Las frases más polémicas y divertidas de Oscar Wilde

Oscar Wilde fue un personaje muy peculiar. Para los que nos gusta la ironía y el ingenio podría ser nuestro referente. Claro está, esto le hacía ganar amigos y enemigos; pero Wilde era mucho Wilde y si había que condenar la hipocresía de su época lo hacía, otra cosa serían las consecuencias.

Oscar Wilde (Fuente: Wikimedia)

Oscar Wilde (Dublín, 1854 – París, 1900) Escritor irlandés. Wilde era hijo de un cirujano y una escritora. Su infancia transcurrió tranquila. Su formación académica comenzó en Portora Royal School de Euniskillen, más tarde en la famosa Trinity College de Dublín (la universidad más antigua de Irlanda) y en el Magdalen College de Oxford; en este último logró el prestigioso Premio Newdigate de poesía.

Comenzó a viajar por Europa a la vez que continuaba sus estudios universitarios y publicaba poemas en varios periódicos y revistas. En 1882 visitó los Estados Unidos y ofreció varias conferencias. Volvió a Europa y siguió con sus conferencias en centros culturales y universidades de Inglaterra y Francia donde fueron muy bien acogidas. En 1884 contrajo matrimonio con Constance Lloyd y el fruto de ese matrimonio fueron dos hijos.

Wilde también tuvo tiempo para editar una revista femenina entre 1887 y 1889, Woman’s World. Sus obras posteriores fueron El príncipe feliz (1888), la famosísima y única novela de Wilde, El retrato de Dorian Grey (1890), El crimen de lord Arthur Saville (1891), Salomé (1891) y La importancia de llamarse Ernesto (1895). En sus obras, Wilde sacaba a relucir ese ingenio e ironía, y no dejaba títere con cabeza criticando la hipocresía de sus contemporáneos.

Entrada de la universidad Trinity College de Dublín. Foto tomada cuando estuve viviendo en esta ciudad

En mayo de 1895 el marqués de Queenberry, padre de un amigo suyo, comenzó una campaña de difamación contra la figura de Wilde acusándolo de homosexual. Wilde trató de defenderse, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que las pruebas presentadas por el marqués fueron más sólidas que las suyas y fue condenado a dos años de prisión el 27 de mayo de 1895.

Una vez cumplida la condena, Wilde, se cambió el nombre y apellidos y pasó a llamarse Sebastian Melmoth, emigró a París y allí vivió hasta su muerte viviendo sus últimos años inmerso en problemas de alcohol, salud y penurias económicas. Murió con 46 años.

Además de dejarnos sus obras, nos dejó muchas frases, unas ingeniosas y otras polémicas, para esta ocasión he escogido diez de ellas:

Cuando era joven acostumbraba a pensar que el dinero era lo más importante en la vida. Ahora que soy viejo, sé que lo es.

Jamás viajo sin mi diario. Siempre hay que llevar algo sensacional para leer en el tren.

Me pasé todo el día trabajando en las pruebas de uno de mis poemas. Por la mañana puse una coma y por la tarde, la volví a quitar.

Perdona a tus enemigos. No hay nada que les haga enfadar tanto.

¿Que si lo conozco? Lo conozco tanto que hace diez años que no me hablo con él.

Es muy fácil soportar las dificultades de nuestros enemigos. Lo que es difícil de soportar son los éxitos de nuestros amigos.

Puedo resistirlo todo excepto la tentación.

La moda es una forma de fealdad tan intolerable que tenemos que alterarla cada seis meses.

El fútbol está muy bien. Es un buen juego para chicas rudas pero no para chicos delicados.

Jamás juego al cricket. Exige que uno asuma unas posturas muy indecentes.

El mundo del cine no ha olvidado a este ilustre escritor y se realizaron películas sobre su vida y sus obras:

Wilde (1997). Dirigida por Brian Gilbert y la protagoniza Stephen Fry.

 

Cartel de la película (Fuente: imdb)

La importancia de llamarse Ernesto (1952). Dirigida por Anthony Asquith.

Cartel de la película (Fuente: FilmAffinity)
Cartel de la película (Fuente: FilmAffinity)

 

El retrato de Dorian Grey (2009). Dirigida por Oliver Parker y protagonizada por Ben Barnes. Existe otra versión que fue realizada en 1945 y dirigida por Albert Lewin.

 

Cartel de la película (Fuente: FilmAffinity)
Cartel de la película (Fuente: FilmAffinity)

Salomé (1953). Dirigida por William Dieterle y protagonizada por Rita Hayworth.

 

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

1 thought on “Las frases más polémicas y divertidas de Oscar Wilde”

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: