Matthäus Schwarz, el primer historiador de la moda

Decimos historiador, por no decir bloguero... pero él quería ser bloguero o instagramer, eso seguro.

Los blogs o las revistas de moda no son en absoluto una invención moderna. Este concepto se hizo realidad hace muchos años, allá por el siglo XVI, y su autor fue un contable alemán llamado Matthäus Schwarz, que trabajaba para un selecto grupo de banqueros que estaba, sencillamente, obsesionado con la moda.

En aquellos días, aún no era posible tomarse un selfie y publicarlo en Instagram, por lo que el proto-fashionista se vio obligada a contratar artistas que dibujasen y grabaran cuidadosamente sus estilismos. 137 de estos bocetos con descripciones detalladas componen la obra Klaidungsbüchleintambién conocida como Schwarzsche Trachtenbuch (el libro de los trajes de Schwarz), que se considera la primera publicación sobre moda de la historia.

Matthäus Schwarz, cronista de moda

Matthäus Schwarz provenía de una familia de clase burguesa que había hecho dinero trabajando duro en el mercado del vino y los transportes de barriles.

moda historia estilo
Retrato de Matthäus Schwarz. 1542, por Christoph Amberger. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

El joven se convirtió en aprendiz de comerciante en Milán y Venecia, donde aprendió las técnicas contables. Al regresar a su Augsburgo natal, Matthäus encontró un buen trabajo, se convirtió en contable de la casa comercial Fugger, una de las más grandes de Alemania (y posiblemente del mundo) precursores del capitalismo moderno, junto con los Médicis y los Welser. Estaba muy bien pagado, por lo que el joven tuvo la oportunidad de disfrutar de su verdadera pasión: la ropa elegante y los diseños más novedosos.

Schwartz se enorgullecía de su gusto y su habilidad para adaptar los estilismos a su día a día. Siguió cuidadosamente los nuevos artículos que llegaban a su ciudad (telas, botonería, pasamanería, camisas…) y gastó grandes sumas de dinero en moda. Al vestirse cada vez con más elegancia, Schwartz se vio obligado a frenar un poco y ser algo más discreto, porque en el siglo XVI, la ropa indicaba el estatus del propietario y había piezas, o joyas, que solamente le estaban permitidas a los nobles.

historia de la moda estilo

Ojo, no eran una normativa cualquiera, no… lo que le estaba permitido o no a un burgués, que no fuera “hijodalgo”, estaba redactado en leyes específicas. En ellas se reflejaban hasta los tipos de estampado. Por lo que nuestro fashion victim tuvo que adaptar muchas veces sus ropajes.

Aproximadamente a los 25 años, Schwartz pensó en cómo preservar su incomparable talento para la posteridad y que la gente lo reconociese. Hoy en día se haría un Instagram, evidentemente, y se pondría de “@” el apodo por le que le llamaban sus paisanos: Der Kleidernarr (El Loco por la ropa).  Comenzó a realizar una crónica (escrita en inicio) completa de los atuendos que había vestido, comenzando desde su infancia, e incluso modelos que le hubiera gustado llevar, hasta su vejez.

moda historia estilo
(Schwarzsche Trachtenbuch)

Fue un trabajo que le llevó 40 años, convirtiéndose en toda una historia de la moda. Este “primer bloguero de moda” del mundo fue tenaz y persistente, y al final logró un éxito impresionante.

Las ilustraciones de su crónica

A partir de 1520, Matthäus Schwartz encargó varias acuarelas en pergamino que lo representaban con algunos ropajes a la moda del momento. El joven artista Narcissus Renner se convirtió en el colaborador habitual para este atrevido proyecto. Realizó una “reconstrucción artística” de la juventud de su cliente, según los apuntes de la crónica, y realizó muchos bocetos contemporáneos.

Este trabajo se llevó a cabo lenta y minuciosamente: cada dibujo se creó bajo la atenta supervisión de Schwartz, y luego le describía, de forma detallada, el evento para el que había elegido ese estilismo, la fecha y la tela exacta de la que estaba hecho el traje. Era algo tal que así:

1 de octubre de 1522, tengo 25 años y 9 días. Ropa de damasco negro y satén (…)

moda historia estilo
(Schwarzsche Trachtenbuch)

El primer “bloguero de moda” también criticaba algunas cosas de la moda del momento. Por ejemplo, cuando le ofrecieron tres camisas españolas, no pudo decidirse por una y compró las tres, eso sí, dejó constancia de su alto precio y para sacarle rentabilidad se hizo retratar con las tres en su crónica.

moda historia camisa española
Las tres camisas españolas (Schwarzsche Trachtenbuch)

Una enciclopedia de la moda del siglo XVI

Como resultado, el libro, destinado a difundir su afición, se convirtió en una enciclopedia completa y precisa de la moda de mediados del siglo XVI. En ella se observa perfectamente el cambio en las épocas de vestuario: los trajes coloridos y exuberantes del Renacimiento italiano iban cambiando gradualmente a otros más estrictos y serios. El negro se ponía de moda, recuerden los famosos cuadros de Felipe II, el rey más importante del momento.

Según muchos historiadores de la moda, ese cambio a tonos oscuros y sobrios no fue cosa del momento religioso que se vivía ni mucho menos, si no que  el tinte negro era extremadamente caro,  por lo que era rentable para los comerciantes venecianos “promover” telas oscuras, menos llamativas, era una simple práctica de mercado: se ganaba más dinero.

La visita del Emperador Carlos V a su ciudad

En 1521, nuestro fashionista recibió la noticia de que el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos V, cuando iba a visitar Augsburgo. A Schwartz se le ocurrió la idea de vestirse para un evento tan importante con el atuendo de un Lansquenete y adornó el sombrero con exuberantes plumas de avestruz blancas y rojas. Se suele decir que fue la primera vez que se implementaba un atuendo militar como ropa civil, plumas incluidas.

El color del atuendo correspondía a los colores heráldicos de la Casa de Austria, por lo que el emperador no solo notó un que algo destacaba entre la multitud, sino que también lo colmó de favores. Se podría decir que dio el salto que todo bloguero de moda desea: se convirtió en influencer. Años después, Schwartz incluso llegó a recibir un título nobiliario.

El documento original

El libro de moda creado por Schwartz durante su vida, se ha convertido en un documento histórico único de su época. El  original se conserva en el Museo del duque Anton Ulrich en Braunschweig, y dos copias contemporáneas en las Bibliotecas Nacionales de París y Hannover.

Poco se sabe sobre el destino del “primer influencer“. Vivió toda su vida en su Augsburgo natal, trabajando para varias casas comerciales. Tenía esposa e hijos que, al parecer, no heredaron la pasión de su padre por las hazañas de la moda.

Descárgatelo

Puedes descargártelo AQUÍ

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad