La «Sorpresa de Breda»: cómo los Tercios italianos perdieron Breda en 1590

El 4 de marzo de 1590, los rebeldes holandeses lograron conquistar Breda a una guarnición italiana (al servicio del rey de España) utilizando un barco de turba, suceso que se conoce como la «sorpresa de Breda». Uno de los incidentes más famosos de la Guerra de los Ochenta Años en la historia holandesa, pues supuso una victoria de gran importancia simbólica.

El 26 de julio de 1581, las provincias del norte de los Países Bajos firmaron el Plakkaat van Verlateshe, el Acta de abjuración. Con este documento, las provincias del norte se rebelaron de forma oficial contra el rey Felipe II. Esto, por supuesto, no se dejó pasar por alto. El líder insurgente, Guillermo de Orange, fue proscrito y los Tercios (italianos, alemanes, españoles…) fueron movilizados rápidamente tomando posesión de varias ciudades holandesas.

La Importancia de Breda

Una de esas ciudades fue Breda, una ciudad con un fuerte vínculo histórico con la familia Nassau. Guillermo de Orange, por ejemplo, se convirtió en señor de la ciudad por primera vez en 1544. Y en la Iglesia de Nuestra Señora de Breda varios Nassau habían sido enterrados antes de la Reforma. Guillermo de Orange, asesinado en 1584 por Balthasar Gerards, también debería haber sido enterrado en esa iglesia. Sin embargo, debido a que las tropas de Felipe II se habían apoderado de la ciudad, sus restos se trasladaron a Delft. Breda, era pues el panteón de la Casa de Orange-Nassau.

nassau breda 1590
Tumba de Engelbrecht II de Nassau en la Iglesia de Breda

Reconquista de Breda

El plan para recuperar Breda se remonta a Guillermo de Orange. No mucho antes de su muerte, gracias a unos informantes ingleses, señaló que la ciudad podría ser tomada por donde se solía introducir mercancía (tanto legal como de contrabando) para las tropas acantonadas en el castillo, ocultando a sus hombres en las bodegas barco mercante de turno. Su hijo, Mauricio, que había obtenido el mando de todas las tropas estatales de manos de Johan van Oldenbarnevelt en 1590, haría que se llevase a cabo el plan de su padre.

El estadista se acercó a un patrón que transportaba turba regularmente al castillo para participar en la artimaña. Van Oldenbarnevelt nombró comandante de la operación a Charles de Heraugieres, para que se escondiera en el barco con 75 hombres.

Retrato del Capitán Charles de Heraugières, tras la conquista de Breda, anónimo, 1590. (Rijksmuseum)

Inicialmente, la acción tenía que llevarse a cabo a finales de febrero, pero debido a que el patrón del barco se quedó dormido aquel día, este plan fue pospuesto. Unos días después, el patrón se retiró del plan por miedo a las represalias, pero dos de sus primos aceptaron ocupar su lugar.

El 3 de marzo llegó el barco, con los soldados ocultos bajo montones turba, al muelle del Castillo de Breda. Según las historias locales, uno de los soldados estaba resfriado y tenía tanto miedo de fastidiar el plan con un estornudo, que pidió a sus compañeros que lo mataran. Sin embargo, no lo hicieron. Por la noche los soldados abandonaron el barco para tomar el castillo. Los centinelas italianos fueron apresados y luego se permitió la entrada al ejército del príncipe por la puerta exterior. Y así Breda fue conquistada.

breda 1590
Charles de Héraugières ordena la toma del castillo de Breda tras acceder en el barco (Jan F. Recklenbe,, según dibujo de Valentijn Bing, 1853-1855. RIJKSMUSEUM)

Para evitar los saqueos, los italianos encargados de la defensa ciudad pagaron a los vencedores 16.000 florines y dos meses de salario para todos los soldados. Todo esto según la documentación, pero se sospecha que no se llegó a pagar tanto. También le otorgaron permiso a Mauricio de Nassau para establecer tantas tropas en la ciudad como considerara necesario.

Alejandro Farnesio, hombre responsable del tercio italiano que defendía Breda, impresionado por la facilidad con la que había perdido la ciudad, ordenó la ejecución de tres de los oficiales al mando de la guarnición. Al cuarto le perdonó la vida, pero fue expulsado del ejército.

El «Caballo de Troya» holandés

La conquista de Breda recordó mucho a la historia del Caballo de Troya. Como sabemos, el héroe Ulises jugó un papel principal. Con una artimaña, puso fin a la Guerra de Troya que llevaba ya unos 10 años. Y al igual que en Breda, los soldados fueron introducidos clandestinamente en la ciudad. Por lo tanto, Mauricio de Nassau se presenta a menudo en la historiografía holandesa como el «Odiseo holandés».

La captura de Breda 1590
La captura de Breda en cuatro escenas

Más éxitos

Con la captura de Breda, se estableció definitivamente la reputación del estatúder Mauricio de Nassau. Pero no se detuvo aquí, tras esto logró tomar más ciudades. En 1591, entre otros Zutphen, Deventer, Delfzijl y Nimega. En los años siguientes, siguieron ciudades como Coevorden, Geertruidenberg, Groninga, Oldenzaal y Grave.

Charles de Heraugieres fue recompensado con la gobernación de la ciudad de Breda. Las tropas de Felipe II intentaron reconquistar la ciudad poco tiempo después, pero el ataque fue rechazado. Será tras el famoso asedio de Breda (1624-1625), que la ciudad capituló ante los Tercios españoles de Ambrosio Spinola; hasta 1637 que el estadista Frederik Hendrik logró recuperar la ciudad.

rendicion de breda comentario cuadro

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad