Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

El primer hombre que murió en la guillotina

Os adelanto que le tocó un cambio en el Código Penal...

La guillotina es una especie de herramienta con la que se aplicaba la pena capital, muy popular en la Francia revolucionaria, desarrollada para cortar la cabeza del reo sin producir sufrimiento. La guillotina se usó por primera vez en 1792 para ejecutar a un criminal, su nombre era Jacques Nicholas Pelletier.

Guillotina primer muerto francia ejecutadoUn cambio en la Ley

El 6 de octubre de 1791, los legisladores franceses, adoptan y votan los artículos 2 y 3 del nuevo Código Penal, que decían lo siguiente:

2 ° La pena de muerte consistirá en la simple privación de la vida, sin que sea posible ninguna tortura contra los convictos.

3. A todos los condenados a muerte se les cortará la cabeza.

4. Quien haya sido condenado a muerte por el delito de asesinato, incendio o envenenamiento, será llevado al lugar de ejecución, vestido con una camisa roja. El parricidio tendrá su cabeza y rostro velados en una tela negra; solo se descubrirá en el momento de la ejecución.

Entre aquellos legisladores estaba el médico Joseph Ignace Guillotin, que era diputado miembro de la Asamblea Nacional, y será el principal impulsor de una nueva fórmula que evitaba el sufrimiento innecesario de los condenados a muerte: La Guillotina.

Guillotina primer muerto francia ejecutado

El Crimen del primer condenado

El hombre que citamos al principio, aquel tal Pelletier, fue acusado de haber apuñalado varias veces a un hombre en la calle Bourbon-Villeneuve (actualmente parte de la rue d’Aboukir) de París en la noche del 14 de octubre de 1791, para robarle su billetera y varios objetos de valor. No pudo escapar muy lejos tras el asesinato, los gritos de su víctima alertaron a un guardia que se encontraba cerca y fue arrestado poco después de su fechoría.

Jacob Augustin Moreau, juez del distrito de Sens, condena a Pelletier a muerte, pena que será confirmada en apelación el 24 de diciembre de 1791, y luego en una tercera sentencia el 24 de enero de 1792. La mala suerte —o no— hizo que se le tuviera que aplicar la nueva normativa para su ejecución: la guillotina. Pelletier tuvo que esperar en la cárcel más de 3 meses mientras la máquina mortal se construía en Estrasburgo, bajo dirección del cirujano Antoine Louison.

La primera ejecución por guillotina

Guillotina primer muerto francia ejecutado
Retrato imaginario de Sanson por Eugène Lampsonius

La guillotina se colocó en la parte superior de un andamio frente al Hôtel de Ville (ayuntamiento), en la Place de Grève. La ejecución fue llevada a cabo por un verdugo llamado Charles-Henri Sanson, un hombre nacido en una familia de verdugos tradicionales (de hacha, horaca y esas cosas) que a partir de ese día pasaría a la fama.

Decapitará también al Rey Luis XVI y varios revolucionarios como Danton, Camille Desmoulins o el mismísimo Robespierre, administró la pena de muerte durante más de cuarenta años y ejecutó personalmente a casi 3.000 personas.

El ajusticiamiento tuvo lugar el 25 de abril de 1792, exactamente a las 15 horas y 30 minutos aplicándose el nuevo Código Penal. Pelletier fue conducido al andamio vistiendo camisa roja. Una multitud de curiosos estaba esperando ansiosa por ver la nueva invención en acción. La guillotina, que también era de color rojo, había sido previamente ajustada por Sanson. Pelletier se colocó en su lugar correctamente, se tensó la guillotina, se accionó el mecanismo y el reo fue decapitado al “segundo”.

La respuesta del pueblo ante la guillotina

La multitud, asombrada por la velocidad, quedó muy insatisfecha con la guillotina. Era demasiado rápida y “clínicamente efectivo” para proporcionar el entretenimiento adecuado, en comparación con los métodos de ejecución anteriores, como la horca, muerte a espada o desmembración.

Guillotina primer muerto francia ejecutado
Una de las ejecuciones más comunes realizada en la misma plaza antes de la guillotina.
(Anne du Bourg, ahorcada y quemada)

Tras la ejecución y durante los días siguientes, la gente decepcionada por el poco espectáculo que daba la nueva “máquina de justicia”, gritaba por las calles:  “¡Devolvednos nuestra horca de madera!”.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close