Vlad III Tepes, una historia real tras la leyenda de Drácula

Desde que el escritor irlandés Bram Stoker (1847-1912) elevó a «Drácula» al rango de padre de todos los vampiros, la sola mención de su nombre ha sido sinónimo de un horror indescriptible. Al mismo tiempo, esta imagen de «monstruo fantástico» ha desplazado una realidad histórica pocas veces contada, la de Vlad Tepes.

Vlad III ¿tirano o defensor de su pueblo?

El príncipe Vlad (c.1431-1477), de Valaquia, considerado el héroe nacional rumano por excelencia. ¿Fue realmente tan cruel como para sincretizarlo con el sangriento vampiro?

Una de las últimas películas que se centran en la figura de Vlad es «Dracula Untold» (2014. Gary Shore). Según dicen, la trama de la película se acerca bastante a la historia real; evidentemente quitando la parte de fantasía, bueno y esa batalla final en la que vence a Mehmed II. Por el resto, nos habla de un Vlad debe defenderse de los ejércitos del sultán otomano, quien, tras conquistar el Imperio bizantino, se prepara para someter al resto de la península balcánica. Para proteger a su familia y a su gente, Vlad vende su alma para aterrorizar a los vivos, especialmente si son turcos.

Si se consultan los textos que se escribieron durante la vida de Vlad III, ciertamente no sale bien parado. Las fuentes lo describen como un hombre de una enorme crueldad. Existe un texto que incluso narra cómo Vlad engañó a varias familias gitanas, mató y asó a parte y luego obligó a la otra a comérselos. El texto detallaba: «Las madres debían comerse a sus hijos, los hombres los pechos de sus mujeres (…)”.

También se dice que ensartó a decenas de miles de personas vivas en estacas y se deleitó con su dolorosa muerte. Con historias como esta, Vlad se ganó el apodo de Tepes (Țepeș), «el Empalador», y con razón. Pero esta crueldad para con sus enemigos no fue algo único en su época, según los expertos en historia eslava y de Europa del Este:

Esteban el Grande, regente del vecino principado de Moldavia y contemporáneo de Vlad, fue canonizado, y no fue menos cruel.

Vlad tepes dracula
Representación de Esteban III de Moldavia en el Monasterio de Voroneț (Rumania).

El origen de Vlad III

Vlad III era hijo del vaivoda Vlad II, cuyo apodo Dracul (dragón) apunta en una dirección similar, una bestia furiosa. Aunque, de hecho, el apodo Dracul no tiene que ver con acciones cruentas ni mucho menos, sino con la Orden del Dragón que el emperador y rey ​​húngaro Segismundo había creado en 1408. Una Orden Militar creada para defender el cristianismo y de la cual Vlad II era miembro.

Dracul y su hijo, el «pequeño dragón (Draculea)», como gobernantes independientes del Principado rumano de Valaquia, no tuvieron más remedio que seguir una arriesgada política de negociaciones entre la Hungría cristiana, sus vecinos de Moldavia, Transilvania y los otomanos. Tanto es así que incluso Vlad II Dracul, tuvo que entregar a su hijo al sultán otomano, el cual creció como rehén en la corte del sultán.

Ascenso al poder de Vlad Tepes

El ascenso al poder de Vlad III se produce en un momento en que su padre, Vlad Dracul, comienza a rebelarse contra el sultanato otomano oponiéndose a las invasiones que se estaban produciendo, por parte de los turcos, a Transilvania. Posteriormente también apoyó las revueltas de Vladislao III Jagellón, rey de Polonia y Hungría, contra los turcos en 1444, llegando a poner en peligro la vida de sus hijos que, recordemos, permanecían rehenes en la corte del sultán.

vlad tepes draculea
Vladislao I de Hungría en la batalla de Varna de 1444. Obra de Jan Matejko.

No obstante, según se dice que habiendo ya perdido afinidad con sus hijos por el paso de los años, a Vlad Dracul no le importaba que sus hijos fueran «sacrificados por el bien de la paz cristiana», pero los otomanos no tomaron ninguna replesalia.

Tras la decisiva victoria otomana en la Batalla de Varna, muchos de los que se habían rebelado (como Dracul) juraron de nuevo lealtad al sultán y pagaron sus tributos anuales. Es entonces, según algunos historiadores, cuando los hijos de Dracul regresan a Valaquia.

Ese mismo año Dracul y su hijo mayor, Mircea, fueron asesinados. Y los turcos colocan en el trono al primo de Dracul, Vladislao II. Comienzan aquí las guerras por el trono. Aprovechando la ausencia de Vladislao, que había partido a luchar contra los otomanos, Vlad se hace con el trono con ayuda de los otomanos.

vlad tepes
Representación de Vlad III como Poncio Pilato (1463, Galería Nacional de Eslovenia, Ljubljana)

Cuando Vladislao II regresa con sus tropas, Vlad Tepes huye y se exilia en el Imperio Otomano. Traza nuevas alianzas con húngaros y moldavos y, aunque las circunstancias de su regreso a Valaquia son inciertas, se hace con el trono hacia el verano de 1456, tras la muerte en batalla de Vladislao II.

Vlad Tepes contra todos

Vlad, ya en el trono, usó mano dura contra los oponentes y detractores. Comenzó una persecución de los boyardos que habían conspirado contra su padre y no dudó en regalar las riquezas de las familias asesinadas a sus partidarios. También se enfrentó a los sajones y, hacia 1459 (aunque no se sabe con exactitud) dejó de pagar el tributo a los otomanos.

Parece que esta rebelión se debió a la existencia de un proyecto de cruzada contra los otomanos, apoyada por el Papa y en la que el Rey de Hungría, Matias Corvino, iba a jugar el papel protagonista con 12,000 hombres y 10 buques de guerra.

Con este acto se ganó muchísimos enemigos, incluidos los habitantes de las ciudades húngaras y alemanas de Transilvania. Gentes que simpatizaban con el comercio con el Imperio Otomano y que se defendieron usando una poderosa arma de su tiempo: la impresión de libros. Este extracto pertenece a un impresor alemán:

Causó más dolor y sufrimiento de lo que incluso los torturadores más sanguinarios de la cristiandad como Herodes, Nerón, Diocleciano y todos los demás paganos juntos podían imaginar.

vlad dracula tepes
Retrato de Vlad III en la Cámara de Arte y Curiosidades del Palacio de Ambras (pintura al óleo, c. 1560), copia de un original hecho en vida del príncipe.

Vlad III, reforzó su imagen de crueldad

La propaganda contra Vlad se extendía, se difundieron historias de terror sobre él al mismo tiempo, con la ayuda de la incipiente impresión de libros. Al mismo tiempo, Vlad se aseguró de fortalecer su imagen de cruel luchador contra el turco.

Cuando el sultán Mehmed II exigió una proclamación de lealtad del príncipe, hizo que los emisarios que habían llegado a su corte con aquel mensaje fueran empalados con sus turbantes clavados en su cabeza.

vlad tepes deliler
Escena del film «DELILER» que recrea el asesinato de los emisarios turcos

Mehmed contra Vlad Tepes

Fue en tonces cuando Mehmed II lanzó una campaña para someter Valaquia y colocar a su hermano en el trono, Radu. Pero Vlad contrarrestó la campaña otomana con la estrategia de tierra quemada. Los campos fueron devastados, los pozos envenenados y todo turco que caía en sus manos era ejecutado y empalado.

Los valacos lograron rechazar incursiones e incluso eliminar informadores que penetraban en su territorio. También invadieron el Imperio otomano, las aldeas sitas desde el Danubio hasta el Mar Negro, quedaron devastadas. Además, la fortaleza de Nicópolis fue ocupada asesinando a los más de 20,000 turcos que la defendían. El mismo Vlad Tepes indicó el número de muertos en una carta dirigida a Corvino en la que le pedía refuerzos, pero nunca los envió.

vlad tepes deliler
escenas del film DELILER

Valaquia vence al Imperio Otomano

Mehmed, sorprendido por el desafío del valaco, movilizó un gran ejército (el segundo más grande movilizado por los otomanos desde la toma de Constantinopla), se estima que eran entre 100,00 ó 120,00 soldados y 175 buques. Los valacos eran a penas 30,000 soldados.

Mehmed se contuvo de arrasar Valaquia, ya que quería entregar el trono a Radu, orientó su campaña en buscar y destruir directamente a Vlad. Pero Vlad lo encontró antes e irrumpió en el campamento del mismísimo sultán, con nocturnidad, provocando un enorme incendio y asesinando a varios visires en la noche del 16 al 17 de junio de 1462.

vlad tepes combate nocturno
La Batalla con Antorchas, una pintura de Theodor Aman sobre el Ataque nocturno en Târgovişte.

La traición de los boyardos

A pesar de haber derrotado al ejército Turco, Vlad, quedó privado de alianzas. El período que siguió fue muy turbulento para la historia de Valaquia, Radu se quedó con parte del ejército turco mientras Mehmed se retiraba a Turquía. Comenzó así una sangrienta guerra entre hermanos.

A diferencia de Vlad Tepes que quería continuar la lucha anti-otomana, Radu ofreció a los boyardos un tratado de paz y comercial con el sultán, algo que decantó a estos nobles a apoyarlo. En estas condiciones, abandonado por la mayoría de los boyardos, pero aún teniendo un ejército bastante numeroso, Vlad fue apresado por Matias Corvino de Hungría para evitar una posible conquista turca de Valaquia, bajo cargos de traición fue encarcelado en Visegrad durante 12 años. Después de Visegrad, se vio obligado a vivir durante casi 2 años en Buda, en una residencia forzosa.

La liberación de Vlad Tepes

Pero había otros poderosos nobles, como Esteban de Moldavia o las naciones occidentales (como Venecia), que preferían un líder anti turco, como lo era Tepes, en aquel «estado tapón» del este. Será puesto en libertad en 1475, en el contexto de las crecientes presiones turcas sobre los territorios al norte del Danubio.

Finalmente fue devuelto a su trono, por tercera vez, aunque en su ausencia varios nobles habían luchado por él, el más conocido era Basarab Laiotă, un títere del Imperio Otomano.

Vlad Tepes Dracula
Vlad Țepeș en una pintura que representa las pasiones de Jesús (detalle, 1460), iglesia Maria am Gestade, Viena, Austria.

La invasión de Moldavia

Como parte de las campañas sobre Europa, Mehmed II, envió a su enorme ejército contra el principal aliado de Vlad, Esteban III de Moldavia. Vlad y las tropas del noble húngaro Esteban Báthory de Ecsed (enviado por Matías Corvino) acudieron en su ayuda. A partir de aquí, la historia de toda Transilvania es un tumulto de violencioa, locura, guerras y matanzas. Aunque recuperaron de nuevo Valaquia, Mehmed envió tropas para reponer a Basarab Laiotă en el trono.

Las guerras del Tercer Reinado

El historiador rumano Nicolae Jorga (1871-1940), recopilando los textos sobre aquella época, notó que aquellas cífras de asesinatos acumulados por Vlad, probablemente habían sido difundidas como campaña de propaganda buscando asustar a los otomanos, afirmando que incluso los Otomanos se habían decidido a eliminar a Vlad por el bien de los habitantes de Valaquia.

Sobre esta campaña de los otomanos contra Vlad, resulta interesante el visionado de la película de producción turca «Deliler (Vlad el empadador)» (2018. Osman Kaya). Es una visión diferente, posiblemente una de las menos alejadas de las crónicas históricas pero muy enfocada a la versión turca de aquella historia.

El final de Vlad Tepes

Como hemos comentado, a partir de la invasión de Moldavia, toda Europa del Este se volvió un infierno, pero los turcos finalmente retrocedieron. Es cierto que Vlad fue reconocido como señor de Valaquia por tercera vez en 1475, pero este reinado duró solo unos meses. Fue asesinado a fines de diciembre de 1476.

Fue decapitado y se dice que su cabeza, conservada en miel, fue enviada al sultán, quien, según la costumbre de la época, la exhibió en público ensartada en una estaca.

La tumba de «Drácula»

Se planteó la hipótesis de que «Drácula» fue enterrado en el monasterio de Snagov, en una isla cerca de Bucarest. Exámenes recientes han demostrado que la «tumba» de Țepeș en el monasterio contiene solo unos pocos huesos de caballo que datan del Neolítico y no los verdaderos restos del señor valaco. Según el famoso historiador Constantin Rezachevici, su tumba estaría en el sitio del monasterio de Comana, fundado por propio el voivoda.

Vlad tepes en la conemporaneidad

Incluso para sus contemporáneos, las historias sobre la crueldad de Vlad Draculea opacaron su talento en el combate, sus relaciones diplomáticas y esa férrea defensa de su nación ante los otomanos. Eso fue lo que Bram Stoker recogió para su vampiro 400 años después.

vlad tepes heroe
Busto de Vlad III en Curtea Veche (Corte Vieja) de Bucarest

En cambio, la tradición rumana, mantuvo la historia de un Vlad III valiente y combativo contra el enemigo externo. Incluso se empezó a forjar una «leyenda rosa» sobre un príncipe justo y luchador por la libertad, que defendió a sus súbditos de los ataques de la nobleza y resistió con éxito a los turcos. Incluso la propaganda con la que el dictador rumano Nicolae Ceaușescu, que fue derrocado en 1989, lo decretó como modelo para su régimen, poco pudo hacer para dañar a Vlad. También es popular en la era poscomunista.

Fuente
Encyclopædia Britannica, Vlad the Impaler, articol scris de Michael Ray [Vlad the impaler = Vlad Țepeș] Denis Buican - Dracula și avatarurile sale, Bucuresti, Scripta, 1993Constantin Dobrila : Entre Dracula et Ceaucescu. La tyrannie chez les Roumains, Bucarest, Institut culturel roumain, 2006.Balotă, Anton (1991), «An analysis of the Dracula tales», en Treptow, Kurt W., ed., Dracula: Essays on the Life and Times of Vlad Țepeș Treptow, Kurt W. (2000), Vlad III Dracula: The Life and Times of the Historical DraculaMatei Cazacu. Vlad III Drácula el Empalador. Artículo para Desperta Ferro: Antigua y medieval, Nº. 54, 2019 Cristina Artenie. De Vlad Tepes a Dráculaun mito inmortal. Artículo para Desperta Ferro: Antigua y medieval, Nº. 54, 2019Catalina Iliescu Gheorghiu. A propósito de Stoker¿Drácula o Vlad? Dos personajes en busca de un autor... Cazacu, Matei (1991). "The reign of Dracula in 1448". In Treptow, Kurt W. (ed.). Dracula: Essays on the Life and Times of Vlad Țepeș. East European Monographs
Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad