ArteEdad AntiguaEn PortadaMitología e Iconografía

10 mitos clásicos que debes conocer

Conocer la mitología y las leyendas es importante para comprender y reconocer las iconografías presentes en el arte, la literatura y la cultura en general. Además, estas historias han influenciado la cultura occidental y siguen siendo relevantes en la actualidad. A continuación citaremos algunas de las más importantes y las que creemos que debes conocer:

Prometeo y el fuego:

mitologia romana griega resumen
Prometeo trayendo el fuego
COSSIERS, JAN
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

En la mitología griega, Prometeo era un titán que se destacaba por su amor a los seres humanos. En un acto de generosidad, robó el fuego del Olimpo para entregárselo a los mortales, permitiéndoles cocinar alimentos y calentarse en el frío invierno.

Sin embargo, Zeus, el rey de los dioses, no estaba contento con la acción de Prometeo. Como castigo, lo encadenó a una roca y ordenó que un águila comiera su hígado todos los días, solo para que este volviera a crecer y el castigo se repitiera una y otra vez. Este castigo duró muchos años hasta que finalmente Hércules, en una de sus hazañas, mató al águila y liberó a Prometeo. Aunque Zeus se mostró disconforme con liberar al titán, finalmente lo hizo, temiendo la ira de los otros dioses.

La historia representa la lucha entre los dioses y los mortales, así como la importancia del fuego en la civilización humana. 

Perseo y Medusa:

mitologia romana griega resumen
Perseo vencedor de Medusa
GIORDANO, LUCA-PINTOR- Y TALLER
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Según la mitología griega, Perseo, hijo de Zeus y Dánae, fue enviado por el rey Polidectes a buscar la cabeza de la gorgona Medusa. Con la ayuda de los dioses, Perseo recibió un casco que lo hacía invisible, sandalias aladas para volar y una espada curva para decapitar a Medusa. Cuando Perseo llegó a la guarida de Medusa, se encontró con que ella estaba acompañada por dos gorgonas más, Esteno y Euríale. Sin embargo, con la ayuda de su escudo pulido, que le permitía ver la imagen de Medusa sin mirarla directamente, Perseo logró cortarle la cabeza.

Según la leyenda, al ser decapitada, la sangre de Medusa dio origen a las serpientes, y su cabeza se convirtió en un objeto mágico que tenía el poder de convertir en piedra a cualquier persona que la mirara directamente a los ojos.

Además de ser una historia emocionante sobre un héroe que vence a una criatura mítica, también es una historia sobre la importancia de la astucia y la inteligencia en la lucha contra el mal.

El vuelo de Ícaro:

mitologia romana griega resumen
La caída de Ícaro
GOWY, JACOB PEETER
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Según la mitología griega, Dédalo y su hijo Ícaro estaban atrapados en la isla de Creta, donde el rey Minos los había encerrado en el laberinto que el propio Dédalo había diseñado. Para escapar, Dédalo construyó alas hechas de plumas y cera para él y su hijo. Dédalo advirtió a Ícaro que no volara demasiado cerca del sol, ya que derretiría la cera de las alas y caería al mar. Sin embargo, Ícaro ignoró las advertencias de su padre y voló cada vez más alto, hasta que el sol derritió la cera e Ícaro cayó al mar y murió.

La leyenda representa la arrogancia y la imprudencia, así como las consecuencias de no seguir las instrucciones de un padre sabio.

La caja de Pandora:

El mito de la Caja de Pandora

Pandora fue creada por los dioses como una venganza contra los hombres. Le entregaron una caja que contenía todos los males del mundo y, por curiosidad, Pandora la abrió liberando todo su contenido.

Orfeo y Eurídice:

mitologia romana griega resumen

Orfeo y Eurídice
RUBENS, PEDRO PABLO Y TALLER
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Orfeo, un talentoso músico y poeta, poseía un don excepcional para encantar con sus melodías tanto a los seres humanos como a las criaturas divinas. Pero su corazón pertenecía a Eurídice, una hermosa ninfa que se convirtió en su amada esposa. Juntos, vivieron un amor profundo y apasionado.

Sin embargo, su felicidad se vio truncada cuando Eurídice sufrió un trágico accidente y murió prematuramente. El dolor de Orfeo era indescriptible, su alma se llenó de angustia y desesperación. Incapaz de aceptar su pérdida, decidió embarcarse en una valiente búsqueda para recuperar a su amada del reino de los muertos.

Orfeo se adentró en las sombrías profundidades del inframundo, tocando su lira y entonando melodías tan hermosas y conmovedoras que incluso los espíritus más oscuros y siniestros se conmovieron. Conmovido por su música, el dios de la muerte, Hades, y su esposa Perséfone accedieron a concederle una oportunidad: Orfeo podría llevar a Eurídice de vuelta al mundo de los vivos, pero con una condición:

Mientras caminen por los oscuros senderos del inframundo, Orfeo debía resistir la tentación de mirar hacia atrás y ver el rostro de Eurídice hasta que ambos estuvieran nuevamente en el mundo de la luz.

A medida que avanzaban, la ansiedad y la incertidumbre se apoderaron de él. Finalmente, incapaz de contener su desesperación, justo antes de salir del inframundo, Orfeo cedió a la tentación y volvió la mirada hacia Eurídice para ver si le seguía.

En ese preciso instante, Eurídice se desvaneció, volviendo a ser un espíritu en las sombras, ya que no había logrado cruzar completamente el umbral de la vida. Orfeo quedó desolado, devastado por su propia debilidad. Intentó regresar al inframundo una vez más, pero los guardianes le negaron el acceso. A partir de ese momento, Orfeo vivió su vida en profunda tristeza y melancolía. Su música, antes llena de alegría y belleza, se tornó melancólica y llena de dolor. Finalmente, encontró su destino en manos de las mujeres tracias, quienes, en un acto de furia colectiva, lo desmembraron debido a su rechazo hacia ellas.

La historia de Orfeo y Eurídice es un relato desgarrador que explora el poder del amor, la música y la capacidad humana de enfrentar la muerte y los desafíos más oscuros.

Teseo y el Minotauro

mitologia romana griega resumen
Antonio canova, teseo e il minotauro, 1782

En la isla de Creta, gobernada por el poderoso rey Minos, se encontraba un laberinto inescrutable construido por el ingenioso Dédalo. Dentro de ese laberinto habitaba el temible Minotauro, una criatura mitad hombre y mitad toro, nacida del fruto del amor entre la reina Pasífae de Creta y un majestuoso toro enviado por Poseidón. Cada nueve años, como tributo al rey Minos, Atenas debía enviar siete jóvenes y siete doncellas para ser devorados por el Minotauro en el corazón del laberinto. Pero llegó el momento en que Teseo, el valiente hijo del rey de Atenas, Egeo, decidió poner fin a esta cruel tradición.

Teseo, decidido a enfrentar al Minotauro y liberar a su pueblo de esta amenaza, se ofreció voluntario para ser uno de los tributos y viajó a Creta junto con los demás jóvenes. Allí, conoció a Ariadna, hija de Minos, quien se enamoró profundamente de él y le ofreció ayuda. Esta le entregó un ovillo de hilo mágico y le aconsejó que lo atara a la entrada del laberinto para poder encontrar el camino de regreso. Siguiendo el consejo de Ariadna, Teseo se adentró en el laberinto, enfrentando peligros y desafíos a medida que avanzaba.

Gracias al hilo mágico, Teseo pudo enfrentar los intrincados pasajes del laberinto y finalmente encontró al temible Minotauro. Con su espada en mano, luchó con ferocidad y valentía contra la bestia, hasta que finalmente logró derrotarla y liberar a Atenas de su terror. Tras la victoria, Teseo y los demás jóvenes atenienses regresaron a su ciudad. Sin embargo, en medio de la celebración, olvidaron izar las velas blancas acordadas como señal de que habían salido victoriosos. Al ver las velas negras en el barco de regreso, el desesperado rey Egeo creyó que Teseo había perdido la vida y se arrojó al mar que hoy conocemos como el mar Egeo.

La historia ha perdurado a lo largo de los siglos como un símbolo de heroísmo y superación de obstáculos o miedos internos, en parte gracias al amor.

Las 12 pruebas de Hércules

12 pruebas de hércules resumen

Las doce pruebas fueron impuestas a Hércules como una forma de penitencia y expiación por sus acciones pasadas. A pesar de ser hijo de Zeus, Hércules era mortal y había cometido un terrible acto bajo la influencia de la diosa Hera, quien buscaba vengarse de él debido a su linaje divino y a la infidelidad de Zeus. En un ataque de locura inducido por Hera, Hércules mató a su esposa Megara y a sus hijos. Cuando recuperó la cordura y se dio cuenta de la magnitud de su crimen, Hércules sintió una profunda culpa y desesperación. Buscando purificar su alma y redimirse ante los dioses, el héroe acudió al oráculo de Delfos, quien le aconsejó que se sometiera a servidumbre bajo las órdenes de su primo Euristeo, rey de Micenas, durante doce años y completara las tareas que este le impusiera.

Las doce pruebas o trabajos que Euristeo asignó a Hércules eran tareas extremadamente difíciles y peligrosas, muchas de las cuales parecían imposibles de cumplir. Fueron diseñadas específicamente para poner a prueba la valentía, fuerza y habilidades sobrehumanas de Hércules, y para que expiara sus pecados a través de grandes actos heroicos.

Estas pruebas también sirvieron como una forma de humillación pública para Hércules, ya que debía realizarlas como un sirviente y no como un héroe glorificado. Sin embargo, Hércules aceptó el desafío con determinación y coraje, mostrando su arrepentimiento y su voluntad de enfrentar cualquier obstáculo para obtener el perdón divino. A medida que Hércules superaba cada prueba, demostraba su valor, ingenio y resistencia, ganándose el respeto y la admiración de los dioses y los mortales. Al completar las doce pruebas con éxito, Hércules finalmente fue liberado de su servidumbre y alcanzó la inmortalidad, convirtiéndose en uno de los héroes más reverenciados y famosos de la mitología griega.

  1. León de Nemea | Matar al feroz león que aterrorizaba Nemea y cuya piel era impenetrable.
  2. Hidra de Lerna | Derrotar a la hidra, una serpiente acuática de múltiples cabezas, cortando y quemando sus cabezas.
  3. Cierva de Cerinea | Capturar la cierva dorada de Cerinea, conocida por sus veloces y dorados cuernos.
  4. Jabalí del monte Erimanto | Capturar vivo al descomunal jabalí que devastaba los campos de Erimanto.
  5. Aves del Lago Estinfalo | Ahuyentar y capturar a las aves devoradoras que infestaban el lago Estinfalo.
  6. Establo de Augías | Limpiar en un solo día los establos del rey Augías, donde se acumulaba una inmensa cantidad de estiércol.
  7. Toro de Creta | Capturar al furioso toro de Creta y llevarlo ante el rey Euristeo.
  8. Yeguas de Diomedes | Dominar y llevar de vuelta las yeguas carnívoras de Diomedes, el rey tracio.
  9. Cinturón de Hipólita | Obtener el cinturón de Hipólita, la reina de las Amazonas.
  10. Ganado de Gerión | Robar el ganado del gigante Gerión, que poseía tres cuerpos y vivía en el extremo occidental del mundo.
  11. Manzanas del jardín de las Hespérides | Obtener las manzanas doradas del jardín custodiado por las Hespérides y el dragón Ladón.
  12. Cerbero, el perro de tres cabezas | Descender al inframundo y traer a Cerbero, el feroz perro guardián, ante Euristeo.

El rapto de Perséfone:

mitologia romana griega resumen
El rapto de Proserpina
BRUEGHEL EL JOVEN, PIETER
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Perséfone (conocida en la mitología latina como Proserpina), la encantadora hija de Deméter, la diosa de la agricultura y las cosechas, era una joven de gran belleza y encanto. Su gracia y vitalidad llenaban el mundo con flores y frutos en abundancia. Sin embargo, su destino se vio alterado cuando Hades, el dios del inframundo, la vio y quedó cautivado por su resplandor.

Aprovechando un momento de descuido, Hades emergió desde las profundidades y secuestró a Perséfone, llevándola consigo a su reino subterráneo. La madre de Perséfone, Deméter, se sumió en la desesperación y la tristeza al descubrir la desaparición de su amada hija. El dolor y la ira de Deméter se manifestaron en su rechazo a hacer crecer las plantas y los cultivos. La tierra se volvió estéril, los campos se marchitaron y la humanidad sufrió hambre y desesperación. Ante la desolación de la tierra, los mortales clamaron por ayuda a los dioses.

Zeus, el padre de los dioses, se vio obligado a intervenir para restaurar el equilibrio. Convocó a Hades y le instó a liberar a Perséfone y permitirle regresar con su madre. Sin embargo, Hades no estaba dispuesto a renunciar a su esposa. Finalmente, se llegó a un acuerdo: Perséfone pasaría parte del año en el inframundo junto a Hades y el resto del año con su madre en la superficie. Durante los meses en que Perséfone se encontraba con Hades, la tristeza de Deméter volvía a sumir al mundo en el invierno y el letargo. Pero cuando Perséfone regresaba a la superficie, Deméter se llenaba de alegría y la tierra florecía con hermosas plantas y abundantes cosechas.

Así, el rapto de Perséfone se convirtió en una explicación mítica para los cambios estacionales. La llegada de Perséfone al inframundo simbolizaba la llegada del invierno, mientras que su regreso a la superficie marcaba el inicio de la primavera y el renacimiento de la naturaleza.

El rapto de Europa

mitologia romana griega resumen
El rapto de Europa
RUBENS, PEDRO PABLO(OBRA COPIADA DE: TIZIANO, VECELLIO DI GREGORIO)
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Europa, una princesa fenicia de gran belleza, se convierte en el objeto de deseo del mismísimo Zeus, el supremo gobernante de los dioses. Impulsado por su pasión, el poderoso Zeus decide tomarla para sí. Sin embargo, como dios supremo del engaño y la metamorfosis, Zeus adopta la apariencia de un majestuoso toro blanco, cuyo esplendor sobresale entre el rebaño de ganado de Europa.

Un día soleado, mientras Europa y sus amigas disfrutan jugando en la costa, avistan al deslumbrante toro. Hipnotizadas por su esplendor, se acercan con cautela, sin sospechar la divinidad que oculta. Europa, en un acto de audacia e inocencia, acaricia al toro, sin percatarse de que en realidad está en contacto con el mismísimo Zeus. En un instante, el astuto dios aprovecha su oportunidad y, con un movimiento rápido, se lleva a la princesa Europa sobre su lomo y se sumerge en las aguas del mar. Juntos, emprenden un viaje místico hacia la isla de Creta, donde Zeus finalmente revela su verdadera identidad a la cautiva Europa y se entrega a un cortejo apasionado.

Este apasionado encuentro dio lugar al nacimiento de una descendencia ilustre. Entre los hijos de Europa y Zeus destaca el legendario rey Minos, cuya sabiduría y dominio se extendieron por toda Creta, dejando una huella perdurable en los anales de la mitología.

En última instancia, el rapto de Europa trasciende su mero relato, simbolizando el encuentro y la fusión de culturas. Europa personifica el continente que lleva su nombre, mientras que Zeus encarna el poder y la influencia de los dioses griegos. Este episodio mitológico nos recuerda que, a veces, los encuentros inesperados y las experiencias trascendentales pueden desencadenar cambios profundos y transformadores en nuestras vidas, tal como Europa experimentó al ser arrebatada por el toro divino y transportada a un nuevo destino.

La leyenda de Narciso

mitologia romana griega resumen
Narciso
COSSIERS, JAN
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Narciso, hijo del dios río Cefiso y de la ninfa Liríope, poseía una belleza tan deslumbrante que cautivaba los corazones de hombres y dioses por igual. Su encanto era tal que muchos se enamoraban perdidamente de él. Sin embargo, su arrogancia lo convertía en un ser despiadado e indiferente.

Cuenta la leyenda que un día, mientras Narciso se encontraba junto a un lago cristalino, una ninfa llamada Eco se enamoró perdidamente de él. Eco, con su capacidad limitada para hablar, solo podía repetir las últimas palabras que escuchaba. Desesperada por expresar su amor, la ninfa siguió a Narciso, pero él, ensimismado en su propia belleza, la rechazó.

En respuesta a esta humillación, los dioses decidieron castigar a Narciso por su orgullo desmedido. De este modo, Afrodita, la diosa del amor, decidió lanzar un hechizo sobre el joven narcisista. La maldición consistía en condenarlo a enamorarse de su propio reflejo en el agua, sin poder apartar la mirada de su imagen. Desde ese momento, Narciso quedó cautivado por su propio reflejo en el lago. Permanecía allí durante horas, admirando su belleza, incapaz de reconocer su verdadera identidad. La obsesión se apoderó de él hasta el punto de que se negaba a comer o beber, consumido por el amor por sí mismo.

Finalmente, en un acto de profunda desesperación, Narciso se inclinó hacia el lago para abrazar a su amado reflejo, pero al hacerlo, su imagen se desvaneció en el agua. En ese mismo instante, Narciso murió, dejando solo una hermosa flor que lleva su nombre: el narciso.

La leyenda de Narciso ha sido interpretada de diversas maneras a lo largo de la historia. Se considera un símbolo de la vanidad, el egoísmo y la obsesión por la propia imagen. Además, la historia de Narciso nos invita a reflexionar sobre los peligros de la excesiva autoadmiración y la falta de empatía hacia los demás.

Redacción

Equipo de Redacción / Notas de Prensa / Agencias
Botón volver arriba