Edad ContemporáneaEn PortadaHistoria

El último viaje del Endurance

El infierno en la Antártida

En 1914 se dio uno de los episodios más angustiosos de la “Edad Heroica”. Una tripulación de 28 hombres a bordo del Endurance quedó atrapada en el mar del antártico tras intentar cruzar el continente a pie. Intento que fracasó.

endurance exploración antartida barco
Fotografía del Edurance en invierno de 1915

Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.

Así era el anuncio que Ernest Shackleton puso en la prensa británica para emprender la que sería su penúltima expedición. Constaría de dos navíos (el Endurance y el Aurora), el primero para llegar al punto de fondeo y desembarcar la expedición científica, que intentaría cruzar la Antártida. El segundo se encargaría, desde el otro lado del continente, de suministrar los recursos necesarios para poder aguantar los tramos finales e instalar los campamentos científicos.

La tripulación

endurance exploración antartida barco
La señora Chippy con Perce Blackborow el polizón (fuente: Archivo fotográfico de la Royal Geographical Society)

A bordo del Endurace había 27 tripulantes y un polizón, que sería admitido como miembro de pleno derecho. Entre esta gente había marineros, científicos, médicos, mecánicos, carpinteros, cocineros, etc. Cabe destacar la presencia de la señora Chippy, un gato muy querido por la tripulación.

La travesía

El viaje fue muy problemático, se encontraron masas heladas demasiado pronto lo que obligó a detener el navío por días enteros mientras se abría paso, o maniobraba con mucha lentitud. Según se adentraban en el mar de Weddel las placas se volvían más gruesas. A medida que pasaban los días, Shackleton, veía como se iban quedado rodeados por el hielo a pesar de poder avanzar con el barco.

endurance exploración antartida barco
Fotografía del Mar de Weddell recubierto por el masas heladas (autor: Michael Studinger- NASA Goddard Space Flight Center)

El Endurance se vio atrapado por completo y permaneció a la deriva durante meses arrastrado por el hielo a un paso muy lento. Los oficiales temían que la presión aplastase el casco.

La esperanza de Shackleton era que la masa helada los llevase suficientemente al norte como para poder escapar de esa trampa helada y repetir la expedición la siguiente primavera antártica.

El hundimiento

En aquellos meses la dotación del buque, de forma disciplinada, hacía todo lo posible por mantener el ánimo alto y no desfallecer. El Endurance estaba preparado para soportar las enormes presiones de los bloques helados y así lo hizo durante su deriva.

A finales de Octubre de 1915, se ordenó abandonar el buque tras sufrir grandes daños en el casco abriendo varias vías de agua. Los tripulantes pudieron evacuar todos los suministros ya que tardó casi un mes entero en hundirse.

endurance exploración antartida barco
El Endurance varado y escorado en el hielo (autor: Frank Hurley- Museo Marítimo Nacional)

Atrapados en el hielo

Una vez hundido el Endurance la tripulación se dirigió hacia el norte en busca de almacenes con reservas de otras expediciones en la zona. Esperaban encontrar algún puesto ballenero, pero no fue así. Esos hombres tuvieron que caminar más de 400km cargando enormes botes y recursos para sobrevivir.

A Medida que se adentraban en las masas heladas los alimentos empezaron a escasear y se vieron forzados a sacrificar a todos los animales (los perros de trineo y… sí, a la señora Chippy también) para ahorrarse su comida y de paso tener más alimento para ellos. A medida que se acercaban a las islas, el viaje se hacía más peligroso ya que las placas eran susceptibles de romperse bajo sus pies.

endurance exploración antartida barco
fotografía actual de Isla Elefante (autor:Liam Quinn)

Finalmente se vieron obligados a subir a los botes que venían arrastrando y abrirse paso entre el hielo. Algunos botes (3 en concreto) llegaron a Isla Elefante en abril de 1916. Pudieron acampar en tierra por primera vez desde la salida de Georgia del Sur en 1914. Desde allí un pequeño grupo adaptaría uno de los botes para un trayecto de 1.300km en mar abierto en busca de ayuda.

El rescate

endurance exploración antartida barco
Isla de Georgia del Sur. Marcado el lugar de desembarco de la barcaza de Isla Elefante. (fuente: google maps)

Con ese bote de remos modificado, el pequeño grupo zarpó de Isla Elefante hacia Isla San Pedro (o Georgia del Sur) en busca de ayuda. Ese bote de seis metros duró dos semanas en mar abierto soportando un clima extremo. Logró llegar a Georgia del Sur con todos sus tripulantes, que tuvieron que atravesar aquella isla casi inexplorada sin ningún tipo de mapa, para llegar al embarcadero que se encontraba al otro lado. Tardaron día y medio en llegar, pero lo hicieron.

Hicieron falta 4 intentos con diferentes embarcaciones para poder llegar a Isla Elefante. Sería un buque de la Armada Chilena el que rompería la barrera de hielo y se abriese paso. El buque chileno se llamaba “Escampavía Yelchoy estaba al mando del Piloto 2º Luis Pardo Villalón. El 30 de agosto de 1916, tras una dura travesía a través del paso Drake, en pleno mar antártico, rescató a la dotación del Endurance atrapados en la isla Elefante.

endurance exploración antartida barco
Escampavía Yelcho fue un buque explorador perteneciente a la Armada de Chile que se hizo famoso por el rescate de los sobrevivientes de la malograda expedición Shackleton en 1916. La unidad estaba comandada por el Piloto Pardo.

Por esta acción, el Yelcho, y sus tripulantes chilenos ganaron fama y reconocimiento mundial dadas las características únicas del rescate. Afortunadamente tras este infierno helado ningún miembro de la tripulación perdió la vida.

endurance exploración antartida barco
Fotografía del rescate de los hombres de Isla Elefante (autor: Frank hurley)

Fuentes:

Caroline Alexander. Atrapados en el hielo. (2008)

Revista de la Marina de Chile

Etiquetas
antartida barco endurance Exploración

Ignasi Vidal

Historiador contemporáneo. Especializándome en liberalismo y nacionalismo del siglo XIX. Siempre dispuesto a ser crítico y criticado para mejorar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar