Edad ModernaEn PortadaHistoria

Cuando la diferencia de edad no es un impedimento para el amor: Enrique II de Francia y Diana de Poitiers

Nunca se casaron pero siempre se amaron

Diana de Poitiers fue el gran amor de Enrique II de Francia y contra él no pudieron ni el tiempo, pese a que ella era diecinueve años mayor que él, ni los celos de la reina, Catalina de Médici

edad amor diana enrique ii de francia
Francisco I de Francia (obra de Jean Clouet)

El primer encuentro

El 24 de febrero de 1525 se produjo la batalla de Pavía, episodio en el que el rey Francisco I de Francia fue hecho prisionero por las tropas españolas. Si las tropas del futuro emperador Carlos V habían vencido a un rival clave y que le estaba costando muchos quebraderos de cabeza, capturar a su rey era un botín de guerra excelente. El rey francés pasaría varios años prisionero en España. Al año siguiente, en 1526, dos niños de ocho y seis años viajaban a territorio español como moneda de cambio en un trato en el que ellos tomaban parte de forma involuntaria, estos niños eran Francisco y Enrique, hijos del rey capturado.

No viajaban solos, los acompañaba una comitiva encabezada por su abuela, Luisa de Saboya. Los dos niños, como es de esperar, realizaban el viaje asustados porque no sabían lo que les depararía el futuro, y más viajando a territorio hostil. Todos se esfuerzan en tranquilizarlos, sobre todo al mayor y heredero de la corona, Francisco, pero hay una persona que si repara en atender al hermano pequeño, esta es Diana de Poitiers, que se acerca al niño, lo calma y le da un beso en la frente. Este pequeño e inocente gesto trascenderá en la vida de ambos y en la historia.

edad amor diana enrique ii de francia
Batalla de Pavía (Obra de Augusto Ferrer-Dalmau)

Una vez liberado el rey Francisco I, cumpliendo con el compromiso adquirido, se casa con Leonor de Austria, hermana del emperador Carlos V. Para celebrar el evento, entre los festejos organizados se incluye la celebración de un torneo, y en el que los ya liberados y retornados hijos del rey, toman parte. La costumbre dictaba que todo caballero tenía que elegir a una dama a la que brindar su valentía, y el delfín Francisco elige a la nueva reina. Enrique, el menor, que ya contaba con doce años, eligió a Diana de Poitiers.

¿Quién era Diana de Poitiers?

Diana era una mujer educada, alta, esbelta, bella —se rumoreaba que su secreto era que tomaba todos los días oro líquido—, de buen cuerpo, correcta en las formas, muy cuidadosa con su higiene y que practicaba ejercicio físico con regularidad. Gracias a su matrimonio con Luis de Brézé —tenía cuarenta años más que ella—, senescal de la corte de Normandía, tenía una buena posición en la sociedad francesa y en la corte. También fue dama de compañía de Claudia, primera esposa de Francisco I, y luego sería dama de honor de las sucesivas reinas.

El joven Enrique, que había vuelto traumatizado de su estancia en España, se había convertido en una persona introvertida, así que le vino muy bien que Diana permitiera que este fuera su chevalier servant (caballero andante), ya que ella, que había estudiado idiomas y música, se prestó a iniciar a Enrique en los usos mundanos y en los del amor platónico.

edad amor diana enrique ii de francia
Diana de Poitiers

En julio de 1531 murió Luis de Brezé a los setenta y dos años. Diana en vez de casarse otra vez eligió para sí misma convertirse en una viuda eterna, prefirió luchar ella sola y por sus descendientes. Gracias a la reputación de la que gozaba, su buena posición y su belleza, no le habría costado encontrar a un nuevo pretendiente, pero ella escogió esa opción.

El enlace matrimonial

Como en las cortes europeas los matrimonios eran asuntos de estado y poco podían hacer los contrayentes aunque no les gustase la otra persona, para casarse con Enrique, desde Italia llegó Catalina de Médici, sobrina del papa Clemente VII, que tenía catorce años. El rey Francisco I tenía razones para este enlace, ya que sería un buen paso hacia el futuro de sus intereses en Italia. Para el papa era subir de escala social. Si lo decimos de forma coloquial, podríamos decir que Enrique, que tenía casi la misma edad que Catalina, «pasaba» de ella y no tenía interés ninguno. Catalina pronto se percató de que en quien tenía interés Enrique era en Diana de Poitiers, porque saltaba a la vista que existía una gran influencia de esta en Enrique y que había una especial conexión entre ambos.

A pesar de que Enrique II de Francia mostraba poco interés por este matrimonio, era importante para el futuro del reino y el matrimonio se celebró. Para desgracia de Catalina, terminó enamorándose de su esposo, el cual sí valoraba su inteligencia y buena conversación. Enrique tenía una amante —los reyes solían tener una amante real—, madame d´Étampes, pero Catalina sabía muy bien mantener el tipo y era cortés con ella, porque quería ganarse poco a poco al hombre con el que se casó. Lo que le preocupaba a Catalina era que no se quedaba embarazada, y la cosa se complicó más cuando el delfín, Francisco, el heredero a la corona, murió de forma repentina tras jugar un partido de tenis y tomar un vaso de agua helada. Enrique y Catalina se convertían con diecisiete años en príncipes herederos.

edad amor diana enrique ii de francia
Catalina de Médicis

Se desata la pasión

En cuanto a la relación entre Enrique y Diana, fue a más, aunque no se sabe con exactitud cuando, pero hay consenso en que fue en el castillo de Écouen el momento en el que se convirtieron en amantes. Enrique se encontraba feliz y enamorado, por fin, y después de tanto tiempo, había conseguido a la dueña de su corazón. ¿Y qué pasaba con Catalina ante semejante panorama? Imagínese el lector, llena de furia estaba, porque veía que el tiempo pasaba y en vez de decrecer la influencia y la fuerza de Diana, aumentaba.

Enrique se encontraba en esos momentos maravillado por Diana, tanto que solo vistió de blanco y negro, como Diana. Ideó un monograma que entrelazaba las iniciales de sus nombres: H (de Henri) y D. Catalina, aficionada a la magia y a la nigromancia, pensaba que esta mujer había lanzado un hechizo sobre su marido, porque no podía entender que estuviese prendado de una mujer que rondaba los cuarenta años.

edad amor diana enrique ii de francia
Castillo de Écouen (Wikimedia)

Un rayo de luz para Catalina de Médici

A pesar de todo, los acontecimientos se pusieron de cara para Catalina, con el apoyo explícito de su suegro y con una inesperada aliada: Diana. Lo mejor que podía pasar para ambas era que Catalina se quedase embarazada, porque si esto no se producía, una se iría de la corte y la otra no podía arriesgarse a que llegase una mujer nueva a la vida de Enrique II de Francia y que le diese herederos, los que ella en ese momento no le había dado. El plan consistía en que Diana mandaba al lecho conyugal a Enrique después de haber pasado la noche con ella. Los frutos llegaron cuando Catalina por fin se quedó embarazada después de nueve años casados.

Después de este descendiente, vinieron al mundo nueve más, aunque seis sobrevivieron. A pesar de esto, Enrique seguía manteniendo una distancia con Catalina y esto no lo acercaba más a ella, que tanto lo anhelaba. Tras la caída de la duquesa d´Étampes —la anterior amante de Enrique— y la devolución de esta de las joyas y propiedades, parecía que irían a parar a manos de Catalina, pero no fue así, fueron a parar a las de Diana. También la nombró duquesa de Valentonis y le regaló el castillo de Chenonceau . Para Enrique ella era la primera aunque su esposa fuese la que le diera hijos, y esto le dejaba claro que ella tenía una posición inferior a la de Diana aunque fuese la reina de Francia.

edad amor diana enrique ii de francia
Castillo de Chenonceau (Canalviajes)

Para colmo de Catalina, si es que para ella podía empeorar algo más la situación, fue que la gente admiraba e imitaba el estilo de vestir de Diana —vestía prendas negras de seda pura y de terciopelo, hileras de perlas que colgaban de ambos hombros y recogía su cabello con un cintillo de terciopelo negro trenzado.

La influencia de Diana en Enrique aumentaba, pero la paciente Catalina fue ganando terreno político, porque fue regente durante las ausencias de su marido al partir a la guerra en dos ocasiones. Contrajo la escarlatina, y curiosamente la mujer que mejor la cuidó fue Diana. Probablemente el lector pensará por qué no acabó Catalina con Diana, y podemos decir que valoró la posibilidad de envenenarla, pero desistió, como también renunció a pedirle a Enrique que la sacase de su vida, porque entendía que eso se volvería contra ella.

edad amor diana enrique ii de francia
Catalina de Médici contempla los cadáveres de la matanza de San Bartolomé en 1572 (Obra de Édouard Debat-Ponsan)

El fin de Enrique II de Francia

Los hijos de Enrique y Catalina crecían y cumplían sus funciones, que eran las de casarse para establecer alianzas entre estados. En 1558 el delfín Francisco se casó con María Estuardo de Escocia, y en 1559 lo hizo Claudia, con el duque Carlos de Lorena. Durante las bodas de su hija Isabel y su hermana Margarita se produjo el final del rey. Catalina tuvo una premonición en la que moriría en un duelo y se la hizo saber a Enrique, pero este no le hizo caso, además porque lo que se iba a celebrar en los festejos de las bodas no era un duelo, sino un justa.

El tercer día de los torneos, 30 de junio de 1559, se produjo la desgracia. Enrique, que tenía cuarenta y dos años, combatía con éxito con otros dos caballeros, y se empeño en romper la tercer y última lanza con otro caballero, Gabriel Montgomery. En un lance, el rey se tambaleó y dejó la visera de su yelmo mal cerrada, con tal mala suerte que una astilla de la lanza de Montgomery penetró por uno de sus ojos. Catalina y Diana presenciaron todo desde las gradas.

edad amor diana enrique ii de francia
Enrique II de Francia (Wikimedia)

Durante los días de agonía del rey, Catalina aprovechó para hacerse con el control de la situación y vengarse, no permitiendo a Diana que se acercase en ningún momento al rey, y pidiéndole las joyas que el rey le había regalado —hay versiones que afirman esto y otras que Diana se adelantó a devolverlas. Tras diez largos días de agonía, Enrique II de Francia falleció al sufrir una infección generalizada contra la que poco pudieron hacer los galenos.

La nueva situación de las dos mujeres

A la muerte del rey, la situación cambió para ambas: Diana se quedó sin sus joyas y su castillo de Chenonceau, aunque la reina, no por bondad, la compensó con otro menor; y llevó una vida de recogimiento junto a su hija cuando estaba a punto de cumplir sesenta años. Por la parte de Catalina, no se ensañó con Diana, solo se la quitó de su vista, tenía otros asuntos más importantes que atender, como la inmediata regencia de su hijo Francisco, que tenía quince años. Catalina reinó treinta años en solitario.

Diana murió a los sesenta y seis años. Después de que su tumba fuese profanada durante la Revolución Francesa y terminar en una fosa común, se localizaron e identificaron sus restos. Se investigó las causas de su muerte y se supo que no fue por una caída de caballo como se pensó, la mujer que tuvo embelesado a un rey que podía tener a la mujer que quisiese, murió por intoxicación del oro líquido que consumía; este metal a tan alta concentración producía anemia.

Fuentes:

Dolores Conquero (2018). Amores contra el tiempo: Ellas los amaron más jóvenes

Michael de Kent (2005). Diana de Poitiers y Catalina de Médicis

Antonio José Pérez Sánchez

Empresario y exmilitar. Mi pasión es la Historia, ya desde pequeño mis primeras lecturas eran sobre personajes y acontecimientos históricos, y hoy sigo con esa sed infinita de conocimientos históricos. Amante de la Historia, del deporte y del Real Betis Balompié. Devorador insaciable de libros.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario política de cookies. Lea nuestra Política de Privacidad adaptada al nuevo reglamento GDPR.01/05/2018

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Debido al exceso de plagios hemos cancelado esta opción. Sentimos las molestias !!
Cerrar
Cerrar