Medea, Jasón y el vellocino de oro

La historia del Vellocino de Oro es la historia de Los Argonautas

La búsqueda del «vellocino de oro» constituye el propósito principal de la expedición de Jasón a la Cólquida, enviado por el rey Pelias de Yolco, que prentendía con esto evitar la profecía que se cernía sobre él. Medea es el personaje clave de esta historia, pues sin ella no lograría su destino… pero quizás tampoco su desgracia.

El Vellocino de Oro es la piel de un carnero dorado alado que fue sacrificado en honor al dios Ares. La piel de este carnero fue colgada en un árbol del bosque sagrado del dios, y para custodiarlo se puso un enorme dragón (o una serpiente).

El mito del vellocino de oro

El semidios Pelias, hijo de Tiro y Poseidón, usurpa el trono de Yolco a su hermano Esón, heredero legítimo del reino, y asesina a todos sus hijos. Pero uno se salva; se trata de Jasón que será criado y educado por el centauro Quirón.

Cuando cumplió los veinte años, se dirigió a Yolco dispuesto a recuperar lo que le pertenecía por derecho. Y apareció en la plaza pública, frente a su tío Pelias, armado, vestido con pieles y sin una sandalia, ya que la había perdido al ayudar a cruzar un río a una anciana (Hera disfrazada). Su tío no lo reconoció, pero al ver el pie descalzo recordó la profecía que había recibido de un oráculo años atrás: Cuidado con el visitante que llega calzado con una sola sandalia.

Jasón ante Pelias por Padraic Colum y Willu Pogány (1920)

Tras cinco días junto a su padre Esón, al sexto, Jason le pide a su tío Pelias que le devuelva el reino usurpado. Pelias le ordena que primero le traiga el vellocino de oro, que se encuentra en la distante Cólquida (en la costa del Mar Negro).

Jason acepta el reto, y parte junto a  sus compañeros en un barco llamado Argo; del nombre del barco, Jason y sus compañeros serán conocidos como «Los Argonautas». El viaje es largo y no poco accidentado: gigantes de seis brazos, las Arpías, los acantilados móviles…

argonautas
Fotograma de la película de 1963, dirigida por Don Chaffey

Jasón en la Cólquida

Finalmente llegan a la Cólquida, dominio del rey Eetes. Este le promete a Jason que le entregará el vellocino de oro, pero primero tendría que domesticar dos inmensos toros conocidos como los khalkotauroi. Estos «toros», tenían pezuñas de bronce y echaban fuego por la boca; habían sido un regalo de Hefesto al rey.

Lo que tenía que hacer Jasón, además de amansarlos, era ponerles un arado y labrar con ellos un campo consagrado a Ares; para luego sembrar dientes de dragón y luchar contra los guerreros que nacerían de estos dientes.

Jasón y Medea

Jasón sobrevivió esta prueba gracias a una poción mágica que le protegía del calor que irradiaban los toros. Esta pocíon se la había dado Medea, única hija de Eetes, la cual tenía amplios conocimientos en las artes mágicas, heredadas de la hechicera Circe, su tía. Medea se había enamorado de Jasón y prometió su ayuda a cambio de que éste se la llevara consigo a Yolco.

Jasón y el vellocino de oro
Jasón y Medea por Virginia Frances

Tras conseguir arar el campo y sembrar los dientes, salieron cientos de hombres armados conocidos como Los Espartos, (en griego antiguo, Σπαρτοί Spartoí, literalmente ‘hombres plantados’,) que se lanzaron contra Jasón.

Medea, conocedora de la historia de estos seres, aconsejó a Jasón que arrojase una piedra entre ellos y los Espartos se enfrentaron entre sí.

También fue Medea la que, ayudada de unas hierbas y sus poderes hipnóticos, la que durmió a la serpiente que guardaba el Vellocino de Oro para que Jasón pudiese coger el preciado trofeo… vamos que, como estamos leyendo, Medea hizo prácticamente todo el trabajo. También hay que decir que hay varias versiones del mito, por eso a veces aparece Jasón matando al dragón-serpiente.

El regreso de los Argonautas a Yolco

Tras la «toma» del vellocino de oro, los Argonautas huyen y regresan a su tierra natal con el Argo. Jason cumple su promesa y trae a la hechicera Medea con él.

Pero Pelias, sin embargo, se niega a devolver el trono usurpado a Jason a pesar de haberle traído el Vellocino de Oro. Medea, una vez más, tuvo que intervenir. Egañó a las hijas del rey hacíendolas creer que si descuartizaban a su padre y lo metían en un caldero podrían hacerlo rejuvenecer… obviamente no rejuveneció y asesinaron a Pelias.

el vellocino de oro
El asesinato de Pelias por Georges Moreau de Tours

Pero el resultado no es el esperado, no solo Jasón no recupera el trono, sino que son obligados a dejar Yolco por sus habitantes que no vieron muy bien el asesinato de su rey.

Jasón abandona a Medea

Tras haber vivido 10 años en Corinto, y dos hijos en común, Jason repudia a Medea, con el fin de casarse con la hija del rey, Creúsa. Medea no lo iba a consentir. Eurípides cuenta la historia de la venganza de Medea contra Jason en su tragedia «Medea».

Ella se venga matando a su nueva esposa, a su suegro (en el mismo incidente) y a los dos hijo que tenía con Jasón. Los habitantes de Corinto, tras esto, le arrojaron piedras hasta que se vio obligada a abandonar la ciudad.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad