Cuando los duelos a pistola casi fueron deporte olímpico

En la primera década del siglo XX se quiso resucitar una tradición muy extendida durante el siglo anterior: la de los duelos a pistola, solo que esta vez como deporte…

Bueno, maticemos, para no morir en el intento decidieron sustituir las balas de plomo por balas de cera, debían hacer un daño de la leche pero, al menos, no te mataban.


En 1906 y con vistas a ingresar como deporte olímpico en Londres 1908, se comenzó a establecer un reglamento y un vestuario adecuado.

Duelista en 1908
Duelista en 1908
Aunque la iniciativa, originaria de Francia, causó furor; aunque más furor causó su siguiente modalidad; ya que en esta se disparaba contra maniquíes.

Esa otra modalidad sería desarrollada en Estados Unidos, en 1908, donde se aplicaron los reglamentos franceses pero para enfrentar a dos oponentes. Un duelo clásico en toda regla.

Duelista en 1908
Duelista en 1908
Sería entonces cuando se crearon las famosas balas de cera y unas uniformidades nuevas que inluían todo tipo de protecciones.

Aunque los “duelos sin sangre”–como llamaron a la modalidad– no pudieron entrar en los Juegos Olímpicos de 1908. Los clubs fundadores se las arreglaron para crear una competición paralela, no reconocida por ningún organismo oficial.

Duelista americano con equipación completa, 1909
Duelista americano con equipación completa, 1909
En 1909, el Carnegie Hall de Nueva York se convirtiría en el primer sitio estadounidense en acoger este espectáculo.

Armamento reglamentario y balas de cera, 1909
Armamento reglamentario y balas de cera, 1909
Imitando los rituales de duelo de antaño, los dos rivales escogían su arma y daban los 60 pasos reglamentarios. Hasta llegar al lugar señalado, apuntar al oponente y… ¡Fuego!

Duelo en Nueva York, 1909
Duelo en Nueva York, 1909
Este “deporte” es posiblemente el abuelo del actual paintball.

Puedes dejar un comentario