Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad

Julio Verne

España pudo haber sido pionera en submarinos. Isaac Peral inventó un prototipo de propulsión eléctrica, construido en el arsenal de La Carraca,  que superó todas las exigentes pruebas en las aguas de Cádiz el día de Navidad de 1888.

Isaac Peral

España se colocaba a la vanguardia del Arma Submarina pero la fuerte personalidad de Isaac Peral chocó con las autoridades civiles y militares de la época que en un alarde de inteligencia militar y por orden del ministro de Marina el vicealmirante José María Beránger, dispuso que para conocimiento general se publicaran todos los documentos referentes al proyecto y pruebas del submarino, y así se hizo en la Gaceta de Madrid entre el 31 de octubre y el 13 de noviembre de 1890.

Al hacerse pública la memoria técnica no puede dudarse que los conocimientos de Peral fueron utilizados por otras industrias con mayor visión de futuro. Isaac Peral compró espacio en los periódicos de la época para poder defender su honor ante la opinión pública. Una pequeña publicación satírica, El Matute, aceptó difundir el Manifiesto en 1891:

“Si en España, y no cabe dudarlo, debe aplicarse el mismo criterio y la misma importancia que en los demás países á estas cuestiones militares, se presenta este dilema: ó la publicación de esa memoria se ha hecho á conciencia de la gravedad que encerraba tal medida, ó se ha hecho de una manera inconsciente; si ha ocurrido lo primero, el que tal hizo cometió un delito, y debe pagarlo con una pena proporcionada al daño que hizo á la Nación conscientemente: si, como parece más probable, y dada la base en que se apoyan de negar invento y secreto, ha ocurrido lo segundo, no por eso la Nación ha sufrido menor daño: la falta podía no ser delito, pero el que la cometió es cuando menos inepto para desempeñar el cargo que ejerce, y no está la Nación tan sobrada de felicidades que podamos permitirnos el lujo de sostener gobernantes funestos como el actual Ministro de Marina.”

Al final, se arrinconó el proyecto que hubiese podido cambiar el rumbo de la historia en aquella guerra, más que nada naval, que nos declaró EEUU en nuestros territorios de Ultramar allá por el 98.

Presupuesto para submarinos

El  17 de febrero de 1915 se firma la Ley Miranda que supone el comienzo de la historia del Arma Submarina en España. Se pretendía construir 28 submarinos en los años siguientes, 4 de ellos en el extranjero y 24 en nuestro país.

Curiosamente España encarga el primer submarino a los astilleros estadounidenses Fore River & Co. De Massachusetts. Precisamente al país que nos precipitó al desastre del 98 por no tener submarinos ¿y adivináis con qué nombre se bautizó el primer submarino comprado con tecnología extranjera para España? Isaac Peral. Ironías de la vida.

Submarino Isaac PeralEl caso es que en agosto de 1916 el submarino modelo Holland tipo M-1 construido para España se pone a prueba en aguas de EEUU. El problema era que a mediados de 1914 Europa había entrado en la Primera Guerra Mundial. En ese momento se temía que EEUU no se podría mantener supuestamente neutral durante mucho tiempo más, como efectivamente así sería. Las autoridades españolas temían que el submarino fuera incautado por los norteamericanos para sumarse a su propia fuerza naval. Cuanto antes saliese para España mucho mejor.

El 26 de febrero de 1917 el Isaac Peral sin ceremonia de entrega ni botadura, se da a la fuga en dirección a las Islas Canarias, teniendo que recorrer 4000 millas, lo que excedía en mucho la autonomía del submarino, con una dotación sin experiencia alguna en navegación sumergida, en un viaje no exento de averías y adversidades. Lo escoltaba el trasatlántico Claudio López, que incluso servirá de remolcador durante parte de la travesía.

Submarino Isaac Peral en Canarias
El Submarino “Isaac Peral” en Las Palmas, al lado del crucero “Cataluña”. 14-3-1917.
Foto de José María Raya Sánchez.

El 12 de marzo de 1917 llega al puerto de Las Palmas de Gran Canaria convirtiéndose en la primera parada en un puerto español de su primer submarino. Fue amarrado en el costado de estribor del crucero Cataluña, como puede verse en la fototografía, mientras una multitud de personas en tierra firme y a bordo de embarcaciones, observaba las operaciones de tal acontecimiento histórico para España. El 22 de abril salió rumbo a Cartagena escoltado por el buque Extremadura.

Finalmente el primer submarino que tuvo la Armada Española y que salió de EEUU sin pedir permiso, por si acaso era requisado, fue dado de baja en 1932 , después de 16 años de servicio y vendido para desguace por 35.000 pesetas.

 


Para saber más:

 

5 Comentarios

    • ¡Gracias Pipa! Sí Peral es un gran personaje. Una vez se salió de la Armada, siguió con su carrera de inventor, sobre todo en la electricidad fue un gran pionero y defendió a ultranza su honor. No hay fotos del interior, en aquella época las cámaras necesitaban aún unas condiciones óptimas de luz que no podían darse dentro de un submarino. Cordiales saludos.

  1. paradojas qe ls qe se hacen ahora acá NO floten
    aunque se gaste una millonada en ello
    ( loq e resulta sospechoso )

Puedes dejar un comentario