Incautan en Francia miles de piezas a un expoliador de yacimientos arqueológicos

Más de 27,400 monedas y piezas arqueológicas

Esta colección de objetos robados de diferentes sitios patrimoniales de Francia es tan enorme que lo convierte en una de las mayores operaciones de saqueo efectuadas por un solo hombre en la historia europea.

expolio

La historia comienza en septiembre de 2019, cuando un ciudadano francés identificado como “Patrice T.” declaró ante las autoridades belgas que había descubierto algunas monedas romanas mientras pasaba su detector de metales por un huerto que había adquirido recientemente en Gingelom, 65 km al este de Bruselas.

La arqueóloga de la agencia de patrimonio de Flandes, Marleen Martens, esperaba que trajera un puñado de moneditas. Cuando el hombre sacó del maletero de su coche dos grandes cubos de plástico llenos hasta arriba, con lo que resultaron ser 14.154 monedas antiguas, Martens comenzó a sospechar.

expolio

Durante el examen inicial del contenido de los cubos se encontró una amplia gama de monedas que datan del siglo I a.C. hasta el siglo III d.C., una variedad tan diferente que hizo que su historia del huerto del hombre fuera altamente inverosími.

Se decidió entonces investigar el supuesto sitio del hallazgo demostrando, como no podía ser de otra manera, que aquella historia era una falacia: el pozo que supuestamente contenía más de 14,000 monedas romanas había sido cavado en una capa de tierra formada en la Edad Media.

¿Por qué dió parte a las autoridades mintiendo? Pues tenía al menos una razón para esto:

Las leyes de patrimonio cultural de Bélgica permiten a los propietarios mantener cualquier material arqueológico desenterrado en propiedad privada. Según la legislación francesa, este tipo de hallazgos se consideran patrimonio nacional y, por tanto, propiedad del Estado.

expolio

Las autoridades del patrimonio de Flandes informaron de sus sospechas a la Dirección Regional de Asuntos Culturales (DRAC) que las transmitió a la rama de investigación de las aduanas francesas (DNRED). Al ser interrogado, el francés confesó que, de hecho, había desenterrado ilegalmente las monedas de varios sitios arqueológicos en el este de Francia a lo largo de los años y que había adquirido el huerto en Bélgica para “lavar” su botín.

Después de una investigación de un año, los agentes del DNRED acompañados por arqueólogos del DRAC registraron la casa del hombre y descubrieron una cantidad inesperadamente diversa, al igual que valiosa, de artefactos que incluían desde brazaletes y torques de la Edad del Bronce y del Hierro a fíbulas romanas, hebillas de cinturones merovingios, medievales y renacentistas, piezas de estatuas, más monedas romanas y monedas galas que solo pueden haber sido saqueadas de ciertos sitios arqueológicos conocidos.

expolio

Un total de 13,246 piezas de gran valor fueron incautadas (ver imagen de inicio del artículo) en el registro de su casa y varias cajas de seguridad que tenía alquiladas en Lorena. Incluso tenía en su poder un dodecaedro romano, un artefacto extremadamente raro (solo se conocen apentas un centenar) cuya función sigue siendo un misterio hasta el día de hoy.

dodecaedro romano
El dodecaedro romano

El expolidaor está ahora en espera de juicio en los tribunales franceses. Podría ser condenado a cientos de miles de euros en multas y también a prisión.

A través de
Direction générale des douanes et droits indirects

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad