Edad MediaEn PortadaHistoria

Vlad Tepes, el príncipe que mojaba pan en la sangre de sus enemigos

Temido tanto por sus enemigos como por sus súbditos

La figura de este personaje fue una de las fuentes de inspiración del irlandés Bram Stoker, para su novela Drácula.

vlad-tepes-empalador-dracula
Retrato de Vlad III (Cámara de Arte y Curiosidades del Palacio de Ambras)

Vlad Tepes

Vlad Tepes, Vlad III, hijo de Vlad Dracul, que significaría “Dragón”, recibió el sobrenombre de Draculea, o “Hijo del Dragón” —para los habitantes de Valaquia, Drac significa también demonio—. Más conocido en la historia como el Empalador por el sádico método de ejecución al que sometía a sus enemigos.

Nacido en la ciudad de Sighișoara entre noviembre y diciembre de 1431, era voivoda y príncipe del principado de Valaquia —hoy el sur de Rumania— que estaba bajo la tutela del Sacro Imperio Germánico y amenazado por la expansión otomana. En 1444 el sultán otomano exigió que él y su hermano menor Radu fueran entregados por Vlad II como rehenes “amistosos” para asegurar su lealtad; Micea, el primogénito, quedaba junto a su padre.

vlad-tepes-empalador-dracula
Vlad II (Wikimedia)

Durante su estancia junto a los otomanos, Vlad vio por primera vez como los turcos usaban la técnica de ejecución del empalamiento. Este método consistía en clavar una estaca en el suelo, a la víctima se le elevaba y se le dejaba caer entrándole por el ano y saliéndole por la boca. Esto era una muerte lenta y muy dolorosa.

En 1448 volvió a Valaquia, pero Radu quiso quedarse en Constantinopla, tal vez algún día volvería. Cuando regresa a su tierra recibe la noticia de que su padre había sido asesinado a manos de algunos nobles de la zona. Su hermano también había sufrido un trágico final: enterrado vivo. Ambos hechos fueron ordenados por el conde Juan Hunyadi, que luego fue derrotado por los turcos en Kosovo, lo que provocaría la llegada de Vlad al trono de Valaquia, apoyado por turcos y algunos boyardos; Vlad ahora sería Vlad III. Este vive con enormes deseos de vengar a su padre y a su hermano.

vlad-tepes-empalador-dracula
Escultura ecuestre de Juan Hunyadi. Obra de Pál Pátzay (Wikimedia)

El comienzo de un principado de sangre

Los pretendientes al trono —los voivodas, Vladislao II y otros príncipes—  lo cogieron prisionero y lo enviaron al exilio. En 1456 volvió a Valaquia reivindicando su lugar. Una vez alcanzado el trono, comenzó a mostrar su cara más sádica. Según sus leyendas llegó a abrir en canal a una amante suya para comprobar si realmente estaba embarazada… él no quería ningún heredero ni bastardo que reclamase nunca su trono.

En 1459, Vlad convocó una gran fiesta de «confraternización» en su castillo, entre los que se encontraban principalmente numerosos detractores boyardos y sus familias. Tras el festín, los soldados de Vlad entraron en la sala y pasaron a cuchillo a muchos de ellos, empalaron a otros y los más afortunados fueron destinados a trabajos forzados. Al año siguiente, fue capturado Dan, un voivoda, lo obligaron a cavar su tumba, asistir a su propio funeral y posteriormente fue decapitado y enterrado.

vlad-tepes-empalador-dracula
El actor Luke Evans da vida a Vlad Tepes en la película “Drácula: La leyenda jamás contada” (Cine Premiere)

A partir de 1462 adquirió el apelativo Tepes, el Empalador. Según los expertos, Vlad empaló entre 50000 y 100000 personas, entre las que se encontraban valacos, búlgaros y turcos.

El conflicto con el sultán 

Cuando en 1444 Vlad junto a su hermano Radu fueron entregados al sultán por su padre Vlad II como rehenes, formaba parte de un tributo exigido por el imperio otomano por el que los mejores jóvenes de sus dominios pasarían a formar parte del ejército turco. Vlad Tepes, una vez en el trono, se negó a pagar este tributo, lo que produjo el comienzo de la guerra con el Imperio Otomano en 1461.

A pesar de contar con un pequeño ejército, de unos 10000 hombres, las primeras acciones fueron muy positivas para los hombres de Tepes, sometiendo a los búlgaros —aliados de los turcos— y manteniendo a raya a los otomanos. Las tropas del príncipe de Valaquia hicieron muchos prisioneros, todos con triste final, porque Vlad no tendría piedad con ellos. Era meticuloso en cuanto a las ejecuciones, tenía la precisión de contar a las personas que mataba, para ello les cortaba la cabeza y el recuento así era más fácil. Hacía talar bosques enteros para empalar a sus enemigos.

vlad-tepes-empalador-dracula
Vlad Tepes comiendo ante empalados (Wikimedia)

Se dice que Vlad disfrutaba enormemente viendo morir a sus víctimas, incluso ordenaba que pusiesen su mesa con la cena viendo como agonizaban. La leyenda cuenta que ordenaba que se sacasen cuencos de sangre donde mojaba el pan.

Mehmed II contraataca

Los turcos de Mehmed II —el conquistador de Constantinoplase movilizaron y emprendieron la marcha contra las tropas de Vlad Tepes. Este ejército estaba formado por más de 200000 efectivos —estas tropas incluían a 4000 soldados de caballería comandados por Radu “el Hermoso”, hermano de Vlad III—, así que los valacos, inferiores en número, optaron por la guerra de guerrillas y aplicaron la política de tierra quemada: evacuaron las aldeas del principado, envenenaron los pozos y quemaron las cosechas.

Otra estrategia fue enviar enfermos de tifus y peste al campamento otomano, lo que produjo bajas entre las tropas turcas. Vlad y algunos de sus hombres se internaron en el campamento turco disfrazados de ropas turcas e intentaron asesinar sin éxito a Mehmed II. A pesar de esto, los otomanos consiguen avanzar y se presentan en el verano de 1462, en Târgoviște, la capital del principado de Valaquia. Fuera de las murallas de esta ciudad se encontraban más de 20000 empalados, súbditos de Vlad y soldados de Mehmed II. El impacto psicológico para los turcos fue letal, pensaban que estaban luchando contra el diablo, así que se retiraron.

vlad-tepes-empalador-dracula
Los turcos toman Constantinopla el 29 de mayo de 1453

El final del principado de Vlad Tepes

A pesar de sus victorias cayó en desgracia al ser odiado y temido por todos. Siendo apresado y encarcelado por un complot en su contra. En 1473 recobró su libertad y junto al príncipe Esteban Bathory de Transilvania, combatió de nuevo a los turcos recuperando el trono de Valaquia el 11 de diciembre de 1476. Pero la situación ya no era la misma y era mirado con recelo por todos, lo temían y ya no lo querían como líder.

vlad-tepes-empalador-dracula
Mehmet II (Obra de Gentile Bellini)

El final de Vlad Tepes

A finales de ese año, con 45 años, Vlad se dirige a Târgoviște junto a una escolta de 200 hombres pero junto al lago Snagov se topan con los turcos, los valacos defendieron a su líder con bravura, y este también hizo lo propio, pero murió. Los turcos cortaron su cabeza y la enviaron a Costantinopla para ser expuesta y mostrar que el demonio que los atemorizaba había muerto.

Existen más versiones sobre su muerte, la primera es que murió a manos de infieles boyardos; otra que lo mataron sus guardaespaldas; y la última es que en los combates, antes de ser capturado por los turcos, se puso la ropa de un soldado enemigo caído y sus hombres acabaron con él confundiéndolo con el enemigo.

Atrás quedó el recuerdo de siete años de sangriento principado que servirían para que siglos después fuese la principal fuente de inspiración de la conocida novela Drácula. En la actualidad Vlad Țepeș es considerado un héroe nacional en Rumanía.

vlad-tepes-empalador-dracula
Monasterio del lago Snagov, lugar en el que según la tradición popular rumana está enterrado Vlad III, aunque en el siglo XX, tras excavaciones realizadas, se demostró que no existía ninguna tumba allí. Otros lugares donde se dice que está la tumba son el monasterio de Comana y la iglesia de Santa María la Nueva de Nápoles (AP)

Fuentes:

Pasajes de la Historia de Juan Antonio Cebrián (Vlad Tepes, inspirador de Drácula)

Fernando Martínez Laínez (2002) Tras los pasos de Drácula

Théresa Shelanu (2008) Drácula, el hijo del Dragón

Etiquetas

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar