunque no se sabe con seguridad). Era Pedro Calderón de la Barca.

Este escritor, de 25 años recién cumplidos, estrenaba una obra de teatro que se tituló «El Sitio de Breda», en la que muestra ya especial atención a la entrega de llaves que Velázquez mostraría años después.

Los diálogos de Calderón

Calderón que ilustra aquel episodio con un breve diálogo en su obra, por si alguna vez os imaginasteis qué se dirían estos dos grandes señores en ese instante inmortal, creo que el de Calderón, por su cercanía a la época quizás sea el más aproximado (aunque igual está un poco dramatizado, vete a saber):

JUSTINO: Aquestas las llaves son de la fuerza, y libremente hago protesta en tus manos que no hay temor que me fuerce a entregarla, pues tuviera por menos dolor la muerte.

Aquesto no ha sido trato, sino fortuna que vuelve en polvo las monarquías más altivas y excelentes.

SPÍNOLA: Justino, yo las recibo, y conozco que valiente sois, que el valor del vencido hace famoso al que vence.

Y en el nombre de Filipo Cuarto, que por siglos reine, con más victorias que nunca, tan dichoso como siempre, tomo aquesta posesión.

A pesar de la belleza de sus obras, ni el dramaturgo ni el pintor ocultan la crudeza de la guerra. Como podemos observar, Velázquez, nos deja ver varias columnas de humo sobre la ciudad al fondo.

El informe más extenso de aquella batalla

La información más detallada sobre aquel conflicto sería publicada también en 1625, un informe titulado «Insigne y célebre victoria que por el catolicísimo rey de España Felipe IV, nuestro señor, ha alcanzado el señor marqués Ambrosio Spínola, general de los estados de Flandes, al que se entregó y rindió la ciudad de Breda a los cinco días del mes de junio de 1625».

Ese escrito, publicado por Simón Fajardo en Sevilla, detalla las cifras de muertos del sitio que se elevaron a más de 1000 soldados de los tercios, por los casi 3000 holandeses, fallecidos por heridas de guerra, hambre o enfermedades.

spinola breda

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad