La “batalla más antigua” de Europa no fue tal, sino una emboscada a comerciantes

Se creía que el valle de Tollense en Alemania era el lugar de la batalla más antigua de Europa

Arqueólogos han investigado más de 12,000 restos óseos humanos, de cerca de 1,000 individuos,  en el valle del río Tollense (Alemania), cerca del Báltico, desde los años 80.

Se habían extraído huesos humanos del río Tollense desde la década de 1980. En 1996, se descubrió un húmero con una punta de flecha de pedernal incrustada. Aquella flecha fechaba el suceso fatal alrededor del 1250 a.C., fecha confirmada por radiocarbono.

batalla más antigua de Europa
(Foto: uni-goettingen.de)

Los estudios de los restos óseos permitieron la reconstrucción de 145 individuos con numerosas heridas infligidas por armas de largo alcance (flechas, lanzas), armas contundentes (palos de madera) y armas cuerpo a cuerpo de corto alcance (espadas, dagas).

Estos huesos pertenecían predominantemente a hombres jóvenes, algunos con heridas curadas, lo que sugiere que habían luchado antes y vivido para hacerlo de nuevo. El análisis de isótopos estables y el ADN revelaron que no todos eran locales. Los artefactos encontrados en el sitio confirmaron que se había producido un enfrentamiento armado. Se encontraron decenas de armas: más de 50 puntas de flecha de bronce, espadas, garrotes, un hacha. También se desenterraron del lecho del río los restos de varios caballos.

En 2016, los buzos recuperaron un conjunto de herramientas entre las que había un punzón de bronce con mango de madera de abedul, un cuchillo curvo, un cincel, fragmentos de láminas de bronce, fragmentos de lingotes, piezas de bronce, una caja de cinturón decorada con estrellas, tres alfileres de vestir y una espiral de bronce junto a tres cilindros de bronce que podrían haber sido parte del contenedor (de madera o piel) de las herramientas.

batalla más antigua de Europa
(Foto: uni-goettingen.de)

Se consideró que eran el juego de herramientas de uno de los combatientes, las primeras pertenencias personales encontradas en un campo de batalla.

El descubrimiento de esta “caja de herramientas”, además de anillos de peltre (utilizados como fuentes portátiles del estaño, necesario para hacer bronce), espirales de oro y espirales de bronce más pequeñas que se cree que eran adornos en la ropa, hizo sospechar a los arqueólogos de que no todos los muertos eran soldados.

peltre
Anillos de peltre y espirales de cobre

Estudios recientes de otros huesos revelaron restos de mujeres e incluso de niños, además de más hombres. Había individuos cuyas piernas mostraban signos de trabajo pesado pero cuya parte superior del cuerpo no mostraba tensiones equivalentes. Esto es evidencia de que caminaron mucho con cargas pesadas. Si hubieran sido guerreros, los huesos de la parte superior del cuerpo mostrarían evidencia de una musculatura más desarrollada y estrés repetitivo.

El análisis de isótopos y ADN de los restos de 12 hombres y dos mujeres reveló que procedían de diferentes partes del norte y centro Europa. No había homogeneidad genética en el grupo por lo que no estaban relacionados. Por tanto, no se trataba de una batalla entre lugareños y extranjeros o un ejército invasor desde el sur.

 

Detlef Jantzen, arqueólogo jefe de la Oficina Estatal de Educación, Ciencia y Cultura de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, ahora cree que el encuentro en Tollense puede que no haya sido una batalla, sino una emboscada.

Las víctimas eran parte de una caravana comercial que fue emboscada en el puente que cruza el río. Las caravanas tenían seguridad armada que opuso resistencia, pero se vieron abrumadas y se produjo la matanza.

batalla craneo
(Foto: uni-goettingen.de)

Jantzen también ve el número de participantes en el conflicto menor que hace algunos años, cuando se suponía que habían chocado miles de guerreros. Se recuperaron más de 12.000 huesos humanos, de los cuales, unos 140 individuos fueron examinados por antropólogos. La mayoría de ellos murieron por heridas de arma blanca y cortes, y algunas puntas de flecha todavía estaban clavadas en los huesos.

Jantzen asume que la mayoría de los encontrados serían parte del “grupo derrotado”. Los vencedores probablemente habrían recogido a sus muertos. Sin embargo, no se encontraron tumbas de la Edad de Bronce en las áreas circundantes. Las víctimas fueron saqueadas y abandonadas.

Otro indicio de que no fue una batalla de caballería es la textura de los huesos del caballo. Las investigaciones habrían demostrado que los caballos en realidad no tenían la edad suficiente para montar. Podrían haber sido transportados como artículo comercial.

El choque parece coincidir con un período de gran militancia hace 3.250 años, cuando el metal escaseaba cada vez más al norte de los Alpes y las poblaciones parecen haberse movido. “La interpretación del incidente en el Tollense tal aún no se ha completado”, dijo Jantzen. “Continuaremos investigando”.

Fuente
Uni Göttingenwelt.deCampo de Batalla de tollense (entrada WIKI ENG)

Artículos Relacionados

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad