Edad MediaEn PortadaHistoriaHistoria Militar

La batalla de La Rochelle, el día que la flota castellana destruyó a la inglesa

Una victoria abrumadora

Enrique II de Castilla le debía favores al rey francés Carlos V y este se los cobró exigiéndole que combatiese junto a él a los ingleses.

batalla La Rochelle inglaterra castilla

Fortaleza castellana en el mar

A finales del siglo XIV la flota castellana era una potencia naval consumada, pero en el siglo anterior ya venía pisando fuerte. En 1248, Ramón Bonifaz, el primer almirante de Castilla, comandó una flota formada por 13 naos gruesas y 5 galeras que fue esencial para la toma de Sevilla, donde los marinos cántabros rompieron la cadena que protegía el puente de Triana.

La flota castellana alcanzaba territorios lejanos del norte de Europa y comenzaron los lances con otros reinos que comerciaban y tenían presencia en la zona, a tal punto que en 1306 hubo que firmar una tregua entre bayoneses y castellanos.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Ramón de Bonifaz, tallado por José Lafita Díaz, en el Monumento a San Fernando de Sevilla

La Guerra de los Cien Años y su perjuicio para el comercio de Castilla

El comercio de la lana con la ciudad de Brujas era esencial para Castilla, y el comienzo de la guerra entre Francia e Inglaterra, conocida como la Guerra de los Cien Años (1337-1453), afectó a este negocio. El rey Alfonso XI al principio se mantuvo neutral, pero no le quedó más remedio que decantarse por uno de los bandos y este fue el francés. El rey inglés Eduardo III, movió ficha y anunció en 1350 que había que hacer frente a la amenaza castellana, que según él, no respetaban los acuerdos de neutralidad y habían atacado a sus naves.

El monarca inglés se puso al frente de una escuadra para combatir a los castellanos y reunió en Winchelsea una flota compuesta por 5 urcas, 30 cocas y 19 pinazas. Su hijo, el “Principe Negro”, futuro vencedor de Poitiers —1356—, iba con él. La flota compuesta por 24 navíos castellanos y bajo el mando de Carlos de la Cerda, navegaba rumbo a España, cuando fue interceptaba por la flota inglesa el día 29. Los barcos castellanos aguantaron bien las acometidas inglesas, pero los arqueros y hombres de armas ingleses decidieron la lucha. 14 de las 26 naves castellanas fueron capturadas.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Alfonso XI (Wikimedia)

Castilla toma parte en la Guerra de los Cien Años

En 1369, Carlos V de Francia rompió el tratado de paz de Brétigny. Sus motivos para hacerlo fueron, en primer lugar, por las durísimas condiciones económicas impuestas por los inglesas tras su victoria en Poitiers, y en segundo lugar porque sabía que Enrique II de Castilla estaría a su lado, porque este contaba con una poderosa flota y en el Tratado de Toledo del 20 de noviembre de 1368, se acordó que en cualquier operación naval conjunta, los castellanos aportarían el doble de naves.

El rey francés puso el ojo en el puerto de La Rochelle, pues su control era esencial para someter el ducado de Guyena. Este puerto estaba en manos inglesas, por lo que estos, conocedores de la importancia de este lugar, prepararon una flota bajo el mando del conde de Pembroke, sir John Hastings. Esta flota, además de estar formada por navíos de guerra, constaba también de naves de transporte con armas y dinero.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Entrada al puerto de La Rochelle flanqueada por la Torre de San Nicolás (derecha) y torre de la Cadena (izquierda). Al fondo a la izquierda se puede ver la Torre de la Linterna

La batalla

El día 21 de junio, la armada castellana bajo el mando del genovés Ambrogio Boccanegra, se presentó frente al puerto de La Rochelle. Los datos exactos de hombres y navíos de cada bando varían según las crónicas, así que nos quedaremos con la cifra de 22 buques por parte los castellanos y por parte de los ingleses con 36 naos y urcas y 14 buques de transporte.

Una avanzada de la flota de Castilla tuvo un encuentro con algunos barcos ingleses, que se llevaron la peor parte, porque perdieron dos barcos y su tripulación fue pasada a cuchillo y lanzada al agua. Boccanegra, al percatarse de las dimensiones de la flota inglesa, se reunió con sus capitanes, Fernán Ruiz Cabeza de Vaca, Fernando de Peón y el citado Ruy Díaz de Rojas. Tras esta reunión, tomaron la decisión de retirarse, pero aunque pareciese un acto de cobardía, los castellanos tramaban algo.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Interior del puerto en la actualidad

La estrategia era la siguiente: dadas las características de las naves de ambas flotas y de las condiciones naturales de la zona, Boccanegra consideró que era mejor esperar la bajamar del día siguiente. El día 22 de junio, antes de que la marea subiese, la flota castellana se puso en marcha para internarse en el puerto y aprovechar que, como las naves inglesas tenían mayor calado que las castellanas, se encontraban amarradas y fondeadas.

Los castellanos sacaron partida de la inmovilidad de los barcos ingleses y los atacaron con la artillería, causando una enorme destrucción entre los navíos ingleses. Varios buques ingleses se incendiaron y sus tripulantes murieron abrasados o ahogados. Una vez llegó el momento del abordaje y apoyados por los disparos de ballesteros, los caballeros y hombres de armas se lanzaron a las cubiertas de las naves inglesas para entablar combate cuerpo a cuerpo en una lucha brutal. La nave del conde de Pembroke fue abordada por cuatro buques castellanos, al mando de Fernán Ruiz Cabeza de Vaca y Fernando de Peón.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Yo durante mi visita a La Rochelle y detrás la Torre de San Nicolás

El desastre fue total para los ingleses, todas sus naves habían sido hundidas, quemadas o apresadas. Caballeros de alto rango fueron hechos prisioneros, lo que suponía una fortuna en rescates, más el botín obtenido que se hallaba en los barcos de transporte ingleses. También se respetó la vida de 8000 hombres. Pembroke y setenta caballeros fueron enviados a Burgos ante el rey de Castilla, este le entregó el conde inglés al condestable francés, Bertrand du Guesclin, para que cobrase el rescate, pero murió más tarde durante el cautiverio.

Las consecuencias de la batalla 

La victoria de La Rochelle terminó con el control inglés del Canal de la Mancha, los castellanos se hicieron dueño de él y se convirtieron en la primera fuerza naval en el Atlántico. En el mismo año, Boccanegra y sus hombres saquearon Walsingham, Wight, Dover, Rye, Portsmouth y Plymouth.

Fernando Sánchez de Tovar, junto al apoyo francés liderado por Jean de Vienne, desde 1377 devastaron territorio inglés y causaron el pánico entre la población. En una segunda campaña, en 1380, una flota combinada castellana que había arrasado Jersey y Guernsey, remontó el río Támesis y atacó la capital de los ingleses, Londres. Los ingleses ya no eran inexpugnables en los mares. La capacidad comercial y naval de los castellanos facilitó que a finales del siglo XIV cambiaran el rumbo de la Historia universal.

batalla La Rochelle inglaterra castilla
Ataques de Tovar y Vienne contra Inglaterra (1374-1380) (Wikimedia)

Fuentes:

Jesús A. Rojo Pinilla (2015). Cuando éramos invencibles

Revista Clio: «La Rochela, una oportunidad única»

Etiquetas
Castilla Francia Inglaterra La Rochelle

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar