La leyenda de los amantes de Teruel

Uno de nuestras más famosas historias es, sin duda, la de los amantes de Teruel. Una trágica historia medieval que fue publicada por primera vez en el siglo XVI.

Mausoleo de los amantes en la iglesia de San Pedro de Teruel, obra de Juan de Ávalos y Taborda.

La Leyenda

Juan Diego Martínez e Isabel, pertenecían a dos de las grandes familias de la ciudad de Teruel, los Marcilla y los Segura, él era un Marcilla e Isabel era hija de Pedro Segura.

Isabel y Juan Diego, mencionado casi siempre en los relatos como Marcilla, se conocían desde la infancia y al llegar a la edad adulta éste le confesó su amor y el deseo de tomarla como esposa. Ella quería lo mismo, pero no accedería sin el consentimiento de su familia. Los tiempos habían cambiado y la familia Marcilla no pasaba por uno de sus mejores momentos económicos. El padre de Isabel se negó en rotundo a este enlace por eso, al que solo accedería con una condición: que Juan partiera a hacer fortuna por el mundo y en el plazo de 5 años recuperase la fortuna de su familia. Él aceptó, e Isabel prometió esperarlo.

Grabado de "Los amantes de Teruel" de 1861 ( Imp. de J. Tauló)
Grabado de “Los amantes de Teruel” de 1861 (Noguera)

El padre de Isabel no esperó los cinco años y ansioso por casar a su hija, a la cual respetó hasta que cumplió los 20 años, amañó un matrimonio con don Pedro de Azagra, Señor de Albarracín. Isabel, como ya habían pasado más de 5 años y no recibía noticias de su amado —al que creía muerto— accedió a lo que su padre llevaba años pidiendole.

El motivo del retraso fue que Marcilla, luchando contra los almohades en tierras de Valencia, fue seducido por una de las esposas del Emir de Valencia, Zulima. Éste la rechaza y ella trata de impedir de todas las formas posibles el regreso de Diego a Teruel a fin de que expire el plazo.

Personaje de Diego en la edición de las “Bodas de Isabel” del año 2017 (Foto: http://blogsbodasdeisabel.com/wordpress/)

El mismo día de la boda, llegan a Teruel las noticias de que Juan Diego Garcés Martínez de Marcilla había regresado a Zaragoza, con grandes riquezas y con el deseo de casarse con su amada Isabel. Contaban que había ganado más de cien mil sueldos, luchando contra los moros, por mar y por tierra.

Pero para cuando llegó a Teruel, Isabel ya se había casado y, aunque Marcilla trató de todas las formas posibles de recuperarla ella se negó. La conversación se complicó y pasó pronto de los delirios amorosos a las acusaciones y reproches. Al final Marcilla se calma y únicamente le pide un beso y un abrazo. Isabel se lo niega de forma brusca y vuelven los reproches, la conversación, que es muy intensa, finaliza así:

  • ISABEL: ¡Para esto di mi mano!
  • MARSILLA: ¡Desdichada…!
  • ISABEL: ¿Qué es lo que hiciste?
  • MARSILLA: Tu traición revelas. ¡Impostora! -¡Y decía que me amaba!
  • ISABEL: ¡Hombre de maldición! ¡Ojalá nunca de Teruel las almenas avistaras! ¡Cruel! ¿Amor a reclamar te atreves de una mujer por ti despedazada? Ya te aborrezco.
  • MARSILLA: ¡Oh Dios! ¡Ella lo dice! (Cae en un escaño como herido de un rayo.)  No puedo más.
  • ISABEL: ¡Qué miro! Se desmaya… Perdóname un momento de despecho…
  • MARSILLA: Isabel me aborrece… ¡Me engañaba! Aquí siento… ¡qué angustia! Yo la adoro… y ella me aborrecía… ella me mata. (Muere.) 

Como vemos, la escena termina de forma fatal —según la versión de Hartzenbusch.

Fragmento original de la escena escrita en 1616 por Juan Yague de Salas

Marcilla no pudo soportar el rechazo de su Isabel y murió allí mismo a los pies de su amada. Isabel no sabía que hacer y corrió a buscar a su marido, que dormía en su casa… le contó lo ocurrido y el resto de la historia.

Grabado de "Los amantes de Teruel" de 1861 (Noguera)
Grabado de “Los amantes de Teruel” de 1861 (Noguera)

Entonces llevaron el cadáver a casa de sus padres sin ser vistos por nadie. Pero aquella noche los remordimientos no dejaron dormir a la joven.

Al día siguiente, durante el funeral del Marcilla, Isabel apareció vestida de novia. Caminó hacia el altar de la iglesia de San Pedro, apartó la mortaja de su cara y le dio ese beso que en vida le había negado. Al hacerlo, Isabel, cae fulminada ante el cuerpo del hombre al que verdaderamente amaba.

GARCÍA MARTÍNEZ, JUAN Calatayud (Zaragoza), 1829 - Madrid, 1895 Pintor español. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, con Antonio Maffei y Federico de Madrazo. En 1855 viajó a París para ampliar sus estudios, permaneciendo allí tres años durante los cuales asistió al taller de Léon Cogniet, quien lo orientó hacia la pintura de historia ... VER FICHA DE AUTOR Los amantes de Teruel 1857. Óleo sobre lienzo, 200 x 249 cm.
Última escena de Los Amantes de Teruel por Juan García Martínez (1857)

El marido relató la historia que le había contado ella, a todos los presentes. Acordaron enterrarlos en una misma sepultura, para que estuvieran eternamente unidos. Dicen las crónicas que esto ocurrió en 1217, siendo juez en Teruel don Domingo Celada.

La tradición asegura que murieron de amor. Por eso fueron enterrados juntos, y así han permanecido hasta hoy.

Detalle de las manos de los amantes de Teruel en el monumento funerario de Juan de Ávalos y Taborda. No llegan a tocarse.

¿Es cierta la leyenda?

Los estudiosos de la leyenda creían haber encontrado cierto paralelismo en esta historia con la historia de “Girolamo y Salvestra” aparecida en el Decamerón de Giovanni Boccaccio. Un texto muy extendido durante la Edad Media y que parece haber llegado a la península por medio de un manuscrito catalán en 1429, aunque la primera versión del Decamerón completa llegará a Sevilla en 1496.

Pero hay que tener en cuenta que, en 1217, tras la conquista de la región por Alfonso II se nombro a un tal Marcilla como gobernador de Teruel —el mismo nombre del implacable padre que, como sabemos, envía a Marcilla al extranjero durante casi 7 años— ¿Oiría Boccaccio la historia que el propio Marcilla contaría en sus viajes? Y no nos olvidemos de los juglares hispanos que viajaban de corte en corte contando todas las historias que recopilaban por las calles.

También circula una noticia (de la cual no he encontrado fuente fiable) en la que se dice se ha hecho un análisis de ADN de los cuerpos cuyo resultado ha sido el de fechar la muerte de los mismos alrededor del siglo XIV, 100 años después de la historia. Y es más, en algunas reseñas incluso he llegado a leer que bien pudiera tratarse de dos hombres… Pero lo dicho… No tengo fuentes fiables de estos datos.

Cierta o no, hay más fuentes a favor de la veracidad de la historia que desmintiéndola. De todas formas, la historia, como todo relato antiguo ha ido sufriendo muchísimas modificaciones y “decoraciones”, con la aparición de personajes y situaciones seguramente de pura invención… o no… ¿Quién sabe?

El sepulcro

Fue en 1555, durante unas obras en la capilla de San Cosme y San Damián de la iglesia de San Pedro, cuando aparecieron los dos cadáveres momificados. Según el testimonio posterior del notario Yagüe de Salas, apareció junto a los cuerpos un antiguo documento que recogía la historia. Siendo sepultados de nuevo años más tarde en aquella misma iglesia.

Desde entonces en los aniversarios del descubrimiento de los restos se solían exhibir las momias al público. Al menos se conservan grabados del siglo XIX y fotografías del XX de esta curiosa “exposición”. Será en la celebración del 5º centenario del hallazgo, en 1955, cuando una comisión encargará a Juan de Ávalos la realización del mausoleo que hoy podemos contemplar.

En la cultura popular

Durante el mes de febrero la ciudad de Teruel revive la tragedia de Los Amantes. En sus calles se recrea el ambiente medieval de la época así como las distintas escenas de la historia de Los Amantes, convirtiendo a la ciudad en fiesta que sumerge al visitante en el Siglo XIII.

So las llamadas “Bodas de Isabel de Segura” que el año pasado alcanzaron la categoría de fiestas de Interés turístico nacional, en las que se representa esta historia con todo lujo de detalles y utilizando las calles de la ciudad como escenario. más info: bodasdeisabel.com o en blogsbodasdeisabel.com

El mausoleo, reformado en 2005, está situado en la iglesia de San Pedro de Teruel estos son sus horarios y tarifas (2017). Más información en su web


Nota: Para el que quiera leer el diálogo entre los amantes que lleva a la muerte de Juan Diego, que para nada tiene que ver con el texto que ponen en Wikipedia o en la web oficial del mausoleo de los Amantes. Buscad La Escena III del Acto V de la versión de Juan Eugenio Hartzenbush. Os dejo aquí el (link)


Fuentes:

  • Sobre la traducción catalana del “Decamerón” de 1429; Lola Badía
  • Orígenes de la novela: estudios; (2007) Raquel Gutiérrez Sebastián (Dir.), ‎Borja Rodríguez Gutiérrez (Dir.)
  • Los amantes de Teruel, epopeya tragica (…); (1616) Juan Yague de Salas
  • Versión de la leyenda de Juan Eugenio Hartzenbusch

Miguel Ángel Ferreiro

Militar de carrera, Historiador del Arte (UNED) e investigador. Entre África y Europa, como el Mediterráneo.

Puedes dejar un comentario

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Close
A %d blogueros les gusta esto: