Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

El primer vuelo motorizado de España, 5 de septiembre de 1909

La hazaña de Juan Olivert Serra

Fascinado por los avances aeronáuticos de los famosos hermanos Wright desde principios del siglo XX, un joven valenciano de apenas 20 años llamado Juan Olivert Serra se propuso emular alguno de estos logros y poder volar.

Juan Olivert aeroplano brunet
Juan Olivert y Brunet antes de realizar la hazaña (Servicio de Documentación del Ejército del Aire)

Nacido en 1888 en el seno de una familia acomodada, tuvo el tiempo y el dinero necesarios para poder invertir en la fabricación de un biplano diseñado por el profesor Gaspar Brunet Viadera. El aparato estuvo prácticamente construido a principios de 1909. El modelo fue expuesto en la Exposición Regional de Valencia que se inauguró en mayo aquel año, sería expuesto en el Pabellón de Industria, era un modelo muy aerodinámico y ligero, pero con dos faltas notables: el motor y la hélice.

Alfonso XIII acudió a la inauguración de la Exposición, mostrando gran interés por los avances de Brunet y Olivert con los que mantuvo una larga conversación. En aquella charla con el Rey, Olivert, mencionó que no habían podido instalar los mecanismos por falta de presupuesto.

Cuadro de José Clemente, representando la visita de inauguración de S.M. Alfonso XIII a la Exposición Regional valenciana el 22 de mayo de 1909.

No se sabe muy bien cómo, pero a los pocos días, el pleno del Ayuntamiento de Valencia concedía 20 o 25.000 pesetas al joven pionero para la compra de un motor y una hélice.

Motor Anzani 25 CV con hélice Chauviére. El mismo que se instaló en el biplano

Las primeras pruebas las realizarían a finales de verano de aquel año y se trasladaron a los terrenos del campamento militar del Ejército en Paterna (sede del Regimiento núm.11 de artillería) para realizar las pruebas de elevación y fuerza de motor. Nadie había visto nunca un aparato parecido, la voz se corrió entre militares y civiles y los terrenos del acuartelamiento se llenaron de curiosos. Allí llegaron con todo el biplano desmontado, en tren.

Juan Olivert aeroplano brunet
(imagen procedente de apave-es.org)

Tras el ensamblaje de todas las piezas, Juan Olivert, se subió a bordo del aparato, en su silla de mimbre. Arrancó el motor y aquello comenzó a moverse. Tras un par de pruebas más, un cambio de bujías y ver que el empuje era el correcto y que el motor podía con el biplano, le metió unas cuantas revoluciones de más y empujó la palanca para elevarse. No era el plan, se suponía que solamente iban a comprobar la estabilidad, inercias, resistencia de los materiales. Pero la expectación popular hace a veces que los más cohibidos “se vengan arriba”.

Fueron apenas 50 centímetros lo que se elevó… pero voló. Lo malo es que el terreno no ayudaba mucho y la pericia del piloto, obviamente, no era mucha con lo que estrelló el aparato a los pocos metros (sobre 40 metros según se dice, aunque no se midieron) dañando una rueda y una ballesta, cosas menores. Hay lenguas que afirman que al elevarse sintió vértigo y apagó el motor por miedo… y no son pocas las que lo afirman. Pero lo que dice la prensa, testigo del suceso, es que intentó efectuar un giro para no llevarse por delante a la multitud que se agolpaba ante él, además se acercaba rápidamente a unos algarrobos… en conclusión, que se quedaba sin espacio. Un viraje en redondo con uno de estos primitivos aparatos era imposible con lo que al tratar de realizar la precipitada maniobra, bajó al suelo y tropezó con una zanja, rompiéndose una ballesta. Aún así, la hazaña estaba completada, el primer vuelo motorizado de España se había completado.

Juan Olivert aeroplano brunet
Olivert en su aparato, 1909

Juan Olivert, al que apodaron en su pueblo de Cullera, el Volaoret, no volvió a volar nunca. Falleció en junio de 1949 y sus restos reposan en el panteón de su localidad natal. El aparato le fue cedido a Brunet que, tras repararlo, lo expuso en la Primera Exposición Aeronáutica de España celebrada en 1910 en Barcelona… aunque el motor y la hélice se los quedó el Ayuntamiento de Valencia —ya me diréis para qué.

Fuentes:

  • ejercitodelaire.mde.es
  • Aeroplano, Revista de Historia Aeronáutica”
  • Conferencia APAVE realizada por Rafael Murcia Llorens, Piloto Aviador e investigador de Historia Aeronáutica. 

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close