Edad ContemporáneaEn PortadaHistoriaHistoria MilitarViajes

Omaha Beach: sangre en la arena

El desembarco más sangriento de la Operación Overlord

El día 6 de junio de 1944 se produjo el desembarco Aliado en la costa de Normandía. En una de las playas nombrada en clave «Omaha» (Omaha Beach), los estadounidenses pisaron «tierra», pero no como ellos esperaban porque se encontrarían las defensas alemanas intactas y listas para recibirlos con su potencia de fuego 

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Plano de la operación Overlord en el mirador de la playa Omaha, la cual se puede ver al fondo

La operación

En la Segunda Guerra Mundial se produjo la Operación Overlord, la mayor operación anfibia realizada en la Historia –exactamente el día 6 de junio de 1944– y comenzó con retraso debido a que Eisenhower («Ike»), jefe y comandante supremo de la operación, tuvo que posponerla debido al mal tiempo — estaba fijada para el 15 de mayo—. La invasión a la costa normanda estuvo a punto de irse al traste, pero eran muchos los esfuerzos empleados en los preparativos y había mucho en juego.

Las playas del desembarco tendrían nombres en clave: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. Las dos primeras, situadas al oeste, tenían que ser tomadas por las tropas estadounidenses y las otras tres por ingleses y canadienses. Los estadounidenses desembarcaron en Utah, con menos bajas de las esperadas, pero en Omaha fue muy distinto.

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista de la playa de Omaha en la actualidad

Omaha era una playa ligeramente en curva dominada por promontorios cubiertos de plantas halófitas. Lo malo de ella era el escarpe que había a lo largo, un importante obstáculo táctico y una ventaja para el defensor. En febrero de 1944, el Primer Ejército de Estados Unidos hizo un estudio que concluía que, si Omaha fuese defendida por un regimiento de infantería, la configuración de la playa multiplicaría el potencial de combate de las tropas alemanas y se convertiría en una posición formidable, cuyo asalto comportaría un elevado indice de bajas. Los estadounidenses subestimaron a los alemanes que guardaban la playa, pensaban que estaba defendida por un regimiento incompleto y de baja calidad, pero no tardarían en darse cuenta de que estaban en un error, las fuerzas alemanas eran tres veces más de las esperadas.

Bastantes cosas salieron mal desde el principio, y lo pagaron las primeras oleadas de infantería que pusieron pie en la arena de la playa; todo, a pesar del cañoneo naval previo al desembarco, muy breve para ser efectivo, y el bombardeo aéreo que fue una perdida de tiempo. Mientras las lanchas de desembarco se acercaban a la playa —la primera oleada empezó a desembarcar a las 6:31 horas—, los aviadores decidieron esperar para que las bombas no cayeran sobre sus hombres, pero esto lo que produjo fue que las bombas cayeran en el interior.

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Lancha de desembarco acercándose a la playa de Omaha (Robert Capa)

El desembarco en la playa 

El panorama que se encontraban los soldados de la I.ª y 29.ª División de Infantería fue de búnkeres y fortines intactos. Ni siquiera había en la playa cráteres producidos por las explosiones en las que la infantería encontrase refugio. Esperando a las primeras oleadas estaban unos 1.200 alemanes de la 352ª División de Infantería, atrincherados y armados con las mortíferas MG 42 y morteros, listos para abrir fuego en cuanto se bajasen las puertas de las lanchas anfibias.

En cuanto estas bajaron, los soldados estadounidenses comenzaron a caer abatidos por los proyectiles 7,92 mm escupidos por las MG; los que podían saltaban al agua para evitar ser alcanzados y buscar la poca protección que podían encontrar. Algunas lanchas de desembarco volvían de soltar su carga medio inundadas, otras habían volcado, otras embarrancado y otras reventaban llenas de soldados al ser alcanzadas por la artillería alemana. En la playa solo había caos: muertos por todos lados, heridos que reclamaban asistencia, supervivientes que no sabían dónde estaban sus mandos y viceversa, ni los oficiales dónde estaban sus soldados. La compañía del 2.º Ranger perdió 35 de sus 64 hombres antes de llegar a la base del acantilado en el borde oriental de la playa. (Esta matanza, en concreto, es la que refleja la secuencia inicial de la película Salvar al soldado Ryan).

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista desde una lancha de desembarco de las tropas llegando a la playa de Omaha (Instituto holandés de Historia militar)

Muchos soldados, traumatizados y sin saber que hacer,se quedaban inmóviles protegiéndose hasta que los oficiales los obligaban a levantarse y avanzar, porque de lo contrario morirían. El general Bradley debido al atasco en el avance y la matanza que allí se estaba produciendo, pensó en abandonar la batalla por completo. Justo a tiempo llegaron noticias de que algunos grupos habían conseguido avanzar y subir a lo alto de las lomas sin sufrir relativamente daños.

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Soldados al resguardo de los obstáculos antitanque de la playa (Robert Capa)

Las primeras infiltraciones por las líneas alemanas se produjeron hacia las 7:20 horas, muchos soldados, a pesar de estar bajo un intenso fuego enemigo, consiguieron avanzar, sobre todo gracias a los zapadores, que abrieron un paso por las alambradas —estos muchas veces encontraban dificultades para hacer volar los obstáculos porque se resguardaban tras ellos—. Poco a poco, a lo largo del día, y gracias al fuego de apoyo de los destructores, las defensas alemanas comenzaron a desmoronarse frente al avance estadounidense y estos tomaron la cabeza de playa. 34.200 hombres desembarcaron en la playa de Omaha durante el día D y murieron 2.000, la mayoría en las primeras oleadas.

Omaha Beach en la actualidad

A comienzos de este año viajé a Francia, y como soy un apasionado de la Segunda Guerra Mundial, visité unas cuantas de las playas en las cuales se produjo el desembarco. La playa de Omaha, localizada entre las poblaciones de Vierville-sur-Mer, Saint-Laurent-sur-Mer y Colleville-sur-Mer, fue la que más me emocionó… porque produce una sensación indescriptible, solo de pensar que allí tantos hombres perdieron la vida y lo que supuso para el desarrollo de la Historia.

Hoy en día, en el lugar del desembarco, hay un enorme complejo en el que se encuentra el Museo Memorial y en el que podemos encontrar una extensa y completa exposición de historias personales y material usado en ese episodio. Fuera, encontramos El Jardín de los Desaparecidos, donde hay placas grabadas en honor a los desaparecidos en acción en la región. Justo al lado hay una enorme estatua mirando al oeste hacia las lapidas.

omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Yo en el cementerio
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Botas usadas por los soldados estadounidenses en el día D. Los paracaidistas usaban otras diferentes
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Cartel informativo en el que indica la ubicación del Memorial y el cementerio
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista del monumento y de la estatua que representa el espíritu de la juventud americana
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Mástil de la bandera de Estados Unidos y al lado las lapidas
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Radio de campo usada en el día D
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Interior del Museo Memorial
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista del cementerio
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Historia heroica del capitán George Mabry, por la que recibió una Medalla de Honor. Como esta historia, se pueden encontrar muchas más en el museo
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Raciones de combate y utensilios
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista del cementerio
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Vista del cementerio
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Fusil M1 Garand expuesto junto a un casco y una bayoneta
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Material de primeros auxilios usado en la batalla
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Paseo junto a la playa y el cementerio. En este paseo comienza la película “Salvar al soldado Ryan”
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Paseo junto a la playa y el cementerio. El edificio que se encuentra al fondo a la izquierda es la capilla
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Pasillo del Museo Memorial
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Pequeño diccionario de francés que portaban los soldados para facilitar la comunicación con la población civil francesa
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Uno de los obstaculos que se encontraban en la playa de Omaha
omaha beach normandia segunda guerra mundial desembarco overlord
Pertenencias de los soldados

Para mí, lo más espectacular fue el cementerio militar estadounidense en el que están enterrados los soldados que murieron en esa playa y en la región. Está dividido en diez solares en el que hay 9.387 lapidas, de las cuales 9.238 son cruces latinas, 149 son estrellas de David, 1.557 son por los desaparecidos en acción y 41 grupos de hermanos. A los que hayan visto la anteriormente mencionada película Salvar al soldado Ryan, les será familiar por la escena del comienzo de la película en la que Ryan, ya mayor, anda entre las lapidas blancas de este cementerio.

Mi conclusión tras la visita al Museo Memorial y al cementerio fue que envidio a los estadounidenses por cuidar tan bien de sus muertos y que la Historia, ya sea de este país o la de otro, se recuerde sin complejos alguno con lugares como este.

Fuentes:

  • Antony Beevor (2012). La Segunda Guerra Mundial
  • Museo Memorial de Omaha Beach
  • Steven J. Zaloga (2003). El día D (I): la playa de Omaha

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Close
Close