Edad AntiguaEn PortadaHistoriaHistoria Militar

Maratón, la batalla que dio nombre a una prueba deportiva

El origen del nombre de la popular carrera de larga distancia

En la bahía de Maratón (Grecia) chocaron dos ejércitos y dos mundos distintos. Se enfrentarían en la batalla que pondría fin a la Primera Guerra Médica, universalmente conocida, sobre todo porque al final de esta se produjo un episodio que daría nombre a una “carrera” que hoy en día muchas personas realizan.

maraton-batalla-carrera-persia-grecia
Despliegue inicial y desarrollo de la batalla (Arrecaballo)

El general Datis había desembarcado con parte del ejército persa en la bahía de Maratón y llevaba ocho días acampado frente a los griegos, sin que ninguna de las dos partes enfrentadas se decidiera a atacar. El 21 de septiembre del año 490 a.C. los griegos acordaron iniciar su ataque. Sus nueve generales alternaban el mando por días y, en aquella ocasión, se lo cedieron a Milcíades.

Como los persas eran tantos, el estratego no organizó a sus 10000 u 11000 hombres en la masa cuadrangular acostumbrada, sino en una larga formación de 2 km de frente y más gruesa en los extremos que en el centro. Cuando estuvieron a unos 1500 metros de distancia la falange se acercó a paso normal y continuaron de este modo su marcha hasta que estuvieron a 200 m, ya dentro del alcance de las flechas persas. Entonces comenzaron a correr, maniobra muy peligrosa porque podía desorganizar su formación y dejarlos inermes, pues su fuerza residía en la acción conjunta de toda la masa.

maraton-batalla-carrera-persia-grecia
Los atenienses cargan contra la línea persa. (Richard Hook)

Los persas eran diez veces superiores en número, pero carecían de coraza y el grueso de su infantería estaba formada por arqueros. Es de suponer que la mayor parte de sus flechas cayeron en el centro griego, donde solo se alineaban cuatro filas de hoplitas, teniendo ocho filas en las alas. Seguramente, ante la lluvia de flechas, el centro avanzó más despacio mientras que los hombres de las alas seguían corriendo. Al retrasarse, la línea de la falange no se rompió y sus extremos continuaron, hasta que la formación griega tomó forma de herradura, con los persas dentro.

Pánico y huida persa

Los persas eran más arqueros que hombres de la lucha cuerpo a cuerpo en cambio, los griegos, estaban blindados tras el escudo, las espinilleras, la coraza y el casco metálico. Escudo contra escudo, mantenían su formación, con las picas erizadas, de un modo que era imposible de atravesar. Jamás los guerreros de Jerjes se habían enfrentado con aquella muralla de hombres de metal que amenazaba con envolverlos.

Pertenecían a diversas tribus y cuando se vieron entremezclados, revueltos y casi copados, emprendieron la fuga. En pleno desorden, los griegos acabaron con los persas en la playa, mientras trataban de alcanzar los barcos.

maraton-batalla-carrera-persia-grecia
Túmulo donde fueron enterrados los hombres muertos en la batalla de Maratón (Wikimedia)

Lograron escapar a costa de la pérdida de siete naves y 6400 hombres. Los autores griegos dicen que a los suyos la victoria les costó menos de 200 muertos, aunque con toda seguridad fueron muchos más.

Fue preciso comunicar a la ciudad tan importante victoria, pero el ejército carecía de caballos y se envió a pie a un tal Felípides —algunos autores no se ponen de acuerdo con el nombre del corredor— para que, llevase la noticia hasta Atenas recorriendo 42 km sin pausa. Otras fuentes apuntan a que recorrió el camino desde Atenas hasta Esparta para pedir refuerzos, unos 200 km. El caso es que alguien realizó una proeza de tal envergadura como para que el nombre de Maratón, aquel lugar en el que se estaba combatiendo, suene en nuestras cabezas tantos años después.

Parece un sarcasmo que, sin el recuerdo de aquel corredor, Maratón sería hoy para muchos una palabra sin sentido y no habría dado nombre a esa carrera de larga distancia que consiste en recorrer 42 km y 195 m.

Fuentes:

Christer Jorgensen (2009). Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia

Patrice Brun (2009). La bataille de Marathon

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Close
Close