Edad ModernaEn PortadaLiteratura

“La Araucana” de Alonso de Ercilla

La lírica épica hispanoamericana

En Hispanoamérica el origen de la épica está en los cronistas, ya que con sus escritos hacen una exaltación de las batallas, luchas y hazañas, así como también las aventuras que componen el largo proceso de las conquistas. La lírica épica representa un importante medio de transmisión cultural e histórico de la incipiente literatura hispanoamericana.

araucana alonso ercilla
(detalle) Retrato de Alonso de Ercilla y Zúñiga atribuido a El Greco y parte de las colecciones de pintura de Europa occidental del Ermitage, San Petersburgo

Durante el renacimiento, la poesía épica toma como modelo a los clásicos latinos como Virgilio y los escritores italianos contemporáneos como Ludovico Ariosto o Torquato Tasso. El primer y más notable representante del género es Alonso de Ercilla y Zúñiga (Madrid 1533-1594), ante todo un hombre de letras. Ercilla partió a las indias en 1556 siendo el fruto de su estancia en el continente americano su composición llamada: “La Araucana”; de la que Bartolomé José Gallardo enumeró hasta 11 ediciones entre 1577 y 1776, además de la primera de 1579.

La Araucana, una de las composiciones más importantes del “género de época colonial hispanoamericana” que durante el siglo XVI se convertiría en el libro de cabecera de todos aquellos que querían ser escritores. La primera parte de La Araucana se publica en 1569 en Madrid. Se considera esta fecha como el inicio de la épica hispanoamericana que retoma los modelos clásicos o se inspira en obras como La divina comedia de Dante o El Orlando furioso de Ludovico Ariosto.

La obra fue escrita según el propio testimonio de Ercilla, para deleite de los que gustan de estas obras en la que se cantan hechos de guerra. Ercilla había servido como paje del príncipe Felipe II en la corte, llegando a Perú en 1556 junto al que sería nombrado virrey: Hurtado de Mendoza.

alonso ercilla araucana
(extraído de memoriachilena.cl)

En 1557 viaja a Chile en una expedición de conquista con la misión de sofocar una serie de revueltas indígenas. Estos indígenas son los llamados araucanosque en la actualidad se conocen como “mapuches”. Sería aquel año y medio, en el que estuvo Ercilla en la campaña militar, cuando tiene la idea de escribir un poema épico para narrar las contiendas que allí estaban aconteciendo. Se dice que parte del poema está escrito durante los descansos nocturnos de los combates.

Se compone de 37 cantos divididos en tres partes: una publicada en 1569, otra en 1578 y por último la publicación de 1589. El texto se consideró como un documento fiel sobre los hechos narrados. El propósito es bastante similar al del resto de poemas épicos: se pretende que un hecho bélico significativo quede en la memoria, que pase a la posteridad reconociendo el valor de los héroes que han participado en él. Quizás aquí podríamos hacer mención al Cantar de Mio Cid como obra escrita en versos y de género similar.

alonso ercilla araucana
(extraído de: memoriachilena.cl)

Se resalta fundamentalmente su valor, coraje y amor a su propia tierra. La novedad de la obra está en que frente al amor requiebro y la ficción de la poesía épica, se opone la lucha, la proeza y sangre. Ercilla canta, por medio de la octava real, el enfrentamiento de los españoles y araucanos, añadiendo cantos a las batallas de San Quintín y de Lepanto, la historia de la reina Dido y la descripción de diversas ciudades de España, África, Asia y América.

Y yo que tan sin rienda al mundo he dado

el tiempo de mi vida más florido,

y siempre por camino despeñado

mis vanas esperanzas he seguido,

visto ya el poco fruto que he sacado,

y lo mucho que a Dios tengo ofendido,

conociendo mi error, que aquí adelante

será razón que llore, y que no cante.

                                          (XXXVII, 807)

alonso ercilla araucana
El Monumento a la Araucania es una obra escultórica materializada en bronce, se ubica en la plaza Aníbal Pinto de Temuco (Chile), en la cual se aprecian cinco personajes de la historia de la Araucanía: una machi, un soldado de la Pacificación, un colono europeo, el poeta Alonso de Ercilla, y el toqui Kallfúlikan (Caupolicán).

Fuentes:

ERCILLA, Alonso de: La Araucana, ed. de Concha de Salamanca, Madrid, Aguilar, 1955.

ACUÑA, María Eugenia. «Algunos rasgos poéticos en La Araucana de don Alonso de Ercilla y Zúñiga», Nuevo humanismo, Heredia, 1, 1981, págs. 207-217.

BELLO, Andrés. «La Araucana de Alonso de Ercilla», El Araucano, Santiago de Chile, 5 de febrero de 1841; tb. en Obras Completas, Caracas, Ministerio de Educación, tomo IX, 1956.

Etiquetas
Alonso de Ercilla araucos la araucana la épica hispanoamericana Literatuta hispanoamericana mapuches

Ana Isabel Pernil

Licenciada en Filología Hispánica y docente. Defensora del buen uso de la escritura y amante de la Literatura. No me gusta la hipocresía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar