Hoy, el lugar donde se alzaba el Fuerte de San Lorenzo es ocupado por la Mezquita del Toreo, plaza de toros que —tras el terremoto del 25 de enero— se cae a pedazos sin más solución que una malla y un chapado para sostener los trozos de boliches. Además, los terrenos aledaños a los que era el fuerte, han quedado invadidos por viviendas y edificios para la beneficencia.

Sí, la actual orografía del terreno es artificial: en estos lares existía una elevación de tierra, el Cerro de San Lorenzo. Tras la eliminación del fuerte homónimo, la atalaya de tierra fue desmontada, y debido a los cambios políticos que sufría la España de la época (1925-1940) y a otros devenires contractuales que no sabemos por qué se rigen, fue imposible ahondar en lo que debajo existía, un yacimiento arqueológico del que se sacaron restos humanos, cerámicas y ánforas (véanse las averiguaciones del blog melillense ‘El Alminar de Melilla’ o este artículo de Patrimonio Melillense, Los yacimientos del Cerro de San Lorenzo).

Para 1947, unos veinte años después de este proyecto urbanístico, la plaza de toros ya estaba en pie y la Gota de Leche llevaba algún tiempo ejerciendo su función.

Cerro de San Lorenzo 

Este collado ya pertenecía al cinturón defensivo de Melilla en 1583, un siglo después de la pertenencia de la ciudad a los Duques de Medina Sidonia, y en él se construyó un pequeño fuerte defensivo, sin artillería, que repelió los muy profusos ataques kabileños.Hasta un 4 de septiembre de 1678, que, tras una heroica defensa de esta posición (43 hombres sitiados en ella, sin comunicación y con la zona minada desde el 27 de agosto), los kabileños se hacen con el primitivo fuerte y lo destruyen.Así lo relata Gabriel de Morales, militar e historiador, en su Efemérides e Historia de Melilla (1497-1909):

04-09-1678

Por la noche cayó en poder de los moros el fuerte de San Lorenzo, minado y cortada la comunicación con la Plaza, desde el 27 de Agosto.

29-09-1678

Entró en la Plaza un moro de alafia a traer unas cartas de los soldados que cautivaron la noche cuatro del corriente en el fuerte de San Lorenzo en que avisan cómo el día dos de dicho mes murieron Sebastián Delgado y Antonio de Alarcón de las heridas que los moros les dieron el día del avance y que cuando bajaron del fuerte aquella misma noche 4 del corriente para entregar el fuerte a los moros mataron a Marcos Barrera. Mas en dicho día se avisó cómo también habían muerto a Antonio de Ochoa sin decir si fue en ocasión del asalto o después.

Allí mismo, y durante casi los dos siglos siguientes, estuvo el Ataque (1) de Tarara, que junto al Ataque de la Leña y del Río, ayudaban a inutilizar el muelle y evitar la entrada y salida de los buques cuando el tiempo no lo permitía.

El Fuerte de San Lorenzo

Plano limítrofe de Melilla, realizado a cañonazos con ‘El Caminante’

Tras el Tratado de Paz y Amistad firmado entre España y Marruecos el 26 de abril de 1860, la ciudad iba a contar con territorio más allá de las murallas de ‘El Pueblo’; a través del bolazo del cañón “El Caminante” el 14 de junio de 1862, disparado desde el fuerte Victoria Grande, se delimita la nueva frontera.Con aquella expansión de tierra, es preciso mejorar la defensa y fortificación, se crea para ello el ‘Plan de Ensanche y Mejora de las Fortificaciones’ en 1867, donde se incluye la creación del fuerte de San Lorenzo, diseñado por el Capitán de Ingenieros Don Francisco Roldán y Vizcaíno.

Plan de Ensanche y Mejora de las Fortificaciones del Cap. de Ingenieros Roldán y Vizcaíno

Anteriormente a su construcción, se desvía el cauce del Río del Oro, uno de los puntos débiles en la defensa del territorio y dónde más incidentes ocurrían. Inaugurado el nuevo cauce en 1872, se dispuso a la construcción del primer cinturón defensivo, compuesto por los fuertes de San Lorenzo, Camellos y Cabrerizas Bajas.

Primer cinturón defensivo de Melilla

Los asuntos de palacio van despacio, y no es hasta 1882 cuando se coloca la primera piedra del fuerte de San Lorenzo, hermano en tamaño y forma al fuerte de Camellos.

Cimientos Fuerte de San Lorenzo

Su construcción simbolizó un punto de ampliación de Melilla en esa zona, se establecieron a los alrededores del foso de dicho fuerte establecimientos tales como el matadero municipal en 1895, un almacén de cereales en 1908, un almacén de maderas y serrería propiedad de Francisco Carcaño y los citados con anterioridad edificios benéficos en 1914— comenzando en esta fecha con el desmonte del cerro.

Vistas sobre el Fuerte de San Lorenzo

Destrucción del fuerte

Con la zona infestada de vida civil y comercios, este fuerte perdió su función primaria (la defensiva) y tras la Guerra de Margallo pasó a ser edificio comodín, usándose como prisión, almacén de suministros de Intendencia, depósito del Parque de Artillería, cárcel municipal, y como ala de dementes del Hospital Pagés.

Podría decirse que esa fue su sentencia de muerte, la pérdida de su cometido, el desuso original, la ausencia de soldados disparando desde dentro de sus muros.

Vista de Melilla desde el fuerte de San Lorenzo (1891)

Como contaba Francisco Saro Gandarillas, presidente de honor de la AEM, en mayo de 1927 se propuso su derribo al Ministerio de la Guerra, y este acordó que como ya no servía para defender la plaza y encontrándose en mal estado, podía ser derribado. Y tal cómo se había levantado se ordenó derrumbar, con un plan. En diciembre de ese año comenzó la obra y en junio del siguiente se acabó.Se encuentra algún tesoro al destruir el fuerte, como fueron algunas divisas y prensa de 1882 y una lápida “de tiempos de Felipe II”, perteneciente a la antigua torre defensiva (digo fueron porque su actual ubicación y los devenires de estas piezas son otro cantar).

Desmonte del cerro 

Ubicación del Cerro de San Lorenzo

Ya mencionamos al principio de este artículo, desde que se comienza a desmontar la atalaya, se encuentra bajo la tierra importantes restos arqueológicos y se organiza una recuperación de los mismos, llevando la batuta Rafael Fernández de Castro.

Aún así, desde que se comienza a desintegrar el monte (aproximadamente después del derribo del fuerte, por 1920-1930) hasta su completa disolución pasó mucho tiempo debido a la tortuosa época histórica en la que se tomaron esas decisiones, aún así, poco a poco y sin pausa fue apartada de la vista la atalaya.

Trance final y actualidad

Plaza de Toros de Melilla. Según El Alminar de Melilla la foto pertenecería a Arístides.

El boom de la construcción llega a Melilla y en 1940 se realiza un proyecto para levantar allí, dónde antes existía un fuerte defensivo y dónde tantos hallazgos habían encontrado, nada más y nada menos que 340 viviendas, costando unos dos millones de pesetas, y destinándose quinientas mil pesetas de este presupuesto inicial para terminar de desmontar el cerro. Como todo lo urbanístico, para mediados del 41 ya estaba todo para entrar a vivir.Un lustro más tarde, comienza la construcción del círculo taurino, que se inauguraba, con el fatídico y póstumo cartel de Manolete, un 6 de septiembre de 1947.

Cerro de San Lorenzo

¿Cuántas vidas se habrán debatido entre esos extintos muros? ¿Cuántos kabileños cayeron a sus pies? ¿Cuántas quintas de españolitos vieron truncados sus sueños dentro de la torre circular? ¿No se merecía permanecer este fuerte? ¿No tuvo ocasión de ser restaurado? ¿No había opción de seguir excavando sus aledaños? ¿Qué parte de la historia de Melilla y de la humanidad sigue escondida bajo tierra?

(1)  Ataques eran unos puestos permanentes, elaborados de piedra y barro, de altura variable. Capaces de proteger a sus ocupantes en la posición de sentados o arrodillados; similares al conjunto de parapeto y banqueta de la fortificación española de la época.

FUENTES:

Puedes dejar un comentario