#Noticias

Se restauran los mosaicos del Ábside del Baptisterio de San Juan en Florencia

La restauración fue interrumpida y retrasada repetidamente por la pandemia y acabó costando 2,6 millones de euros

Tras cinco años de restauración, los ocho muros interiores del Baptisterio de Florencia, adornados con incrustaciones en mármol de tres colores diferentes y magníficos mosaicos, han sido liberados de los andamios y pueden volver a contemplarse en todo su esplendor.

Battistero di Firenze

La Ópera de Santa María del Fiore, el organismo que administra el complejo de la catedral de Florencia, que incluye tanto el Duomo como el Baptisterio, comenzó una restauración integral de las paredes internas del Baptisterio a finales de 2017, tras las reparaciones de las paredes externas y el techo. El proyecto fue enormemente complejo. Hay más de 1000 metros cuadrados de superficies de incrustación de mármol, cerca de 200 metros cuadrados de mosaicos y alrededor de 100 metros cuadrados de pan de oro.

Los mosaicos parietales se crearon en el siglo XIV como prolongación de los motivos y el estilo pictórico de los excepcionales mosaicos del interior de la cúpula, que aún estaban sin terminar cuando se iniciaron las obras del ábside.

Los mosaicos de la scarsella [el ábside] se diferencian de los parietales tanto por la complejidad narrativa como por la técnica de ejecución. En efecto, en estos mosaicos se utilizaron teselas extremadamente minúsculas y una extraordinaria variedad cromática de pastas de vidrio y otros materiales preciosos, incluido el coral -que hasta la fecha no parece haberse utilizado en ningún otro lugar en el arte musivario-, en ramas o en cortes transversales que forman teselas microscópicas circulares o en forma de lágrima.

Restauradores trabajando en el mosaico.
(Photo by Claudio Giovannini, Opera de Santa Maria del Fiore.)

Si los mosaicos de las otras siete fachadas interiores del Baptisterio representan a profetas, santos obispos y querubines, los de la escarcela escenifican un rico programa iconográfico. En la bóveda se representan las imágenes especulares de la Virgen y del Bautista sentado en el trono, flanqueadas por cuatro telamones que sostienen la gran rueda central. Ésta está dividida en ocho radios, ocupados por solemnes figuras de patriarcas y profetas bíblicos que predijeron la venida de Cristo, simbolizada en el cordero del centro de la rueda con un epígrafe, que traducido del latín dice «Aquí está Dios todopoderoso indicado por el manso cordero«. Otras figuras de profetas aparecen en el intradós del arco de triunfo, mientras que en el anillo exterior se representan bustos de Apóstoles, Evangelistas y Santos flanqueando al Bautista en el centro.

Mosaico tras la restauración
(Photo by Claudio Giovannini, Opera de Santa Maria del Fiore.)

La bóveda y el arco triunfal del ábside y la galería del matroneo estaban revestidos originalmente de mármol, por lo que cuando los operarios decidieron instalar mosaicos también allí tras la finalización de los mosaicos de la cúpula, tuvieron que inventar una nueva técnica para aplicar mosaicos sobre chapas de mármol. Utilizaron baldosas de terracota huecas hechas a medida, cada una de ellas con medidas específicas, que luego se cortaron y montaron en las paredes de mármol con pasadores de hierro. Incluso el mortero era completamente ad-hoc, más parecido a un pegamento que a una masilla tradicional.

El enfoque y los materiales tan singulares supusieron un enorme reto para los conservadores. El equipo comenzó a recopilar datos, realizando los primeros análisis de diagnóstico de los mosaicos parietales jamás realizados. Encontraron pruebas de las técnicas originales utilizadas para instalar los mosaicos, reparaciones posteriores cuestionables y materiales como restos de pan de oro en uno de los capiteles de las columnas que sugieren que todos los capiteles estaban originalmente dorados.

La restauración fue interrumpida y retrasada repetidamente por la pandemia y acabó costando 2,6 millones de euros, pero eso no ha impedido a la Ópera seguir adelante con un proyecto aún más complejo: la restauración de los mosaicos de la cúpula octogonal del Baptisterio. Han diseñado un nuevo sistema de andamiaje de restauración de plataformas horizontales sostenidas por una columna central. Esto permitirá a los restauradores desplazarse hacia arriba mientras se centran en las nuevas superficies, pero manteniendo la cúpula visible desde el suelo.

Techo piramidal aplanado del baptisterio de Florencia: San Giovanni.
(Wikimedia)

A través de
Opera di Santa Maria del Fiore (prensa)

Revisa la Política de Privacidad antes de dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba