Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

Ángel Pestaña, el gran pensador anarquista que se enfrentó a Lenin

Un hombre cuya máxima era la Libertad por encima de todas las cosas, y que defendió hasta su muerte en 1937.

Ángel Pestaña es un hombre que parece haber sido relegado al olvido. Un hombre cuya máxima era la Libertad por encima de todas las cosas, y que defendió hasta su muerte en 1937.

¿Quién era Ángel Pestaña?

Nació en 1886 en Santo Tomás de las Ollas, comarca del Bierzo (León). Hijo de ferroviario, desde los 11 años trabajó en la mina hasta que se quedó huérfano con 14 años y emigró a Francia. Con 20 años fue deportado por viajar sin documentación, aunque volvió a Francia, en donde trabajó como estibador hasta 1909 que cogerá un barco rumbo a Argel.

Ángel Pestaña
Ángel Pestaña

En el Norte de África trabajó como fabricante de alpargatas, aunque pronto entró a trabajar en una relojería en donde aprendió el oficio. La Guerra de 1909 y los desastres ocurridos en España no pasaron desapercibidos para él, comenzando a escribir desde Argel para la revista “Tierra y Libertad”.

En 1914, Francia comienza a reclutar tropas en sus territorios para combatir en la Primera Guerra Mundial, temiendo ser movilizado con el ejército colonial, regresa a España y se afinca en Barcelona como relojero. Allí se compromete con el movimiento obrero, sigue escribiendo para “Tierra y Libertad”, le nombran administrador del periódico de la CNT “Solidaridad Obrera” y comienza a dar conferencias. Aquel año es nombrado delegado nacional de la CNT, junto a otros reorganizan el sindicato y multiplican sus afiliados en pocos años. Por sus artículos se ordena su detención, intenta huir a Francia aunque finalmente se oculta en Barcelona hasta que se anula la orden.

En 1916 lograron organizarse con la UGT para una huelga de 24 horas, firmando un pacto de colaboración y acción conjunta. Al año siguiente ambas organizaciones convocan la Huelga General de 1917, logrando que el rey Alfonso XIII cesara a Eduardo Dato por Manuel García Prieto, un liberal. Varios de los miembros del Comité de Huelga fueron sometidos a un consejo de guerra por sedición, siendo condenados a cadena perpetua en Cartagena

Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Andrés Saborit y Francisco Largo Caballero en el penal de Cartagena, por Campúa (1918).
Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Andrés Saborit y Francisco Largo Caballero en el penal de Cartagena, por Campúa (1918).

Desde “Solidaridad Obrera”, en 1919, destapa a un comisario que trabajaba para los alemanes como espía, logrando su destitución e ingreso en prisión. También destapó casos de corrupción política y denunció las bandas de pistoleros que trabajaban para la patronal, algo que le llevó, en 1922, a sufrir un atentado en Manresa que casi acaba con su vida.

Tras un congreso de la CNT en Madrid, en 1919, se nombra una comisión para visitar Rusia, encabezada por Ángel Pestaña, Gaston Leval y Fernando de los Ríos, para comprobar qué clase de avances había en aquel nuevo régimen comunista y decidir si se unían o no la Tercera Internacional, viajarán a Moscú en 1920.

Ángel Pestaña
Salvador Seguí, Ángel Pestaña y Mauro Bajatierra; Madrid, 1920.

Viaje a la URSS

Dos libro publicará Ángel Pestaña, además de su informe, sobre su viaje e impresiones en la URSS:Setenta días en Rusia. Lo que yo vi.” y “Setenta días en Rusia. Lo que yo pienso” escrito a petición de los lectores del primer relato. Ambos son documentos excepcionales, un retrato de la corrupción de aquel nuevo Estado que no fue más que una mentira totalitaria desde sus inicios. Tras su informe, CNT y el PSOE, no se adhirieron a la Internacional Comunista.

Ángel Pestaña

La delegación española asistió al II Congreso de la Internacional, momento que pasará a la Historia porque cierto obrero español, Ángel Pestaña, rebatió el sistema soviético ante todo el Congreso y en presencia de los grandes líderes soviets, Trotsky y Zinoviev —entre otros.

Ángel Pestaña
Delegados del Segundo Congreso de la Internacional Comunista. Leon Trotsky es el cuarto de la izquierda, ante él está Giacinto Serrati (Italia), detrás de él están Alfred Rosmer (Francia), Paul Levi (Alemania), Grigory Zinoviev, Nikolai Bukharin, Mikhail Kalinin. Moscú, 1920

La intervención de Pestaña, que “dejó seco y sin voz a Lenin”, como dice Julio Merino en su libro. Tuvo que ser interrumpido a los 10 minutos porque se había excedido del tiempo, y abandonó la tribuna. Minutos breves para él, pero interminables para los bolcheviques, sus palabras eran un desafío. Inmediatamente surgieron varias personas para rebatir al español, el mismo Trotsky habló tres cuartos de hora en su réplica. Pestaña, pediría tras cara réplica la palabra para defenderse, pero siempre se la negaron.

A la mañana siguiente, Zinoviev empezaría su discurso con otra réplica que duraría toda la mañana, de nuevo le fue negada la palabra a Pestaña. Algunas de las frases de la intervención de Ángel Pestaña (que se puede leer en su Informe) fueron:

— (…)Se ha afirmado que sin Partido Comunista no hay Revolución. (…)Un partido no hace una revolución, sino en todo caso un golpe de Estado; y un golpe de Estado no es una revolución.

—Decirnos que sin Partido Comunista no puede hacerse revolución, y que sin Ejército Rojo no pueden conservarse sus conquistas, y que sin conquista del Poder no hay emancipación posible, y que sin dictadura no se destruye a la burguesía; es hacer afirmaciones cuyas pruebas nadie puede aportar. Pues si serenamente observamos lo sucedido en Rusia, no hallaremos de tales afirmaciones una confirmación.

—Vosotros no hicisteis solos la revolución en Rusia, cooperasteis a que se hiciera y fuisteis más afortunados para lograr el poder.

Ángel Pestaña
Mesa presidencial. Delegados del Segundo Congreso de la Internacional Comunista. Leon Trotsky es el cuarto de la izquierda, ante él está Giacinto Serrati (Italia), detrás de él están Alfred Rosmer (Francia), Paul Levi (Alemania), Grigory Zinoviev, Nikolai Bukharin, Mikhail Kalinin. Moscú, 1920

Antes de regresar a España, la delegación, fue invitada al Kremlin y se le dio un cuestionario. Una de aquellas preguntas era la opinión que les merecía el Camarada Lenin, Pestaña escribió sin dudar: “Autoritario y absorbente”. No se sabe si por esa respuesta, o por otra cosa, fue invitado junto a sus compatriotas al despacho del líder soviético..

En aquella reunión habló el español de la falta de Libertad que había observado, del autoritarismo, del hambre en las calles, del concepto de Revolución y su contraposición a la dictadura del proletariado… Era un soñador, quizás por eso Lenin no se molestó apenas en rebatirlo, simplemente le preguntaba una y otra vez perplejo que no entendía por qué no aceptaba su sistema.

Ángel Pestaña
Vladímir Ilich Uliánov “Lenin”

LENIN: Veo que no hay medio de convenceros. Entonces, ¿tampoco aceptáis la centralización y la disciplina?

PESTAÑA: Los resultados de vuestra centralización, proclaman bien claramente su fracaso (…) El bolchevismo afirma que las dificultades políticas y económicas que en Rusia se producen, obedecen a falta de centralización y disciplina, y piden más disciplina y más centralización. Nosotros opinamos lo contrario.

Cuanta más centralización y disciplina impongáis, mayores serán las dificultades y más difíciles de vencer.

(…)

PESTAÑA: ¿Queréis que os sea franco?

LENIN: Para eso os lo pregunto.

PESTAÑA: Pues bien, aunque el saberlo os cause alguna decepción,(…), el concepto que tengo de la mayoría de los delegados concurrentes al Congreso, es deplorable. Salvando raras excepciones, todos tienen mentalidad de burgués. Unos por arribistas y otros porque tal es su temperamento y su educación.

Tras la entrevista se dice que Lenin pronunció esta frase: Libertad, libertad… Libertad, ¿para qué? Aunque realmente se lo dijo a Fernando de los Ríos, con el que también mantuvo una charla, que fue el que recogió esa frase en su libro Mi viaje a la Rusia sovietista.

Regreso a España de Ángel Pestaña

En el viaje de regreso fue detenido en Milán y encarcelado durante algunos meses por viajar sin dinero. Allí le retiraron todos los documentos que llevaba y fue trasladado a Génova desde donde será deportado a Barcelona. A su regreso las cosas habían cambiado mucho, la CNT se había vuelto muy violenta y los obreros armados, tanto por la patronal como los anarquistas, aumentaron de forma dramática. Pestaña clamó en contra de toda violencia, huelgas revolucionarias y terrorismo anarquista, cosa que no pudo controlar y que le fue alejando del brazo extremo de la CNT.

En 1922, “El caballero de la Triste Figura” como lo apodó Seguí en aquella época, sufrió el intento de asesinato que antes comentábamos. Durante su estancia en el hospital, sus amigos y familia fueron testigos de como los grupos de pistoleros del Sindicado Libre lo esperaban a las puertas del sanatorio para rematarlo.

Ángel Pestaña
Pestaña convaleciente tras el atentado de Manresa

La prensa se hizo eco del atentado y se generó un escándalo político. Se destituyó al gobernador civil de Barcelona y al Jefe de Policía, además se modificó la legislación para controlar la violencia entre sindicatos.

El 27 de febrero de 1923, Pestaña, como delegado de la CNT en Barcelona, se entrevistó con Albert Einstein, tras la conferencia que realizó el físico. Un mes después asesinarían a su amigo Salvador Seguí, eso llevó a Pestaña a ser el principal líder del sindicato anarquista. Durante la Dictadura de Primo de Rivera a finales de 1923 siguió luchando en contra de la violencia, que asociaba con sindicalistas como Durruti, Ascaso y García Oliver, más próximos a la FAI. Pasaría de nuevo por la cárcel entre 1924 y 1926. En 1930 se negaría a firmar el Manifiesto de adherencia a los partidos pro republicanos.

Ángel Pestaña
Ascaso, Durruti y Gregorio Jover

II República y Pestaña

En el Congreso de la CNT de 1931 fue elegido secretario del Comité Nacional elaborando el llamado “Manifiesto de los 30”, en el que se declaraban en contra de toda acción violenta e insurreccional. Las rebeliones en la Cataluña de los años 30, convirtió a los treintistas en “traidores”.

Pestaña se negó a declarar la huelga general en febrero de 1932 para evitar el exilio a Guinea de los detenidos por las insurrecciones, Durruti entre ellos. La FAI y los activistas más violentos los llamaron “Los 30 Judas”, tras esto se forzaron expulsiones del sindicato, hasta que en 1933 el propio Pestaña es expulsado de la CNT. En esa época el mismo José Antonio Primo de Rivera trataría de acercar posturas con el, poco antes de fundar la Falange, no se sabe si pretendía “ficharlo”, pero no consiguieron llegar a ningún acuerdo.

Ángel Pestaña

Funda entonces la Federación Sindicalista Libertaria (FSL), federación que en mayo de 1936 se fusiona con la CNT, para entonces Pestaña ya había fundado (en 1934) en Partido Sindicalista, cercano al socialismo, algo que no gustó entre sus antiguos compañeros, especialmente tras participar en la coalición del Frente Popular, saliendo diputado por Cádiz en febrero del 36.

Guerra Civil

El 19 de julio de 1936 fue detenido por los sublevados en la Universidad de Barcelona, finalmente liberado tras desbaratar los planes del general Goded los anarquistas y la Guardia Civil que estaba a las órdenes del coronel Antonio Escobar.

Se trasladó a Madrid en donde trató de evitar linchamientos en la retaguardia, muchos de ellos perpetrados por militantes de su propio partido que dirigían alguna que otra “Cheka”; existiendo muchos testimonios de gente a la que salvó. En octubre es nombrado subcomisario general de Guerra.

En 1937, según tengo entendido, se encontraba cargando material de guerra y alimentos en Albacete para llevarlos a Madrid, gracias a su coordinación, liderazgo y esfuerzo (algo que escaseaba entonces) logra enviar la carga. Será tras esos esfuerzos, cargando y descargando material en Madrid, cuando comenzó a resentirse de su antigua herida, aquella que en 1922 le había perforado un pulmón. Tuvo que retirarse a Barcelona pero ya nunca se recuperó. Falleció el 11 de diciembre de 1937, a su entierro acudieron miles de ciudadanos y toda la esfera de la política republicana, excepto el Partido Comunista que no envió a ningún representante.

Ángel Pestaña hoy

En un seminario sobre la crisis de 1917, dirigido por Susana Sueiro, le pregunté a Angel Herrerín (historiador experto en anarquismo): ¿Por qué alcanzó más fama Durruti que Pestaña? la respuesta fue clara: en España siempre destacan más los violentos que los pensadores y los soñadores, el malo de la clase suele ser el delegado. Somos así. Otra respuesta que me dieron, válida también, es que en plena Guerra Civil se necesitaban líderes violentos y decididos, como Durruti, no era el tiempo de los soñadores…

Ángel Pestaña

Fuentes: 

MERINO, JULIO. Todos contra la monarquía: 1930-1931

DE LERA, ÁNGEL MARÍA. Ángel Pestaña: Retrato de un Anarquista

Obras de Ángel Pestaña:

Lo que aprendí en la vida.

Terrorismo en Barcelona.

Setenta días en Rusia. Lo que yo vi.

Setenta días en Rusia. Lo que yo pienso.

Consideraciones y juicios acerca de la III Internacional.

Por qué se constituyó el Partido Sindicalista.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close