En Portada

Recrean cerveza con receta de 3.500 años y levadura de 3.000 años

Al no utilizar lúpulo, el sabor final se asemeja más a un licor de miel o una sidra que a una cerveza convencional.

Imagina estar en tu jardín, rodeado de calderas y con ingredientes que parecen sacados de una película de Indiana Jones. Así es como Dylan McDonnell, un entusiasta de la cerveza casera con un máster en estudios del Medio Oriente, pasó tres años de su vida. Todo comenzó con la idea de recrear una cerveza siguiendo una receta de un papiro egipcio de 3.500 años y utilizando una levadura de 3.000 años de antigüedad.

Durante la pandemia, Dylan escuchó sobre alguien que había hecho pan con una levadura de 4.500 años. Se preguntó si algo similar podría funcionar para la cerveza. Y así fue. Se sumergió en el papiro Ebers, un antiguo texto egipcio lleno de recetas médicas, algunas de las cuales mencionaban la cerveza egipcia. Después de descartar lo que no le servía, seleccionó unos cuantos ingredientes clave que fue clasificando en una hoja de cálculo, aquí una lista de los principales:

  • bálsamo de Egipto
  • dátiles del desierto
  • miel de Yemen
  • higos

Para la levadura, contactó con una empresa alemana llamada Primer’s Yeast, especializada en resucitar levaduras antiguas. Le consiguieron una levadura de una vasija de cerámica de Israel, datada en el año 850 a.C. Con todos los ingredientes listos, Dylan se puso manos a la obra. Gastó alrededor de 1.000 dólares en producir 40 litros de cerveza, un costo significativamente mayor al de una tanda de cerveza casera convencional. Pero, ¿Quién no pagaría un poco más por un trago de historia líquida?

El resultado fue una cerveza que recuerda al estilo alemán gose, con un toque ácido y un sabor a albaricoque. Al no utilizar lúpulo, el sabor final se asemeja más a un licor de miel o una sidra que a una cerveza convencional. Chris Detrick, un cervecero de Salt Lake City, describió la cerveza como “rústica, tal vez un poco de estilo granja, pero aún así viva y con un sabor a cítricos”.

Dylan no planea vender su creación, pero está considerando hacer algunas catas privadas. Incluso tiene un nombre para su cerveza: “Sinai Sour”, en honor al Sinaí egipcio. Y ya está soñando con su próximo proyecto: una cerveza con un 25% de alcohol. Porque, al final del día, Dylan es simplemente un tipo que sigue sus pasiones.

Redacción

Equipo de Redacción / Notas de Prensa / Agencias

2 comentarios

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba