En Portada

Masacre en Corea de Pablo Picasso: análisis de la obra

Con «Masacre en Corea», Pablo Picasso, gran maestro del siglo XX, reafirma su condena a la guerra en plena Guerra Fría. Ya lo había hecho anteriormente con Guernica. Lo hará más adelante con Guerra y paz .

Ficha técnica

  • Año: 1951
  • Ubicación actual: Museo Picasso, París
  • Técnica: óleo sobre contrachapado
  • Dimensiones: 110x210cm

Análisis temático de «Masacre en Corea»

El cuadro tiene como tema la guerra entre Corea del Norte y Corea del Sur, que había estallado apenas unos meses antes (junio de 1950) y la escena representaría el avance del ejército de los Estados Unidos hacia territorio norcoreano, durante el cual habrían masacrado a 163 civiles surcoreanos bajo el puente de No Gun Ri, incidente poco conocido fuera de Corea hasta la publicación de una historia de Associated Press (AP) en 1999 en la que los veteranos de la 7.º de Caballería corroboraron las cuentas de los sobrevivientes.

No obstante, la masacre apareció a finales de septiembre de 1950 mencionada en un artículo del New York Times que informó, sin apenas detalles, que un oficial estadounidense de alto rango no identificado habría informado sobre un tiroteo producido por «el pánico» contra «muchos civiles» por parte de un regimiento del ejército estadounidense. Es muy posible que esta información cayese en manos del pintor español, no obstante el cuadro no representa ningún hecho particular concreto, buscando representar un problema universal.

Análisis de la obra

En el cuadro contrastan dos grupos bien diferenciados dentro de una escena que se desarrolla en el entorno de un paisaje ruinoso. Por un lado están las víctimas: las mujeres (algunas embarazadas, para simbolizar la fertilidad y la vida, dotando de más dramatismo a la escena) y varios niños aterrorizados, excepto uno, que juega ajeno debido a su corta edad e inocencia. La desnudez del grupo de mujeres y niños simbolizaría la imposibilidad de poder defenderse.

En el otro lado están los soldados ,desprovistos de atributos físicos masculinos, lo que indicaría cierta ausencia de humanidad enfatizada por esa apariencia de «máquinas» o robots, deshumanizándolos por completo.

Para este cuadro sobre Corea, Picasso se inspiró en dos obras, principalmente en la obra que Goya pintó para representar los sucesos del «3 de mayo», pero también tiene muchas referencias al cuadro sobre el Fusilamiento del emperador Maximiliano realizado por Edouard Manet.

fusilamientos goya
El 3 de mayo en Madrid o »Los fusilamientos». GOYA Y LUCIENTES, FRANCISCO DE. Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado
El fusilamiento de Maximiliano
«El fusilamiento de Maximiliano» E. Manet (1867)

Frente a la escena retratada por Goya, en la que un hombre con camisa blanca levanta los brazos al cielo, en «Masacre en Corea» de Picasso no hay ningún gesto de vitalidad desesperada o tensión, mucho más similar al cuadro de Manet. Después de la inmensa carnicería de la Segunda Guerra Mundial, la guerra sólo puede aparecer como un mal absoluto del que no puede derivarse ningún bien.

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, autor de "La Segunda Columna" (Ed.Edaf), director de este proyecto e Historiador del Arte (UNED). Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar...
Cerrar
Botón volver arriba